La increíble recuperación de una mujer con coronavirus que despertó del coma un día antes que la desconectaran. (Foto: Memorial Satilla Health / Facebook)
La increíble recuperación de una mujer con coronavirus que despertó del coma un día antes que la desconectaran. (Foto: Memorial Satilla Health / Facebook)

Una historia increíble. En septiembre del 2020, Lisa Martin en el Hospital Memorial Santilla Heath, ubicado en Georgia (Estados Unidos), debido a complicaciones causadas por . Lamentablemente, su situación empeoró cuando sufrió un derrame cerebral, lo que llevó a su familia a pensar lo peor.

MÁS INFORMACIÓN: Abuelitos pueden abrazar a sus seres queridos sin riesgo de infectarse de COVID-19 gracias a una cortina

La mujer de 49 años, y madre de cuatro hijos, estuvo 59 días conectada a un ventilador y 40 en coma inducido, lo que le hizo creer a los médicos que no había mucho por hacer. Fue entonces que conversaron con su familia y se acordó dar un plazo de 11 días para despedirse de ella. De esta forma, el último día se le retiraría el ventilador que la mantenía con vida.

Pero justo en las vísperas de Año Nuevo, y cuando su familia y el cuerpo médico se disponían a darle el último adiós, ocurrió el milagro: Lisa mostró signos de vida. Abrió los ojos y comenzó a seguir a su esposo Jeff con la mirada, movió su mano e inició una increíble recuperación que sorprendió a todos.

El 31 de diciembre, la mujer salió caminando del hospital en medio de aplausos. La escena fue registrada por el personal del hospital que compartió las imágenes vía Facebook:

En conversación con , Martin explicó que su recuperación incluyó “volver a aprender a caminar, hablar, tragar y comer”. Además, la mujer deberá usar oxígeno las 24 horas del día y caminar con un andador o silla de ruedas durante largas distancias mientras esté en rehabilitación.

Jeff Martin, esposo de Lisa, dijo en declaraciones a que no se estaba “tomando el virus en serio”, hasta que su esposa lo contrajo. “Vi morir a cuatro personas mientras Lisa luchaba”, recordó.

Ahora, espera que el caso de Lisa sirva para que otras personas en situación similar a la de su esposa puedan superar la batalla contra el covid-19. “Y lo peor de todo esto es que son cosas simples: simplemente cúbrase la cara, mantenga su espacio y lávese las manos. Es algo tan simple, pero por alguna razón, no podemos internalizarlo”, agregó.