Mujer adoptó a la perrita de la que tuvo que separarse cuando era una niña

'Chloe' llegó a la vida de Nicole cuando era una cachorra y vivió a su lado por cuatro años hasta  que la familia de su dueña se vio obligada a entregarla a un albergue. Varios años después, el destino volvió a unir a estas "amigas de la infancia"

Tenía 10 años cuando le obsequiaron una cachorra y ambas se hicieron amigas inseparables; sin embargo, cuando cumplió 14 se vio obligada a despedirse de ella, creyendo que jamás volvería a verla… hasta que se percató que había adoptado nuevamente a su mascota de la infancia cuando buscaba una para su hija. Esta increíble historia ocurrió en Estados Unidos y aquí te la detallamos a continuación.

Esta es la increíble historia de Nicole Grimes, una joven madre de familia que se reunió con su “mejor amiga” a la que bautizó como ‘Chloe’ cuando su abuela se la regaló en su décimo cumpleaños. “La amaba a muerte. Era una perrita adorable. Era capaz de lamerte el rostro para siempre si no le decías basta”, contó la mujer al portal The Dodo.

Pero cuatro años después, ambas tuvieron que decirse adiós ya que el padre de Nicole consiguió un nuevo trabajo desde casa, la cual debía convertir en una especie de oficina libre de distracciones sonoras como los incesantes ladridos de ‘Chloe’. “A mi papá le dijeron que no podía tener mascotas. ‘Chloe’ era muy chillona”, añadió.

“No tuvimos otra opción. Era solo una niña, así que obviamente no tenía ni voz ni voto. Fue desgarrador. No quería deshacerme de mi perrita”, dijo, al tiempo que contó que con el dolor de su corazón, su familia y ella tuvieron que entregar a ‘Chloe’ a un refugio local para que le encontraran un nuevo hogar.

Si bien ‘Chloe’ ya no estaba físicamente con ella, Nicole siempre la llevaba en su corazón. “A medida que pasaban los años, no dejé de pensar en ella. Una vez llamé al refugio de animales para averiguar qué le había pasado, pero no pudieron darme razón alguna. Así que, nunca supe qué le pasó”, agregó.

Siguieron pasando los años y Nicole creció, se casó y tuvo una hija pero todavía le faltaba algo. Sabiendo la alegría que le trajo el tener una mascota cuando era niña, en un principio se le cruzó la idea de adoptar a un cachorro hasta que se cruzó con una publicación de Facebook de un perro adulto que necesitaba un nuevo hogar.

“Vi la foto del perro y pensé ‘me parece muy familiar’. Luego busqué su nombre en la publicación y vi que se llamaba Chloe, escrito de la misma forma como el nombre de la perrita que tuve cuando era niña. Pensé que era demasiada coincidencia”, precisó, sin imaginarse lo que le esperaba.

Cuando las dos se vieron el día que fue a adoptarla, ‘Chloe’ corrió hacia ella y empezó a lamerle el rostro. Una enorme sensación de familiaridad embargó a Nicole cuando su “nueva” mascota desplegó las mismas características de la adorada perrita de su infancia a la que se vio obligada a dar en adopción hace ocho años.

Luego ocurrió algo increíble que confirmó las sospechas de Nicole. Durante una visita al veterinario, ‘Chloe’ llevaba un microchip y el número que se le había sido asignado concordaba con el de su añorada mascota. “Realmente me sentí como si hubiera ganado la lotería, fue la mejor sensación, pensé que no iba a volver a verla”, acotó.

Si viene estaba devastada porque sus padres tuvieron que deshacerse de ‘Chloe’, Nicole descubrió que su perrita fue adoptada al poco tiempo de haber ingreso al refugio por una pareja de adultos mayores, con quienes vivió hasta la muerte de ambos. Posteriormente fue acogida por otra familia, pero no pudieron hacerse cargo de ella y la devolvieron.

Ahora, con 11 años de edad pero con la misma salud y energía de cuando era cachorra, ‘Chloe’ finalmente se reunió con su “mejor amiga” y recordaron esa época maravillosa cuando ambas fueron pequeñas. “Estoy feliz de tenerla de vuelta. Me alegra mucho volver a casa del trabajo y verla cada día”, manifestó Nicole. “Es lo mejor”, agregó.

“Ella logró volver a casa. ‘Chloe’ está feliz. Creo que sabe que estará conmigo para siempre”, finalizó Nicole, que está más que dispuesta a recuperar el tiempo perdido con su querida mascota y de la que no se piensa volver a separar nunca más. Una historia con un final más que feliz.


Tags Relacionados:

Estados Unidos

mascotas

IrMundial 2018