Solo habían oído hablar de la pandemia. Ocho meses después regresaron a la civilización y vieron todo. (Foto: Instagram | kureatollconservancy)
Solo habían oído hablar de la pandemia. Ocho meses después regresaron a la civilización y vieron todo. (Foto: Instagram | kureatollconservancy)

| Un equipo de cuatro voluntarios de que se encontraba desde febrero en el atolón Kure, una isla remota en medio del océano Pacífico que se encuentra a más de 2.000 km de Honolulu, Hawai, eran hasta hace unos días los últimos seres humanos que ignoraban todo lo que ha ocurrido con la pandemia del que se propaga por el planeta. Ahora los jóvenes se han enterado de la real magnitud de la enfermedad.

CLIC AQUÍ: Las noticias más insólitas de la actualidad

Durante los ocho meses que el equipo de investigadores pasó en el atolón, no tenían televisión, no tenían celular y su acceso a Internet era limitado. En su lugar, se informaban de lo que ocurría en el mundo a través de correos electrónicos ocasionales de amigos y familiares. Desconocían la magnitud actual de la pandemia y que Estados Unidos se iba a convertir en poco en el epicentro de la tragedia.

“Definitivamente había escuchado algunas cosas al respecto [COVID-19]”, dijo en diálogo con la cadena estadounidense CNN el miembro del equipo de científicos Matthew Butschek II, de 26 años. “Pero entre otras enfermedades como el SARS y la gripe porcina, pensé: ‘Es solo la siguiente. Nada de qué preocuparse’. Realmente pensé que ya habría pasado para cuando llegáramos a casa”, explicó.

Los equipos ayudan a mantener el atolón Kure, santuario de vida silvestre. (Foto: Instagram | )
Los equipos ayudan a mantener el atolón Kure, santuario de vida silvestre. (Foto: Instagram | )

Con una superficies de apenas 84 hectáreas y una extensión de 10 km, el atolón Kure se encuentra en el borde de las remotas y deshabitadas islas de Sotavento. Es un santuario de fauna silvestre administrado por el . Y es el hábitat de cientos de aves marinas y focas en peligro de extinción. No vive nadie allí, solo las expediciones científicas.

Cada año, el estado de Hawai envía dos expediciones científicas al atolón para realizar investigaciones sobre el ecosistema de la isla. Ellos ayudan a mantener el santuario de vida silvestre. Atienden a las especies de aves en peligro de extinción que viven en el área y eliminan la verbesina encelioides (golden crown beard), una especie de planta invasora que ha estado causando estragos en el atolón.

Desconocían lo que ocurría con la pandemia

Matthew Saunter, de 35 años, el líder del equipo, ha estado en el atolón unas nueve veces. Contó que los investigadores voluntarios se sienten atraídos por el aislamiento. “Podemos recibir mensajes del mundo exterior dos o tres veces al día”, contó. El equipo comparte una dirección de correo electrónico que amigos y familiares podrían usar para comunicarse con ellos. Era el único acceso a Internet que tenían.

El atolón Kure está situado en medio del océano Pacífico y se encuentra a más de 2.000 km de Honolulu, Hawai. (Foto: Google Maps)
El atolón Kure está situado en medio del océano Pacífico y se encuentra a más de 2.000 km de Honolulu, Hawai. (Foto: Google Maps)

“Realmente se sentía lejos”, dijo Charlie Thomas, un miembro del equipo de 18 años. Solo había visto algunas cosas en las noticias. Recuerdo haber estado en Honolulu en febrero y vi a los pasajeros de un vuelo de Japón. Todos llevaban mascarillas”, cuenta. Por los correos que recibieron de familiares y amigos, ellos sabían lo que estaba pasando en el mundo. Pero desconocían la magnitud de lo ocurrido.

“Siento que todavía estoy aprendiendo los detalles de todo, agregó Butschek. “Pero, afortunadamente, nadie que yo conozca, ninguno de mis amigos, ha sido diagnosticado con covid”, señaló en diálogo con CNN. El distanciamiento social y las restricciones debido al coronavirus han frenado su regreso a la isla. Ellos ahora tendrán que someterse a una cuarentena antes de emprender su viaje de retorno al atolón.

VIDEO RECOMENDADO

¿Cuántas candidatas a vacuna hay contra el COVID-19?

¿Cuántas vacunas hay contra el COVID-19?

MÁS HISTORIAS...