Inocente Medrano Sánchez es el abuelo que protagoniza el último caso que se volvió viral en las redes sociales. | Foto: @TlalpanVecinos/Twitter
Inocente Medrano Sánchez es el abuelo que protagoniza el último caso que se volvió viral en las redes sociales. | Foto: @TlalpanVecinos/Twitter

En la , en la , un hombre de avanzada edad fue visto, desde muy temprano por la mañana, con un carrito de compras en el que tenía diversos postres. En un publicado en , se pudo conocer que el abuelito se llama Inocente Medrano Sánchez y que se convirtió en el héroe y sustento de su familia ante la crisis que provocó la .

MIRA: Una estudiante toma una clase virtual desde la playa y deja sin palabras tanto a compañeros como al profesor

Con 68 años , Inocente sale todos los días con su carrito de compras para vender gelatinas y otros postres por las calles de México. Él no va sólo pues sale acompañado de su amigo de cuatro patas llamado Nacho y que se volvió su inseparable tras haberlo rescatado de las calles.

Días atrás su caso se volvió viral en las redes sociales. La primera publicación en la que apareció fue en la cuenta , que aseguró que el abuelito trabajaba para conseguir dinero para la operación de su nieto. La fotografía llamó la atención de miles de personas, sin embargo poco después pudo conocerse la verdad.



“No es cierto lo que publican. Alguien de los que andan por acá se inventó ese cuentito, pero no es así. Mi nieto más chico tiene 23 años y están todos perfectos de salud. Pero yo vine acá a vender esto porque por la pandemia todo lo que vendía antes se encuentra prohibido. Vendíamos dulces, refrescos, frituras y tacos, pero todo eso ya no lo pude seguir vendiendo por las medidas de higiene a las que nos obligó la pandemia del coronavirus. En ese momento no tuvimos ninguna otra entrada económica a la casa”, contó Inocente Medrano Sánchez.

Más allá de quedarse de brazos cruzados y ver cómo la crisis podría acabar con su economía, el abuelito tomó la decisión de salir a la calle con los alimentos permitidos, como gelatinas y flanes. “Salgo temprano a la mañana a recorrer las calles y a la tarde me acomodo en esta estación de servicio”, contó el abuelito a Imagen TV.

“No les pido limosnas, solo le pido que me hagan el favor de consumir los productos que vendo”, añadió. Inocente Medrano contó, además, que siempre sale a trabajar al lado de su perro Nacho. “Es de raza criolla y es muy bueno. Es mi fiel acompañante, si yo me duermo aquí, entonces él se duerme conmigo”, finalizó.