El joven fue condenado en Barcelona no tanto por lo que robó sino por la forma cómo lo hizo. (Foto: Pexels/Referencial)
El joven fue condenado en Barcelona no tanto por lo que robó sino por la forma cómo lo hizo. (Foto: Pexels/Referencial)

¿Te imaginas acabar preso por robar un bocadillo en una panadería? Pues esto fue lo que precisamente ocurrió en donde un joven deberá pasar un año y nueve meses tras las rejas por este hecho, donde habría amenazado al personal a cargo con el trozo de una lata.

En su sentencia, el juzgado de lo penal número 28 de Barcelona condenó al procesado “por un delito de robo con intimidación a menos de dos años de cárcel, por lo que en principio no implicará su ingreso en prisión al carecer de antecedentes”, informó el .

En el juicio la fiscalía solicitó tres años y medio de cárcel para el acusado, mientras que su defensa argumentó que este actuó movido por un “estado de necesidad”, ya que tenía hambre, y que el objeto cortante que esgrimió era solo la lengüeta de una bebida en lata. Varios medios de España informaron del caso y los videos de los reportes son tendencia en .

En su declaración, el joven admitió que se abalanzó sobre el mostrador de la panadería para robar un bocadillo porque “tenía hambre” luego de que un cliente al que pidió ayuda se negó a comprarle algo, pero insistió en que en ningún momento amenazó ni intimidó a nadie.

Las encargadas del establecimiento, por su parte, explicaron ante el juez que el procesado blandió ante ellas un objeto metálico “muy pequeño”, que no supieron identificar, y que tras hacerse con el alimento huyó a toda velocidad.

Para pedir la absolución de su cliente, su defensora legal se remitió a varias sentencias absolutorias de los llamados casos de “hurtos famélicos”, en los que se exime de responsabilidad a quienes cometieron un delito bajo una situación de “estado de necesidad”.

TAGS RELACIONADOS