Kenneth Smith pasó de mendigar en la puerta de un restaurante a trabajar en él. (Foto: Outback Steakhouse)
Kenneth Smith pasó de mendigar en la puerta de un restaurante a trabajar en él. (Foto: Outback Steakhouse)

| Un hombre que solía mendigar fuera de un restaurante de carnes ahora trabaja allí. Kenneth Smith, de 50 años, de Fort Worth, en el estado de Texas, , fue desalojado de su apartamento hace cuatro años. Había experimentado la falta de hogar hasta principios de 2021, cuando la amabilidad de la administradora de un local de comida le brindó la oportunidad de su vida: un puesto de trabajo. La ha generado miles de comentarios en .

MÁS INFORMACIÓN: Novia sorprende a su madre en el hospital minutos antes de casarse: “Hija, estás aquí”

“Mi abuela solía decirme que la vida no siempre va a ser como tú quieres que sea. Dijo que la vida es buena, pero que a veces también puede ser agria, dijo Smith a . “Ha sido muy difícil, pero Dios, en conjunto, nunca te abandonará. Me ha bendecido con un trabajo”, añadió.

Smith estaba sentado afuera del restaurante Outback Steakhouse en la localidad de Fort Worth un día y se había quedado dormido cuando un extraño lo tocó en el hombro para preguntarle si estaba bien. Cuando él respondió que estaba hambriento, ella le dijo que esperara allí y entró al restaurante.

Un hombre que solía mendigar fuera de un Outback Steakhouse ahora trabaja ahí. (Foto: WFAA)
Un hombre que solía mendigar fuera de un Outback Steakhouse ahora trabaja ahí. (Foto: WFAA)

“Pensé que iba a entrar y llamar a la policía. Volvió a salir y me dio una tarjeta”, dijo Smith, agregando que era una tarjeta de regalo de US$100. “Ella me dijo que entrara y comiera”. Cuando más tarde entró para usar la tarjeta de regalo, llamó la atención de la socia gerente de Outback, Laura Hodges.

“Pensé que fue algo realmente asombroso lo que alguien hizo”, dijo Hodges a GMA sobre la tarjeta de regalo. “Me senté con él mientras comía y hablé con él, porque es realmente genial con la gente y le encanta contar su historia”, contó. Hodges dijo que quería “pasar el buen favor” y le dijo a Smith que “guardara esa tarjeta de regalo” y entrara cuando quisiera una comida caliente.

De mendigo a trabajador

A medida que la amistad entre Smith y Hodges crecía durante los siguientes meses, Smith, quien dijo que era particularmente difícil para él encontrar trabajo durante la pandemia, se ofreció a hacer cualquier trabajo en el restaurante. “Nunca buscó limosnas, siempre quiso ganar dinero”, dijo Hodges.

Luego le preguntó a Smith si le gustaría un trabajo de tiempo completo en el lugar, a lo que él dijo que se sentiría cómodo como un ayudante de mesero. Comenzó poco después. “Estaba tan feliz. No podía creerlo”, recordó Smith.

Ahora, con dos meses y medio de trabajar allí, dijo: “Me siento bien sabiendo que tengo un trabajo, sabiendo que puedo sonreír, sabiendo que puedo hacer cosas buenas”.

Kenneth Smith, de 50 años, consiguió trabajo en el restaurante donde solía mendigar. (Foto: WFAA)
Kenneth Smith, de 50 años, consiguió trabajo en el restaurante donde solía mendigar. (Foto: WFAA)

Más ayuda de la gente

Con un nuevo trabajo vino la posibilidad de pagar un departamento, aunque pronto se presentó otro desafío: el motel en el que se hospedaba Smith estaba aumentando sus tarifas.

Smith acudió a Hodges en busca de ayuda para encontrar una vivienda asequible. “Estamos en una especie de relación de mentor-aprendiz en este momento”, dijo, y se dirigió a un grupo local de amantes de la comida para ver si alguien conocía algún lugar.

Lo que comenzó como una simple investigación se convirtió rápidamente en algo mucho más grande. El grupo recaudó US$2,000 en un solo día para Smith, y algunas personas donaron artículos como ropa, una bicicleta y tarjetas de regalo para las tiendas de comestibles.

“Eso fue increíble”, dijo Smith. “Me sentí muy honrado y agradecido”, agregó. Smith está trabajando para lograr el objetivo a largo plazo de tener su propio restaurante. Su inspiración proviene de su difunta abuela, a quien calificó como una “gran cocinera”. “Aprendí todo de ella”, dijo. “Quiero cocinar buena comida y que la gente también pruebe mi comida”, concluyó.