Maggie partió rodeada de amor y con su familia humana que hizo lo imposible para que disfrutara de la nieve una última vez. (Foto: Salt Lake County Parks and Recreation / Facebook)
Maggie partió rodeada de amor y con su familia humana que hizo lo imposible para que disfrutara de la nieve una última vez. (Foto: Salt Lake County Parks and Recreation / Facebook)

La época de invierno es de las favoritas de quienes viven o visitan , pues la nieve cubre las calles o jardines y se puede hacer muñecos o jugar con ella. Así como los niños disfrutan sin límites, muchas también lo hacen y en especial Maggie, una perrita amante del frío a quienes sus dueños le quería cumplir un último deseo pese a que esta no cayera del cielo. Esta es la historia de una adorable can que sintió el frío en su cuerpo antes de morir por un cáncer de huesos y gracias a una campaña iniciada en .

MÁS HISTORIAS | Amigos lo lanzan al aire durante su boda, cae al suelo y ahora no puede caminar

El can hubiera cumplido 11 años este diciembre; sin embargo, su salud estaba muy deteriorada por la enfermedad terminal que le detectaron hace algún tiempo. Sabiendo que el final estaba cerca, su familia humana no quería que ella partiera sin presenciar su época favorita. Es aquí donde tuvieron una gran idea y pidieron ayuda por para conseguir máquinas de hielo.

La especial solicitud llegó en los últimos días de septiembre y tuvo una rápida respuesta para alegría de Maggie. El director de la instalación del Centro de Hielo del Condado de Salt Lake, en Utah, , se ofreció a donarles un poco el hielo.

Fue así que la historia de esta perrita se llenó de felicidad y le pudieron llevar la “nieve” al patio trasero de su hogar. “Cuando sintió que estaba frío, se acostó y así se quedó el resto de la mañana”, contó su dueño Eli Saltzgaber tal como People.

Eli Saltzgaber, dueño de Maggie, logró que Maggie, una perrita amante del invierno, disfrutara de la nieve antes de morir. (Foto: Salt Lake County Parks and Recreation / Facebook)
Eli Saltzgaber, dueño de Maggie, logró que Maggie, una perrita amante del invierno, disfrutara de la nieve antes de morir. (Foto: Salt Lake County Parks and Recreation / Facebook)

Los últimos días no habían sido los mejores para Maggie, pues el cáncer a los huesos la tuvo muy inquieta debido al fuerte dolor; sin embargo, sentir la nieve fue lo mejor para ella, pues hasta pudo dormir un poco sobre ella.

La oficina de Utah, que también compartió el pedido de los dueños para encontrar nieve, subió varias fotos de la mascota disfrutando de un montículo de nieve personal que incluía un cartel que decía “La nieve de Maggie”.

Luego del día de máxima felicidad que tuvo la perrita, sus dueños la llevaron al hospicio veterinario ‘Lap of Love’ para despedirla rodeada de su familia y mucho amor.

“Enviamos nuestro amor y condolencias a la familia de Maggie. Apreciamos el privilegio único de brindarle un pequeño paraíso en la tierra”, fue el mensaje de despedida en del Centro de Hielo del Condado de Salt Lake sobre la última aventura de la mascota.