Los perros y gatos con diabetes necesitan mucho más control veterinario. (Foto: Marián Šicko / Pexels)
Los perros y gatos con diabetes necesitan mucho más control veterinario. (Foto: Marián Šicko / Pexels)

Preservar la buena salud de las es una tarea que no deben descuidar los dueños. Así como los humanos, los perros y gatos también pueden ser víctimas de diversas enfermedades y una de ellas es la diabetes.

MÁS INFORMACIÓN: Más consejos de crianza para perros

Esta enfermedad consiste en una producción insuficiente de insulina y, en algunos casos, se presenta con la ausencia absoluta de esta hormona condición que conlleva a la hiperglucemia, es decir, valores sumamente elevados de azúcar en la sangre de los canes o hipoglucemia, caracterizándose por una baja considerable de azúcar en la sangre.

Algunos de los síntomas son: aumento en la frecuencia y la cantidad de orina, consumo de mayor cantidad de agua y alimentos, adelgazamiento progresivo.

Los veterinarios de Gabrica, empresa líder en soluciones integrales para mascotas, explican que, salvo que el animal cuente con una predisposición genética, la diabetes se puede presentar por diversos factores:

  • Mala alimentación con productos que tengan muchos ingredientes de relleno, en lugar de proteínas de calidad.
  • Falta de ejercicio o actividad física.
  • Abusar del uso de golosinas o dar a las mascotas comida humana, esto también puede desencadenar sobrealimentación u obesidad.

¿Cómo prevenir la diabetes?

Ejercicio regular

Tanto en el caso de perros como de gatos, el ejercicio frecuente es importante. Recuerda que un perro aburrido y con exceso de energía puede causar destrozos en el hogar, mientras que los gatos serán propensos a la obesidad. Al menos media hora diaria de actividad física, entre caminatas y juegos, será ideal para mantenerlo tranquilo.

En el caso de tu gato, compra para él juguetes, pelotas o una torre para gatos. Esto servirá de gimnasio y le encantará trepar por ellas, rascarse las uñas o usarla para dormir la siesta.

Alimentación de calidad

Los especialistas de Gabrica recomiendan siempre seleccionar los mejores suplementos que puedas ofrecerle a tu mascota. Las dietas de bajo costo no cuentan con la selección indicada de ingredientes por lo que promueven no solo la obesidad, también problemas hepáticos o renales. Muchos perros o gatos desarrollan el mal hábito de pedir comida a cada instante para ganar la atención de sus amos. Esta conducta puede ser consecuencia de la ansiedad, el estrés o cualquier otro asunto emocional.

Frutas y verduras

No todas las frutas o verduras son aconsejables para perros o gatos. Algunas hasta podrían ser tóxicas para tu mascota, pero los veterinarios aseguran que no está demás ofrecer de vez en cuando a tus peludos, como complemento a su dieta, algunos bocadillos naturales.

Control médico frecuente

Visitar al veterinario al menos una o dos veces al año es la mejor forma de prevenir no solo la diabetes en gatos o en perros, también te permite estar alerta a cualquier otra enfermedad.

Considera la esterilización

La esterilización en perros o en gatos es aconsejable para controlar la natalidad y el posible abandono de cachorros o gatitos. Pero además esta medida previene enfermedades como el cáncer, el desarrollo de tumores y la aparición de la diabetes.


Por qué mi perro estornuda

Resfriado

Los perros también pasan por este cuadro como los humanos y la irritación de las vías respiratorias superiores hacen que presenten tos o secreciones mucosas. Esta condición se le pasará en pocos días y de no ser así, es mejor llevarlo al veterinario.

Alergia

Si tu perro estornuda cuando come o está cerca del polen, polvo, flores, moho, hierba, humo del tabaco o productos de limpieza del hogar, puede ser alérgico a ellos y al estornudar busca eliminar las sustancias que han entrado por su nariz.

Enfermedades respiratorias

Un virus puede ser el causante de que tu perro tenga constantes estornudos. Para saber que está sufriendo este proceso hay que prestar atención a otros síntomas como ojos o glándulas linfáticas hinchados, tos, moco, dificultades para respirar o cansancio.

Ácaros en la nariz

Los ácaros no solo afectan a las personas, sino también a los perros pues pueden alojarse en su nariz y causarles mucha picazón, lo que conlleva a los estornudos.

Estos pueden ingresar mientras excava en la tierra con su cara o si se acerca mucho a otro perros que está invadido por ellos.

VIDEO RECOMENDADO

Mascotas ancianas: ¿Qué cuidados se deben tener?

Mascotas ancianas: ¿Qué cuidados se deben tener?
Mascotas ancianas: ¿Qué cuidados se deben tener?

MÁS SOBRE PERROS