Policía brasileño ayudó a mujer que vende dulces en la calle. (Foto: Instagram | derineudo)
Policía brasileño ayudó a mujer que vende dulces en la calle. (Foto: Instagram | derineudo)

| El agente Derineudo de Souza de la policía militar del estado de Acre, en , se ha convertido en un héroe para muchos residente de la región al iniciar una campaña a través de las redes sociales para ayudar a Jessica, una mujer de 29 años que todos los días vende diferentes tipos de dulces y golosinas en la calle para generar un ingreso extra y así mantener a sus cuatro hijos. Ella ofrecía sus productos mientras su bebé dormía en una caja de cartón.

MÁS INFORMACIÓN: Sueño cumplido: se gradúa de la universidad a los 78 años en medio de la pandemia

El joven policía militar, de 35 años, se dedica a ayudar a las personas necesitadas a través de diferentes campañas que hace viral en las redes sociales. Así, en una de sus últimas cruzadas, Derineudo de Souza está ayudando a una mujer que vende todo tipo de golosinas en la calle junto a sus cuatro hijos, incluida una bebé que dormía en una caja de cartón, para generar un ingresos extra y sobrevivir.

El altruista gesto del agente se ha vuelto viral gracias a que compartió el caso de Jessica, una mujer de 29 años, a través de su cuenta de . Compartió su historia de esfuerzo y perseverancia por sacar adelante a su familia y también la imagen de su bebé mientras dormía en una caja de cartón.

Policía brasileño ayuda a mujer que vende dulces en la calle: su bebé ya no dormirá en una caja. (Foto: derineudo / Instagram)
Policía brasileño ayuda a mujer que vende dulces en la calle: su bebé ya no dormirá en una caja. (Foto: derineudo / Instagram)

La joven mujer es madre de cuatro hijos pequeños, de 13, 7, 2 y una bebé de dos meses. Todos los días Jessica sale a la calle junto a su familia, donde se instala en alguna parada de semáforo para vender golosinas y así generar un ingreso extra para su hogar. Su esposo es carnicero, pero el dinero que gana no es suficiente.

Debido a que no hay nadie en su casa para cuidar a sus hijos, la mujer debe trabajar con ellos. Lo peor es que, antes de que llegara la ayuda del agente Derineudo de Souza, la bebé de Jessica debía dormir en una caja de cartón porque no tenía la posibilidad de tener un coche donde poder trasladarla.

Gracias al poder de las redes sociales y a que Derineudo de Souza difundió la historia de Jessica, muchas personas colaboraron e hicieron una colecta o como lo llaman en Brasil: una “vaquiña”. Así, la mujer y su familia pudieron recibir comida, pañales, ropa y productos de primera necesidad para el hogar.

Pero no acabó ahí. La historia de Jessica logró llegar a muchas personas más que se organizaron y crearon . La meta era de 40 mil reales, unos US$7.500, y sorprendentemente recaudó más de 50 mil reales, más de US$9.000. Asimismo, la bebé de Jessica también recibió un coche para no tener que descansar más en una caja de cartón.