Enfrijoladas. (goblinbox_|Flickr)
Enfrijoladas. (goblinbox_|Flickr)

La enfrijolada es un elaborado a base de tortillas de maíz, frijoles, queso y otros ingredientes. La es bastante similar al de las . Este platillo no es muy común en puestos de comida, siendo más fácil de hallar en algunos restaurantes o, tradicionalmente, en los hogares, servidas como desayuno, almuerzo o hasta una cena ligera.

MIRA: Chiles rellenos de carne

Ingredientes

[inicio-ingredientes]

  • 1 trozo de chorizo, rebanado
  • 1/2 cebolla, en medias lunas
  • 1 1/2 tazas de enteros cocidos con poco caldo
  • 1 paquete (90 gr) de queso crema
  • 12
  • 1 pechuga de pollo cocida y deshebrada
  • Crema de vaca
  • Queso fresco o cotija, rallado

[fin-ingredientes]

MIRA: Pollo en puré de tomate

Preparación

[inicio-instrucciones]

  1. Calienta una cacerola a fuego medio y fríe el chorizo en su propia grasa, junto con la cebolla, hasta que se haya dorado. Escurre el exceso de aceite y agrega los frijoles. Cocina moviendo hasta que hiervan. Deja enfriar un poco y vierte todo dentro de la licuadora, añade el queso crema y licua hasta tener una salsa homogénea. Regresa a la cacerola y calienta a fuego bajo.
  2. Calienta las tortillas para que se suavicen, rellénalas con pollo deshebrado y báñalas con la salsa de frijol.
  3. Agrega crema y queso encima. Si deseas puedes acompañar con rebanadas de aguacate.

[fin-instrucciones]

Ficha

Dificultad: fácil.

Tiempo: 35 minutos.

Porciones: 12.

TRUCOS DE COCINA QUE TE AYUDARÁN A AHORRAR

Muchas veces ahorrar es mucho más fácil de lo que creemos. La clave es comprar bien y barato, planificar lo que se hará en la cocina y no desechar nada. Recurrir a económicos y sanos como las verduras y preparar en cantidad, siempre pensando en nuestro presupuesto de guerra.

Al final casi todo se resume en cocinar más y comprar menos productos elaborados. Pero para quienes prefieran una guía un poco más minuciosa, hemos preparado algunos consejos bien sencillos de empezar a aplicar ya mismo. Apunta estos y aplícalos la próxima vez que vayas al mercado.

Evita las verduras ya cortadas

Ser un poco perezoso en la cocina suele salir caro, así que a la hora de ahorrar lo primero es tener un cuchillo y demostrarte a ti mismo que eres capaz de cortar esa cebolla o zanahoria. No te harás millonario, pero si practicas mucho eso del corte puede que te ahorres algunos centavos para un gustito.

Nada de desechar verduras y frutas: cremas y batidos

Aquí no se desperdicia nada, como diría la abuela, y más si queremos ahorrar. Las que estén un poco marchitas pueden tener una segunda vida en forma de sustanciosas cremas y refrescantes batidos. ¿Un plátano mustio? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido.

¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)
¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)

Haz caldos

No sólo como ingrediente para otras preparaciones, sino para improvisar una sopa salvadora. Comprarlo hecho no siempre es buena idea. Pon un día la olla y preparar unos litros de caldo para, de paso, aprovechar algunas de esas verduras que ya no están para aguantar más tiempo.

Busca productos de temporada

El sentido común es básico a la hora de hacer las compras y pensar en el menú de la semana o el mes. Si somos de ir al mercado será fácil saber qué está de temporada porque será lo más económico. A partir de ahí, sólo hay que pensar qué cocinar con eso que hemos comprado a buen precio en el supermercado.

Cortes de carne más baratos

Ser carnívoro también es compatible con ahorrar. Es más cuestión de saber comprar que de saber cocinar y tener claro que no siempre los cortes más caros son los más exquisitos. ¿Has probado los contramuslos de pollo? Mucho más barato y sabrosos para, por ejemplo, acompañar con un cremoso puré de papas.

DIFERENCIA ENTRE LA HARINA PREPARADA Y SIN PREPARAR

Antes de preparar una  lo primero que vemos son los ingredientes para así verificar si los tenemos disponibles en la alacena o si hay que ir a comprar alguno. Es aquí donde nos topamos con la harina preparada y sin preparar. ¿Exactamente qué son y qué las diferencia? ¿Se puede distinguir a simple vista?

Hay que empezar indicando que todos los tipos de harina están elaborados con trigo y la desigualdad está en su contenido en proteínas.

Harina preparada

Esta es la recomendada para la repostería y para poder elaborar los deliciosos , magdalenas o tortas. Esta harina es leudante porque contiene entre sus ingredientes levadura seca, lo que permite la elaboración de distintos postres. Ofrece un mejor resultado pues hace que la masa crezca más rápido.

En algunos países se puede encontrar también bajo el nombre de harina para bizcochos, pasteles, kekes, buñuelos, turrones, pan. También puedes hacer:

Harina sin preparar

Esa conocida mundialmente como la harina todo uso y la más versátil, pues con ella se elaboran empanadas, salsa blanca, platos que no generen reposo, entre otras delicias. Se caracteriza porque no contiene . En caso se requiera implementar este ingrediente, lo puede hacer, siempre dejándolo reposar para que su efecto sea mucho más rápido.

VIDEO RECOMENDADO

El truco para conseguir unas papas fritas perfectas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

6 trucos para cocinar mejor la pasta


TAGS RELACIONADOS

Contenido Sugerido

Contenido GEC

No te pierdas