Chad Kempel y su esposa Amy, padres de 7 hijos. (Foto: 
KTVU FOX 2 San Francisco / captura de YouTube)
Chad Kempel y su esposa Amy, padres de 7 hijos. (Foto: KTVU FOX 2 San Francisco / captura de YouTube)

Chad Kempel es un hombre que celebrará su primer día del padre desde que rompió un récord Guinness bastante peculiar: llevó a sus quintillizos en un coche de bebé durante los 21 kilómetros de la Maratón de Oakland.

Fue en abril de este año que Chad estableció la marca, la cual le tomó dos horas y 19 minutos en completar. Amy, la madre de los niños, los acompañó en bicicleta.

Gabriella, Grayson, Lincoln, Noelle y Preston son cinco de sus siete hijos. Los niños nacieron de forma prematura en enero de 2018, permaneciendo en terapia durante 73 días.

“Realmente es un gran padre. Es muy amoroso y dedicado a ellos”, dijo Amy en conversación con .

La mujer recuerda que su esposo se preparó durante varios meses entrenando desde las 4 am para pasar más tiempo con sus hijos.

“Estaban sonriendo todo el tiempo”, recuerda Amy. “Y dicen: ‘Oh, mamá, ve más rápido. Papá, ve más rápido’. Estoy orgulloso de él por hacer eso”.

Una maratón desde casa

La pareja, padres de quintillizos de 4 años y dos hijas de 7 y 5, asegura vivir una maratón diaria en su propia hogar.

“Está a todo volumen: siempre hay al menos dos o tres personas hablando al mismo tiempo”, dice ella. “La gente me ha dicho que soy muy paciente y que nunca pegamos a nuestros hijos, pero es literalmente sin parar durante todo el día”.

“Incluso ir al parque es como, ‘Está bien, bueno, ponte los zapatos’”, agrega. “Bueno, son siete niños que dicen que no pueden encontrar sus zapatos, ¿dónde están sus trajes de baño y siete toallas?”.

Afortunadamente, sus hijas mayores, Savannah, que acaba de terminar el primer grado, y Avery, que completó el jardín de infantes, “siempre han sido muy buenas ayudantes”.

“Estoy muy agradecida”, dice Amy, “especialmente por el hecho de que son muy cariñosas con sus hermanos pequeños”.

Aunque no siempre es fácil, Chad y Amy aprecian el amor que los rodea todos los días.

“Esto es más de lo que había soñado en esa primera cita con Amy”, dice Chad. “Lo veo como el propósito final, absolutamente, en mi vida: simplemente estar rodeado de todas estas personas. No puedo imaginar nada más que haya hecho que me traiga tanta alegría”.


Síguenos en nuestras redes sociales: