Apollo se encontraba con su dueño cuando, de pronto, quedó atrapado en el desplazamiento de nieve que terminó sepultándolo. (Foto: Composición)
Apollo se encontraba con su dueño cuando, de pronto, quedó atrapado en el desplazamiento de nieve que terminó sepultándolo. (Foto: Composición)

Bob White y Josh Trujillo, de Colorado, , se convirtieron en verdaderos héroes el pasado 26 de diciembre cuando ambos rescataron a un perrito que, durante 20 minutos, estuvo atrapado y enterrado producto de una fuerte avalancha y cuya noble no tardó nada para convertirse en , impactando y conmoviendo a miles de personas en las .

Perdido en Berthoud Pass

El suceso tuvo lugar en Berthoud Pass, cuando ambos estudiantes de la Escuela de Minas se encontraban esquiando en la zona con mucho cuidado pues, aseguraron, las condiciones eran propicias para algún tipo de desplazamientos de capas de nieve.

A pesar de los cuidados tomados, de pronto, vieron una nube de nieve descender hacia ellos a, más o menos, mil pies de distancia. Pronto, Trujillo buscó la forma de asegurarse que alguien había quedado atrapado tras el deslizamiento, siendo Scott Shepherd quien lo confirmó, pero agregó que quien se había perdido era Apollo, su perro de 2 años.

Rescate de Apollo se vuelve viral en YouTube

De acuerdo a lo relatado a ABC, Sheperd confesó que fue su mascota la responsable de haber iniciado la avalancha: “Comenzó a moverse y parecía confundido, como preguntándose ‘¿Por qué me estoy deslizando cuesta abajo?’ (…) y luego él, simplemente, se fue”.

Tras escuchar este relato, Trujillo y White decidieron rodear el terreno con el objetivo de encontrar al pequeño Apollo, pero eran conscientes que, probablemente, no lo hallarían con vida, sensación que se acrecentó conforme pasaban los minutos.

Creían que Apollo estaba muerto

En el video que Robert White publicaría en YouTube posteriormente, se le escucharía decir: “Amigo, creo que tenemos que salir de aquí. Ese perro está muerto. Por eso, para empezar, no me gustan los perros en terrenos de avalanchas. Todos estamos como sondeando debajo como el terreno de la peor avalancha en Berthoud en estos momentos”.

De hecho, ambos dieron como causa perdida el hecho de encontrar a Apollo, pero, pasados 20 minutos, cuando estaban recogiendo su equipo de esquiar, Trujillo pasó al lado del perrito, notando su nariz sobresaliente: “¡Lo encontré! ¡Lo encontré!” gritó a viva voz.

De inmediato, ambos sujetos, ayudados por uno más, comenzaron a remover la nieve para sacar lo más pronto posible al can. Las imágenes muestran, como poco a poco, se puede notar el cuerpo del animal quien era incapaz de moverse debido al tremendo peso que la nieve ejercía sobre él.

Vivo y sin lesiones severas

Pero, cuando consiguió salir de la que parecía su inevitable tumba, dio un salto hacia tierra firme, se sacudió dando la impresión que, aparentemente, no había sufrido daños de consideración.

Apollo estuvimos sepultado por poco más de 20 minutos y sus rescatistas quedaron impresionados con el hecho que no perdiera la vida en ese lapso de tiempo. (Foto: Quiver Killer Binding Inserts/Facebook)
Apollo estuvimos sepultado por poco más de 20 minutos y sus rescatistas quedaron impresionados con el hecho que no perdiera la vida en ese lapso de tiempo. (Foto: Quiver Killer Binding Inserts/Facebook)

En el video publicado en YouTube, White lo narra de la siguiente manera: “Fui testigo de una avalancha muy grande mientras esquiaba en el terreno más suave del paso de Berthoud. Un perro, en un grupo separado de dos se extravió en medio de la avalancha, siendo arrastrado. Casi nos habíamos dado por vencidos en la búsqueda debido al peligro, pero, finalmente, lo localizamos después de una búsqueda de 20 minutos mientras íbamos a recuperar los bastones de esquí”.

Una experiencia que pudo ser más “costosa”

Una vez rescatado, Apollo fue examinado exhaustivamente por un veterinario, quien determinó que tan solo tienen heridas leves en la pierna.

“No había forma de que lo hubiera encontrado a tiempo para sacarlo porque todavía estaba cuesta arriba, dando la vuelta. Le salvaron la vida y nunca podré estar lo suficientemente agradecido por eso. Siento que me salí con la mía con algo que tiene una gran lección sin grandes consecuencias. Como si pudiera haberse perdido para siempre. Pensé que, en el mejor de los casos, estaba gravemente herido, pero no pasó nada. Todavía me sorprende”, declaró Sheperd.

Asimismo, agregó sobre cómo los descuidos en el mundo del esquí pueden ser mortales: “Todo el mundo sabe que es peligroso y se toman muchas precauciones. Pero, el simple hecho de darme cuenta de cómo un pequeño error estúpido podría tener consecuencias drásticas, lo lleva a casa. No se necesita mucho para desviar el rumbo de la seguridad hacia el desastre”, sentenció.