• Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Foto: Pixabay/Referencial)
    1/5

    Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Foto: Pixabay/Referencial)

  • Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)
    2/5

    Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)

  • Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)
    3/5

    Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)

  • Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)
    4/5

    Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)

  • Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)
    5/5

    Un niño demostró que Halloween no es una fecha en la que solo se recibe sino también se da. (Fotos: Leslie Hodges en Facebook)

Cuando es mejor dar que recibir. Un niño de se robó el corazón de redes sociales como luego de que una cámara de seguridad de una casa lo grabara abasteciendo un tazón vacío de dulces de con las golosinas que él mismo había recolectado para que otros niños no se fueran de allí con las manos vacías. Esta es su .

En el material, compartido en Facebook por la usuaria Leslie Hodges, se aprecia a Jackson Champagne –en su disfraz de vampiro– mirando dentro del tazón que los dueños del inmueble de la ciudad de Gambrills, en Maryland, habían colocado en la entrada principal. Grande fue su sorpresa al percatarse de que los dulces que debía contener se acabaron.

“¡Ya no hay caramelos!”, dijo el pequeño de 8 años de edad antes de, por decisión propia, compartir algunos de los caramelos que él mismo había recolectado aquella noche de Halloween. Su madre, que se encontraba muy cerca, lo felicitó por su buena acción sin percatarse de que estaban siendo grabados.

Buscando en su bolsa no una sino dos veces, el protagonista del video de Facebook colocó puñados de golosinas dentro del tazón para que otros niños que visitaran la casa tengan algo qué llevar a sus hogares. Su gesto no pasó desapercibido cuando la propietaria de la vivienda revisó el sistema de videovigilancia a su regreso de acompañar a sus hijos a pedir dulces.

“¡Qué acto desinteresado de este pequeñín!”, escribió en la descripción del video de Facebook, que se volvió viral de inmediato y acumuló más de 19 millones de reproducciones hasta el momento, además de cientos de comentarios que felicitaron al niño por poner en práctica los valores que le inculcaron sus padres.

Todo aquel que vio las imágenes que causaron sensación en Facebook se mostró de acuerdo que, en la noche más aterradora del año, un niño con un corazón tan grande como la bolsa de caramelos que cargaba volvió al mundo un lugar más dulce con un desinteresado acto de bondad hacia el prójimo.

TAMBIÉN PUEDES LEER

1.

2.

3.

4.

5.