Los médicos trasladaron en un auto equipo UCI a través de una tormenta de nieve y hielo para salvar la vida de un bebé prematuro. (Foto: Baylor Scott & White)
Los médicos trasladaron en un auto equipo UCI a través de una tormenta de nieve y hielo para salvar la vida de un bebé prematuro. (Foto: Baylor Scott & White)

Verdaderos héroes. La vida de un bebé prematuro de apenas medio kilo que nació durante la se salvó gracias al ingenio de un equipo de médicos y enfermeras, incluidos algunos que ayudaron a montar una improvisada unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) en un auto y condujeron por la nieve para socorrerlo.

MÁS INFORMACIÓN: Plomero conduce más de 20 horas para ayudar a reparar las tuberías dañadas por la tormenta en Texas

El bebé, una niña llamada Zaylynn, nació a las 24 semanas el pasado 17 de febrero, justo cuando la nieve y el hielo cayeron sobre el centro de Texas, causando cortes de energía y haciendo intransitables las carreteras.

Un bebé que nace a las 24 semanas tiene solo entre un 50% y un 60% de posibilidades de sobrevivir en el mejor de los casos, según el Dr. Curtis Copeland, médico de medicina familiar del en Marble Falls, Texas, el hospital donde Nació Zaylynn.

Zaylynn enfrentó dificultades adicionales porque el Baylor Scott & White es un hospital de nivel 1 que no ofrece la atención neonatal especializada que requieren los bebés prematuros. En circunstancias normales, la futura mamá sería trasladada a uno más grande antes del parto, o en el caso de un parto de emergencia como el de Zaylynn, el bebé sería trasladado inmediatamente después del nacimiento.

La madre de Zaylynn, Kimberly Arias, condujo a través de la nieve hasta el hospital la mañana del 17 de febrero después de experimentar un dolor que resultó ser contracciones. Menos de dos horas después de su llegada, Arias dio a luz a Zaylynn, quien pesó medio kilo y tuvo que ser puesta inmediatamente en un ventilador para respirar, contó Meredith Schubert, enfermera que atendió el parto.

Los médicos estabilizaron a la bebé prematura hasta que el clima permitió que un helicóptero pueda trasladar a la pequeña. (Foto: Baylor Scott & White)
Los médicos estabilizaron a la bebé prematura hasta que el clima permitió que un helicóptero pueda trasladar a la pequeña. (Foto: Baylor Scott & White)

Mientras que un equipo de enfermeras y médicos ayudaban a Arias a dar a luz y luego estabilizar a Zaylynn, otro equipo del hospital estaba tratando de localizar un equipo de transporte médico que pudiera volar o conducir a través de la tormenta de nieve para transportar a Zaylynn a una UCIN.

“Teníamos cinco o seis personas en la estación de enfermeras llamando a las redes de hospitales de todo el estado de Texas”, dijo Schubert. Nadie pudo responder a nuestro grito de ayuda”.

El equipo luchó durante varias horas hasta que su llamado de ayuda llegó al Dr. John Loyd, jefe de neonatólogo de la división del Ascension Seton Medical Center, en Austin, Texas. Loyd dijo que estaba tratando de organizar el transporte de otro bebé cuando se enteró de Zaylynn.

“El equipo de Baylor Scott & White había hecho un trabajo increíble fuera del alcance de su práctica de rutina para colocar un tubo de respiración, proporcionar glucosa intravenosa y mantener caliente a este bebé”, dijo. “Sabía que necesitaban ayuda y, lo que es más importante, el bebé y la familia necesitaban ayuda, así que decidí ir”.

“Teniendo una camioneta y tracción en las cuatro ruedas, sentí que podía llegar allí y no estaba bien con la idea de no hacer nada”, explicó Loyd.

Alrededor de las 5:00 p.m. del 17 de febrero, después de haber trabajado ya un turno completo, Loyd llenó su SUV con equipo, convirtiéndolo en una UCIN móvil, y él y dos enfermeras de la UCIN de Dell Children’s partieron hacia Marble Falls, a unas 88 kilómetros de distancia.

Loyd y las enfermeras tardaron unas dos horas en conducir normalmente mientras conducían de noche a través del hielo y la nieve.

El trío llegó al hospital de Marble Falls alrededor de las 8:00 p.m., donde se encontraron con el agradecimiento de Copeland, Schubert y otros que habían estado trabajando para mantener con vida a Zaylnn. Mientras esperaban a Loyd, el equipo de Baylor Scott & White, dirigido por Copeland, había estado hablando por videollamada con los equipos de la UCIN en hospitales para asegurarse de que estaban brindando el tratamiento correcto.

“Creo que mi mandíbula estaba en el suelo”, dijo Schubert sobre su reacción al saber que Loyd se estaba esforzando por brindar ayuda. “Conocí al Dr. Loyd de un trabajo anterior y supe qué tipo de persona era y cuando supe que vendría, fue una gran sensación de alivio”.

Los dos equipos, que trabajan para hospitales que son competencia, trabajaron juntos durante toda la noche para monitorear continuamente a Zaylynn. La cafetería de Baylor Scott & White abrió después de horas cuando supieron que Loyd y su equipo necesitaban cenar, y el hospital proporcionó camas para que los médicos y enfermeras pudieran continuar trabajando más allá de sus turnos.

El personal médico de dos hospitales trabajó en conjunto para salvar la vida de la bebé prematura. (Foto: Baylor Scott & White)
El personal médico de dos hospitales trabajó en conjunto para salvar la vida de la bebé prematura. (Foto: Baylor Scott & White)

En la tarde del 18 de febrero, poco más de 24 horas después del nacimiento de Zaylynn, el clima se despejó lo suficiente como para permitir que un helicóptero de Dell Children’s aterrizara de manera segura.

Cuando los médicos transfirieron a Zaylynn a una incubadora con un ventilador que le permitía viajar, la frecuencia cardíaca del bebé se redujo drásticamente, asustando a todos y demostrando nuevamente su frágil condición, según contó Schubert.

Sin embargo, justo antes de las 6:00 p.m., el helicóptero despegó con Zaylynn y menos de una hora después, aterrizó de manera segura en Dell Children’s en Austin. “Fue increíble cuando el helicóptero despegó. Todos lloramos”, dijo Schubert. Fue un gran alivio y una sensación de logro y alegría, que lo estuviera haciendo tan bien y que llegara al lugar donde necesitaba estar”.

La madre de Zaylynn, Arias, de 21 años, fue dada de alta del hospital poco después de su hija. Se aloja en una casa de Ronald McDonald en Dell Children’s, donde se espera que Zaylynn permanezca hospitalizada durante varios meses, según Loyd. “Las posibilidades de supervivencia de Zaylynn en este momento son muy buenas”.

Arias le dijo a la estación local de que está agradecida por los médicos y enfermeras que trabajaron juntos para salvar a su hija. “Me hicieron sentir que mi bebé estaba realmente segura y en buenas manos”, dijo. “Honestamente, no dormí mucho, pero en las pocas horas que tuve, pude estar tranquilo porque sabía que alguien estaba allí con mi bebé. Ella fue durante todo ese proceso y todavía lo está”.

Loyd, Schubert y Copeland elogiaron el trabajo en equipo que fue necesario para mantener con vida a Zaylynn. Loyd describió al bebé como “probablemente el paciente más vulnerable del estado de Texas” durante la tormenta invernal.