Titán es un golden retriever de cinco años y es el primer perro que presta terapia de asistencia judicial en Argentina. (Foto: Sandra Cartasso/pagina12.com.ar)
Titán es un golden retriever de cinco años y es el primer perro que presta terapia de asistencia judicial en Argentina. (Foto: Sandra Cartasso/pagina12.com.ar)

Tiene cinco años y una importante misión: acompañar a los niños, niñas y adolescentes que tengan que declarar como víctimas o como testigos en causas de abuso sexual, maltrato, lesiones, engaño pederasta (más conocido por el anglicismo de grooming) o violencia de género. Esta es la de Titán, el que presta terapia de asistencia judicial en .

El golden retriever de cinco años de edad trabaja para el Ministerio Público Tutelar (MPT) de la ciudad de Buenos Aires como parte del programa ‘Perros de Terapia para Asistencia Judicial’, cuyo objetivo es interactuar con los menores y crear un ambiente amigable para que puedan hablar con los psicólogos del Poder Judicial sin sentir “la angustia que les provoca revivir una situación traumática”, dijo la asesora general tutelar Yael Bendel.

Bendel contó al diario argentino que cuando inauguraron hace un año la Sala de Entrevistas Especializada (SEE), en reemplazo de la cámara Gesell, los chicos que iban a declarar seguían sintiendo la angustia que les provoca revivir una situación traumática, por lo que al buscar una solución a este problema dieron con esta iniciativa que ya está siendo utilizado en países como Estados Unidos, Canadá, España, Francia y Chile.

Fue así como comenzó la búsqueda de un perro para incorporar al MPT, que dio sus frutos cuando Carlos Agudo, uno de sus colaboradores que también se dedica a entrenar perros, dijo que tenía a Titán, que ya trabajaba como perro de terapia con niños. Según explicó el adiestrador, Titán era el cachorro con el temperamento “más equilibrado” de su camada, característica necesaria al seleccionar a un can para desempeñar esta labor.

La etapa de la educación para los perros de terapia con niños va de los 60 días hasta los 4 o 6 meses en los que, a través del juego, se le enseña qué puede y qué no puede hacer, así como obedecer órdenes básicas como sentarse o dar la pata. Si un chico, por ejemplo, le tira de las orejas, de la cola o lo pisa, el can es adiestrado a no responder de forma agresiva bajo ninguna circunstancia.

Cuando los niños llegan al MPT para declarar, explicó Bendel, “muchas veces se da que tienen que esperar a que lleguen los jueces” y lo hacen en una sala pequeña contigua a la SEE, donde hay sillones, juegos y pueden ser acompañados por Titán. El perro está siempre junto a Agudo, que lo tiene con una correa y sólo lo suelta con el consentimiento del menor, cuya actitud tímida y nerviosa en la mayoría de los casos cambia por una sonrisa cuando lo ven.

Cada día, en esta dependencia judicial hay entre tres y cuatro entrevistas en las que niños, niñas y adolescentes declaran en una habitación en cuyo techo hay micrófonos, domos y cámaras desde donde alguien del equipo de psicólogos les hace preguntas. También hay una lámpara, apuntando directamente a la mesa en la que los menores a veces dibujan como parte de la entrevista.

Todo eso se transmite en vivo a una sala en otro piso del edificio donde escuchan el juez, el fiscal, las partes querellante e imputada de la causa y otro psicólogo. En el MPT, los menores –en ocasiones víctimas directas o indirectas en casos de violencia de género y a veces testigos– ya no declaran en una Cámara Gesell, evitando así que tengan que pasar por donde está el imputado antes de entrar a la entrevista.

“Titán está en la antesala de donde se hace la entrevista. Los chicos llegan, están un rato con él, y eso los descomprime, los alivia, les hace bajar el nivel de estrés. Cuando salen de declarar, vuelven a estar con él: eso hace que rápidamente conecten con algo que les hace bien, y salgan del relato que acaban de dar”, contó Bendel al diario , explicando que toda esta situación ya es monitoreada por los psicólogos de la institución.

Asimismo, la asesora general tutelar adelantó que el programa ‘Perros de Terapia para Asistencia Judicial’ es una “implementación progresiva”, pero que estará disponible para todas las entrevistas y que actualmente se tiene pensado incorporar a un segundo perro de raza Labradoodle (que tiene mucha presencia en hospitales y no genera alergias), que será entrenado por Agudo para las ocasiones en las que Titán no se encuentre disponible.


Rescatistas encuentran a un perro abandonado con un triste mensaje atado a su collar
Rescatistas encuentran a un perro abandonado con un triste mensaje atado a su collar

Lamentablemente, las de abandonados a su suerte en las calles abundan. La otra cara de la moneda, son los rescates de estos canes, que pese a la traición sufrida, vuelven a confiar en un ser humano. Esta vez, las imágenes de un cachorro de apenas dos meses de nacido abandonado se volvieron en . No obstante, llamó la atención de los usuarios...