Naiara ahora tiene una segunda oportunidad de vida gracias al trabajo de los médicos del hospital Gregorio Marañón y un revolucionario procedimiento médico. | Crédito: Comunidad de Madrid
Naiara ahora tiene una segunda oportunidad de vida gracias al trabajo de los médicos del hospital Gregorio Marañón y un revolucionario procedimiento médico. | Crédito: Comunidad de Madrid

Un grupo de especialistas de los servicios de Neonatología y Cardiología Infantil del en le salvó la vida a una recién nacida llamada Naiara gracias a una operación quirúrgica pionera: un trasplante de corazón entre bebés realizado en asistolia, es decir con un corazón que dejó de latir, y con una incompatibilidad de grupo sanguíneo entre donante y receptor. Esta es la detrás de este milagro de la medicina moderna.

Antes de nacer de forma prematura y no alcanzar siquiera los 2 kilos de peso, Naiara ya había sido diagnosticada con una enfermedad cardíaca congénita. Pese a que los médicos lograron estabilizarla, sus problemas cardíacos persistieron y su única salvación era que le trasplanten un corazón nuevo; sin embargo, al cumplir los dos meses de vida y llegar a los 3,2 kilos, una luz de esperanza le daría a la pequeña una segunda oportunidad de vida.

Su donante era otro bebé de poco más de tres kilos que recientemente había dejado de existir y, previa autorización de sus padres, su corazón fue donado a la pequeña, que 24 horas antes había tenido que ser intubada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del citado nosocomio. Los especialistas trabajaron prácticamente a contrarreloj en el procedimiento, que combinó técnicas médicas tan recientes que hace tres años hubiera sido inviable llevarlo a cabo.

MÁS INFORMACIÓN: La cirugía cerebral de esta chica fue vista por miles de personas gracias a Facebook

El Hospital Gregorio Marañón inauguró en 2018 el programa para realizar trasplantes entre donantes con tipos de sangre diferentes. Juan Miguel Gil Jaurena, jefe de sección de cirugía cardíaca infantil del centro de salud ubicado en , dijo al diario español que hasta el momento “ha habido poquísimos casos de donación en asistolia en niños y jamás con el añadido de que los grupos sanguíneos fueran incompatibles”.

Pero al presentarse la oportunidad de salvar a una bebé en una situación tan precaria como Naiara, el cirujano Gil Jaurena precisó que lo último en lo que pensaron fue lo que se suponía que estaban haciendo al llevar a cabo este revolucionario trasplante cardiaco prácticamente a contrarreloj, ya que el donante se encontraba en un hospital de otra región y el corazón había dejado de latir durante unos minutos, siendo necesario un procedimiento de recuperación.

Afortunadamente, el órgano transportado por vía aérea llegó a tiempo y, después de varias horas de arduo trabajo, pudieron trasplantarlo a la pequeña. Tras permanecer unas semanas en UCI, Naiara fue derivada al Área del Corazón Infantil del Hospital Gregorio Marañón, donde se viene recuperando y su pronóstico de salud es favorable. Sin duda, su caso será estudiado y tomado como ejemplo a futuro para realizar procedimientos similares.

MÁS INFORMACIÓN: El impresionante video de una mujer tocando violín mientras le extraen un tumor cerebral

Un detalle a mencionar es que, con una tasa de 48,9 donantes por millón de habitantes, fue el año pasado el líder a nivel internacional tanto en trasplantes (se produjeron 5.449 aquel año), como en donaciones, según la base de datos mundial sobre donación y trasplante de la Organización Mundial de la Salud () que maneja la (ONT) del país ibérico, y lleva casi tres décadas conservando dicho título.

Aún con esas destacables cifras, los pacientes que necesiten un corazón son los que más tiempo pasan en lista de espera debido a la escasez de receptores que hay y, de acuerdo al jefe de sección de cirugía cardíaca infantil del Hospital Gregorio Marañón, “los que más probabilidades tienen de fallecer [por falta de uno] son los niños pequeños, los menores de un año y más aún los menores de un mes”.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS