Hígado encebollado. (Javier Lastras|Flickr)
Hígado encebollado. (Javier Lastras|Flickr)

Al hígado encebollado lo amas o lo odias, no hay medias tintas con este plato que se suele y que no se ha la dado el lugar que merece. Rebanadas de hígado de res con aros de cebolla sofrita y un toque de perejil fresco en un platillo que se puede preparar para un almuerzo informal en el hogar. Acompáñalo con arroz o frijoles. Anímate a hacer esta .

MIRA: Arroz frito chino

Ingredientes

[inicio-ingredientes]

  • 1 kilo de hígado de res
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 taza de
  • 3 cucharadas de aceite
  • 3 cebollas, en aros
  • 3 cucharadas de
  • 1 cucharada de perejil picado
  • Sal y pimienta

[fin-ingredientes]

MIRA: Espagueti a la carbonara

Preparación

[inicio-instrucciones]

  1. Corta en hígado en rebanadas delgadas, salpimienta y coloca dentro de un recipiente. Añade el vinagre y el ajo. Deja reposar durante 2 horas. Escurre bien.
  2. Calienta 1 cucharada de aceite en un sartén grande a fuego medio. Agrega los aros de cebolla y sofríe durante 5 minutos. Retira del sartén y reserva.
  3. Agrega el resto del aceite al sartén. Espolvorea con harina ambos lados de las rebanadas de hígado con harina y fríe en el aceite caliente y fríe hasta que se haya dorado. Voltea y fríe el otro lado hasta que se haya dorado también. Agrega las cebollas encima, reduce el fuego a bajo y cocina durante unos minutos más.
  4. Sirve y espolvorea con perejil picado. Puedes acompañar con o .

[fin-instrucciones]

Ficha

Dificultad: medio.

Tiempo: 2 horas 10 minutos.

Porciones: 6.

Cómo ahorrar dinero al cocinar

Evita las verduras ya cortadas

Ser un poco perezoso en la cocina suele salir caro, así que a la hora de ahorrar lo primero es tener un cuchillo y demostrarte a ti mismo que eres capaz de cortar esa cebolla o zanahoria. No te harás millonario, pero si practicas mucho eso del corte puede que te ahorres algunos centavos para un gustito.

Nada de desechar verduras y frutas: cremas y batidos

Aquí no se desperdicia nada, como diría la abuela, y más si queremos ahorrar. Las frutas y verduras que estén un poco marchitas pueden tener una segunda vida en forma de sustanciosas cremas y refrescantes batidos. ¿Un plátano mustio? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido.

¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)
¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)

Haz caldos

No sólo como ingrediente para otras preparaciones, sino para improvisar una sopa salvadora. Comprarlo hecho no siempre es buena idea. Pon un día la olla y preparar unos litros de caldo para, de paso, aprovechar algunas de esas verduras que ya no están para aguantar más tiempo.

Busca productos de temporada

El sentido común es básico a la hora de hacer las compras y pensar en el menú de la semana o el mes. Si somos de ir al mercado será fácil saber qué está de temporada porque será lo más económico. A partir de ahí, sólo hay que pensar qué cocinar con eso que hemos comprado a buen precio en el supermercado.

Cortes de carne más baratos

Ser carnívoro también es compatible con ahorrar. Es más cuestión de saber comprar que de saber cocinar y tener claro que no siempre los cortes más caros son los más exquisitos. ¿Has probado los contramuslos de pollo? Mucho más barato y sabrosos para, por ejemplo, acompañar con un cremoso puré de papas.

VIDEO RECOMENDADO

6 trucos para cocinar mejor la pasta

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

El truco para que el arroz no se pegue a la olla

El truco para que los huevos estrellados te queden perfectos

TAGS RELACIONADOS

Contenido Sugerido

Contenido GEC

No te pierdas