Amber Escudero-Kontostathis sobrevivió al impacto de un rayo. (Foto: Threshold Giving)
Amber Escudero-Kontostathis sobrevivió al impacto de un rayo. (Foto: Threshold Giving)

Viva de milagro. Hay humanos que estadísticamente son “uno en un millón”. Son personas que han experimentado algo tan extraordinario que ni entre millones de personas encontrarían a alguien que les dijera: “Yo sé lo que sientes... a mí también me pasó”. Amber Escudero-Kontostathis, de 28 años, es una de ellas y se atrevió a compartir su historia .

Amber fue la única sobreviviente de las cuatro personas a las que le cayó un rayo durante una tormenta el pasado 4 de agosto, justo enfrente de la Casa Blanca, en el popular Parque Lafayette.

La joven, que ese día cumplía 28 años, habló por primera vez sobre su terrible experiencia en el programa . “No me acuerdo mucho de ese día”, reconoce, y relata lo duro que está siendo intentar hacer vida normal asumiendo las limitaciones propias de la recuperación.

“Me olvido de que no puedo simplemente levantarme y hacer cosas. Tengo que usar un andador, por ejemplo”, relata. “Te despiertas y piensas que simplemente te puedes poner de pie e irte a lavar los dientes o ir a por una taza de café por ti misma, y no puedo, todo mi lado izquierdo está bastante quemado”, añadió.

Estaba reclutando activistas por los refugiados

Amber contó que más aún que la limpieza de sus heridas le duele no poder continuar su trabajo, el mismo que hacía esa tarde bajo los árboles del famoso parque de Lafayette Square.

La joven estaba en los alrededores de la Casa Blanca reclutando activistas para la organización sin ánimo de lucro Threshold Giving de ayuda a los refugiados.

Cuando comenzó a llover, ella y otras tres personas buscaron cobijo bajo uno de los frondosos árboles de la plaza. En cuestión de segundo los atravesó un rayo.

“No me siento bien de ser la única sobrevivente”

Solo sobrevivió ella. Falleció una pareja que celebraba su aniversario en la capital, James Mueller, de 76 años, y Donna Mueller, de 75. También Brooks Lambertson, un joven de 29 años de Los Ángeles que estaba por negocios en Washington DC.

“No sé por qué sobreviví. Y no me siento bien de ser la única sobreviviente, eso es seguro. Estoy agradecida, pero simplemente no me siento bien de ser la única”, dice la joven.

El rayo atravesó su cuerpo y le provocó quemaduras importantes: tuvo que ser atendida en la unidad de cuidados intensivos. Ahora está en recuperación con muchas ganas de poder volver a su labor humanitaria.


Síguenos en nuestras redes sociales: