La intención del 'youtuber' español era grabar los rostros desconcertados de sus seguidores y los asistentes a la proyección de "Bocadillo", pero no esperó una respuesta tan negativa. (Foto: captura de YouTube/Wismichu)
La intención del 'youtuber' español era grabar los rostros desconcertados de sus seguidores y los asistentes a la proyección de "Bocadillo", pero no esperó una respuesta tan negativa. (Foto: captura de YouTube/Wismichu)

El mundo de YouTube y sus estrellas cada vez dan lugar a anécdotas desconcertantes y uno de los casos más recientes fue protagonizado por el español Ismael Prego Botana, conocido en Internet como Wismichu.

El ‘youtuber’ iba a presentar su primera película, llamada “Bocadillo”, en el Festibal de Cine de Sitges, generando una gran expectativa entre sus seguidores y también entre un sector de la prensa española. No obstante, Wismichu quiso usar el evento para una broma a gran escala y todo se le salió de las manos.

La celebridad de YouTube presentó un largometraje que consistía en la repetición de un sketch de tres minutos durante más de una hora. Tras comprobar que la escena era un enorme bucle, el público no tardó en mostrar su indignación y muchos pidieron que se les devuelva el dinero de la entrada.

Según el diario , el ‘youtuber’ tenía como intención grabar la reacción de desconcierto de la concurrencia para hacer una suerte de documental y contó con el aval de la organización de Sitges, que consideró la idea como “interesante”.

La naturaleza de la broma queda en evidencia con el hecho de que Wismichu decía intencionalmente a la prensa que su largometraje había tenido un presupuesto cercano al millón de euros, insospechado para cualquier usuario de YouTube por más famoso que sea, pero que nadie terminó por desmentir, tal como señala ABC.

Pese al conocimiento de estos detalles, las críticas no cesaron y tanto Wismichu como la organización del Festival de Sitges –con gran prestigio en España y Europa– tuvieron que pedir disculpas públicas. “El festival ha querido abrir un puente con los ‘youtubers’ y ser receptivo con las nuevas ideas”, señaló Ángel Sala, director del evento.

Sala reiteró sus disculpas con quienes “se hayan sentido ofendidos”, pero indicó que el incidente dio lugar a insultos al equipo de organizadores por parte de “ciertos voceros impresentables”.

Por lo pronto, Wismichu ha subido este domingo la versión completa de “Bocadillo” a YouTube, donde en un día ha sumado más de dos millones de reproducciones. Más allá de las críticas recibidas por buena parte de la opinión pública, un sector importante de los fans del ‘youtuberespañol le ha mostrado su apoyo.

No es la primera polémica en la que Wismichu se ve envuelto, pues en 2016 tuvo que cancelar su espectáculo “Hay un Wismichu en mí” en Bilbao (País Vasco). La estrella de YouTube fue acusado de hacer “apología a la pederastia y la violencia” en el evento, acusación que negó rotundamente y consideró un atentado contra la “libertad de expresión”.

TAGS RELACIONADOS