• Meghan Markle siempre luce radiante en todas sus presentaciones, pero en su visita a Tonga algo llamó la atención. (Foto: AFP)
    1/3

    Meghan Markle siempre luce radiante en todas sus presentaciones, pero en su visita a Tonga algo llamó la atención. (Foto: AFP)

  • Un pequeño inconveniente durante su llegada a Tonga, donde los esperaba la princesa Angélika Latufuipeka, se robó todos los flashes y grabaciones de los periodistas presentes. (Foto: AFP)
    2/3

    Un pequeño inconveniente durante su llegada a Tonga, donde los esperaba la princesa Angélika Latufuipeka, se robó todos los flashes y grabaciones de los periodistas presentes. (Foto: AFP)

  • Meghan Markle olvidó sacarle la etiqueta al vestido rojo manga larga que llevaba puesto. (Foto: AFP)
    3/3

    Meghan Markle olvidó sacarle la etiqueta al vestido rojo manga larga que llevaba puesto. (Foto: AFP)

Nadie puede negar que  luce radiante en cada presentación de manera individual o junto a su esposo, el príncipe Harry. Sus atuendos se roban las miradas por su elegancia y sobriedad; sin embargo, hasta en la realeza hay detalles que se escapan de las manos y se convierten en tendencia mundial.

Un pequeño inconveniente durante su llegada a , donde los esperaba la princesa Angélika Latufuipeka, se robó todos los flashes y grabaciones de los periodistas presentes: había olvidado sacarle la etiqueta al vestido rojo manga larga que llevaba puesto.

Aunque no llega a ser un pecado, en su condición de duquesa de Sussex es algo que genera desconcierto pues el personal a cargo de su vestuario no prestó la atención debida al pequeño detalle. La foto ya ha dado la vuelta al mundo y, aunque muchos pasan por alto el descuido, para otros es imperdonable que la esposa del príncipe Harry haya caminado con una etiqueta colgando de su vestido.

El fabuloso traje rojo que lució y que la hacía verse aún más hermosa con su embarazo, se caracteriza por tener manga larga con bordados en la parte superior y una correa del mismo material. Es de la marca Self-Portrait y cuesta $515, según detalla People.

La duquesa de Sussex complementó su look con unos stiletto negro y un clutch del mismo color. Sumamente elegante y de la mano de su esposo quien también lucía un impecable terno gris.