El dramático caso de una joven de 15 años que es alérgica al agua: "mis lágrimas hacen que me arda la cara". (Foto: Referencial / Pixabay)
El dramático caso de una joven de 15 años que es alérgica al agua: "mis lágrimas hacen que me arda la cara". (Foto: Referencial / Pixabay)

Abigail Beck es una adolescente de Arizona, (EE.UU.), que padece urticaria acuagénica. En otras palabras, es alérgica al agua, por lo que se le dificulta llorar o ducharse debido al fuerte dolor que le produce entrar en contacto con cualquier tipo de líquido.

Su condición, según el , es uno de los 100 casos registrados hasta el momento. La joven, de 15 años, fue diagnosticada en el mes de abril, después de que le dijera a los doctores que sus lágrimas se sentían como ácido y que la ducha le provocó urticaria. Además, cada vez que bebe agua, esta le provoca vómitos.

Lloro como una persona normal y me duele”, dijo Abigail a Kennedy News, describiendo sus lágrimas como “las peores partes” porque le queman la cara. Dirige mi vida, pero no quiero que así sea. Si bebo agua, vomito, me duele mucho el pecho y mi corazón empieza a latir muy rápido.

¿Cómo se alimenta una persona con urticaria acuagénica?

Debido a su alergia, la adolescente no ha bebido un vaso de agua en un año. En su lugar, toma tabletas rehidratantes y consume bebidas energéticas.

Por otra parte, se ve obligada a leer minuciosamente las etiquetas de los alimentos y bebidas, pues la mayoría tiene agua “en todo”.

Sin embargo, Abigail asegura que lo más “aterrador” de su condición es la falta de información médica al respecto, ya que se trata de una condición muy poco común.

No sé si podría matarme, no me han dicho”, expresó. “Tengo síntomas que podrían hacer que mi corazón se detenga, pero nadie sabe nada sobre la condición, por lo que no saben si mi corazón o mis pulmones podrían dejar de funcionar”.

Al principio, la joven pensó que era normal que “todos sintieran dolor por el agua”, e incluso le preguntó a su madre si ella también se sentía así. Su padre, sin embargo, supo que algo andaba mal cuando a Abigail le apareció urticaria después de ducharse.

Nunca había oído hablar de la urticaria acuagénica antes de esto”, dijo Michael, padre de la menor. “Honestamente, pensé que no podías ser alérgico al agua ya que el cuerpo está hecho principalmente de agua”, agregó.

Ahora, Abigail se ducha una vez cada dos días y toma antihistamínicos y esteroides para combatir cualquier reacción al agua. “Soy una persona muy limpia y trato de mantenerme aseada sin tener que ducharme”, agregó.

Aunque intenta explicarlo, la mayoría de personas no entiende su condición

Asimismo, se dedica a hablar sobre su condición con la esperanza de que más personas conozcan sobre el tema.

Se vuelve realmente frustrante. La gente me pide que explique cómo funciona y puedo, pero no puedo explicar por qué sucede porque nadie lo sabe o lo entiende, señaló. “Tuve que educar a mis médicos sobre mi condición porque nunca antes habían tenido que experimentarla”, añadió.

Incluso educó a sus propios padres, identificando su diagnóstico después de investigar sus síntomas en línea.

No me sorprendió mucho cuando le diagnosticaron. Abbey es muy inteligente y utiliza muy bien sus recursos. Empezó a leer artículos sobre alergias al agua y lo que estaba pasando”, recordó su padre. “Ella me dijo lo que tenía. La llevé a mi médico y me recetó un antihistamínico para probar, lo que ayuda, pero no del todo”.

Abigail espera que con más educación general sobre su condición, la gente pueda comprenderla mejor.

Cuando le digo a la gente que soy alérgico al agua, la gente piensa que es absolutamente ridículo y mucha gente se sorprende. Las personas siempre señalan que nuestro cuerpo está hecho de agua”, recordó. “Algunos hacen preguntas con las que estoy bien porque me gustaría ayudar a educar a alguien, así que estoy abierta a responder preguntas”.


Síguenos en nuestras redes sociales: