La perrita se perdió en junio de 2016 y tras casi 5 años logró reencontrarse con su dueño. | Foto: Pexels
La perrita se perdió en junio de 2016 y tras casi 5 años logró reencontrarse con su dueño. | Foto: Pexels

Para los amantes de los animales, la . Cuando se pierden, por diversos motivos, el no hallarlo deja una pérdida irreparable para todos. Pero existen casos en que el destino juega a su favor. Esto ocurrió con Bay, una perrita que desapareció en 2016 y tras cinco años logró reencontrarse con su dueño. Conoce más su .

Hombre revela infidelidad a su esposa tras 20 años de matrimonio antes de ser intubado por COVID-19
Fue la ganadora más joven de una lotería millonaria del Reino Unido y ahora vive gracias a la caridad de las personas
Veterano enseña cicatrices de guerra y manda mensaje contra el racismo hacia asiáticos en Estados Unidos

En junio de aquel año, la mascota de fue reportada como desaparecida. Por varios meses su familia lo buscó incansablemente, pero sin obtener resultados. Así, transcurrieron largos 5 años en lo que Bay logró sobrevivir en las calles, pero fue gracias a la fundación que su vida dio un giro completo.

Un residente del Pueblo de Needham, en el estado de Massachusetts () informó al control de animales que un perro estaba haciendo sus necesidades en su jardín. Por ello instaló una trampa para retenerlo, pero no lo logró. Integrantes de Missing Dogs conocieron la situación de y decidieron ir a colocar una nueva trampa con alimento.

Fue así que a inicios de abril, el refugio logró atraparla. Algunos rescatistas lograron reconocerla y descubrieron que era Bay, la perrita raza basenji que se perdió en el año 2016. La mascota fue halla a 16 kilómetros de del pueblo donde vivía. A través de una publicación que se volvió en difundieron la historia.

“¡Este perro está desaparecido desde junio de 2016. Es Bay, un basenji que desapareció de la casa de sus cuidadores de perros mientras su dueño no estaba. Bay fue reportada en 2016”, publicó la organización de animales en sus redes sociales. La tierna perrita fue llevada al veterinario, donde la examinaron, le colocaron un microchip de localización y se la devolvieron a su dueño.