Las dueñas de los gatos han puesto cajas vacías de la misma marca, pero los 'secuestradores' se niegan a liberar a la 'rehén'. (Foto: Temperamental Chucklefuck and Friends / Facebook)
Las dueñas de los gatos han puesto cajas vacías de la misma marca, pero los 'secuestradores' se niegan a liberar a la 'rehén'. (Foto: Temperamental Chucklefuck and Friends / Facebook)

Hay gatos que por más juguetes que tengan, tienen una fascinación especial por las cajas de cartón. Esta es la peculiar historia de una pareja que decidió aprovechar las ofertas del Black Friday en Canadá, el pasado 26 de noviembre, y compró una moderna licuadora; sin embargo, hasta la fecha no pueden usarla, pues sus tres adorables gatos la tienen de ‘rehén’ y hasta hacen relevos para que no se quede sola ni un momento. La divertida anécdota llegó hasta Facebook donde se volvió y cada actualización genera risa y desconcierto entre los usuarios.

MÁS INFORMACIÓN | El relato de una joven que ayudó a su amiga sin dinero en la universidad y luego descubrió que era millonaria

Jessica Gerson-Neeves y su esposa, Nikii, viven en Vancouver Island, provincia canadiense de Columbia Británica, y hasta ahora no pueden desempacar el producto de la marca Vitamix por el que pagaron $400 dólares y que llegó a su hogar tras la compra que hicieron por Internet.

La caja es ‘rehén’ de los gatos

Cuando recibieron el producto, ellas decidieron dejar la caja en el piso de la cocina, sin imaginar que ahí empezaría una odisea que, hasta hoy, no tiene solución por más intentos desesperados que han hecho de alejar a los gatos de su electrodoméstico.

“Somos las sirvientes devotas de un trío de gatos que se llaman Max; George, Destructor de Mundos; y Lando Calrissian. Apenas unos segundos después de dejar la caja de Vitamix, en los momentos previos a que la abriéramos y felizmente pusiéramos en uso nuestra nueva y emocionante licuadora, Max (también conocido como el balón de fútbol sensible) vio la caja y, asumiendo que era para él, saltó justo encima”, escribió Jessica, en la de los animales.

Tal es la fascinación de los felinos por la caja, que desde ese día permanece “ocupada” por al menos uno y, a veces, dos gatos en simultáneo, que no dejan que las mujeres se acerquen a ella ni de día, ni de noche.

“Con tres gatos y solo dos humanos en el hogar, los humanos son superados en número y (al ser unos tontos gigantes), ambos tienen miedo y no están dispuestos a reubicar a la fuerza a los gatos infractores”, afirmó Jessica.

Mientras los gatos juegan o comen, siempre hay uno de ellos vigilando la caja e impidiendo que sus dueñas se acerquen a ella. (Foto: Temperamental Chucklefuck and Friends / Facebook)
Mientras los gatos juegan o comen, siempre hay uno de ellos vigilando la caja e impidiendo que sus dueñas se acerquen a ella. (Foto: Temperamental Chucklefuck and Friends / Facebook)

Intento de rescate de la licuadora

Tras contar su historia en Facebook, los usuarios la volvieron viral y cual telenovela esperaron atentos cada nueva actualización, por lo que las mujeres comenzaron a contar detalles diarios de lo que pasa en la cocina.

Para tener a gusto a los interesados, la pareja también compartió videos de los gatos y uno reciente muestra cómo hacen “cambio de turno” para que la caja no se quede desatendida. Tras esto, ellas hicieron un pedido desesperado para encontrar una solución.

“¿Existe, (no puedo creer que esté preguntando esto honestamente), alguna posibilidad de que todos estén dispuestos a enviarnos tres (el número es muy importante, ya que hay tres gatos y necesitamos que haya uno más para que podamos espero sacar la licuadora real de la caja) ¿cajas vacías de Vitamix?” preguntó Jessica, pues ya intentó dejar cajas de cartón, pero los animales no le encuentran el atractivo.

El pasado 4 de enero Jessica y Nikii recibieron en su hogar tres cajas vacías de Vitamix enviadas por la misma marca; sin embargo, la desilusión fue grande cuando notaron que los gatos no se habían dejado engañar y las ignoraron a un lado, continuando con la caja original de ‘rehén’.

El último sábado 15 de enero realizaron una actualización desde Facebook, que ya es , y el panorama no es nada alentador: la caja con la licuadora dentro sigue siendo cuidada al milímetro por los gatos ‘secuestradores’.

La imagen que demuestra que los gatos no quieren liberar a la caja ‘rehén’