Compost casero, un fertilizante natural para nuestro jardín o plantas. (Foto: Pexels)
Compost casero, un fertilizante natural para nuestro jardín o plantas. (Foto: Pexels)

Si te gusta la y quieres ahorrar en la compra de compost, hacerlo en casa nos significará algo de ahorro. El compost es un abono con nutrientes que sirve para enriquecer la tierra del jardín o las plantas que tengamos en el hogar. Hacerlo es una alternativa más respetuosa con el medio ambiente que los fertilizantes químicos que se venden en diferentes negocios.

MÁS | Trucos para quitar pegamento de las manos en cuestión de minutos

El compost casero crecerá a partir de diversos tipos de materia prima como cáscaras de papas, frutas y verduras, etc. Si no sabemos hacerlo, los desechos se pudrirán, de manera que solo lograremos una masa hedionda que no servirá para nada. A continuación, desde Mag, algunos para hacer compost.

El compost casero crecerá a partir de cáscaras de papas, frutas y verduras, etc. (Foto: Pexels)
El compost casero crecerá a partir de cáscaras de papas, frutas y verduras, etc. (Foto: Pexels)

Cómo hacer compost con trucos caseros

  1. Lo primero que necesitaremos es un compostador, que es un recipiente en el que iremos añadiendo, poco a poco, la materia prima que posteriormente se convertirá en compost. Basta con una caja de frutas de madera, una jardinera grande que ya no utilicemos, cualquier recipiente nos servirá. La única condición es que no esté en contacto directo con el suelo.
  2. Lo segundo es hacer unos agujeritos en la base e ir colocando una primera capa de tierra, y una segunda capa de materiales secos (aserrín, paja, algunas ramas de restos de poda). Estas primeras capas secas evitarán que el fondo de nuestro compostador casero pueda pudrirse y al final se acabe estropeando la mezcla que vamos a hacer.
  3. El tercer paso consistirá en añadir los desechos orgánicos. Iremos intercalando productos húmedos o verdes, con productos secos. De esta manera, y haciéndolo por capas, el compost no olerá a podrido y se habrá echado a perder, y tendremos ese equilibrio que necesita un compost para ser el abono perfecto. Es importante usar guantes para este proceso.
  4. El siguiente paso es regar el porque este abono orgánico necesita de cierto grado de humedad para que se vaya formando. Asimismo, también necesitaremos airearlo. Por tanto, es necesario regarlo de vez en cuando, teniendo cuidado de no encharcar el contenedor.

Este compost casero necesita de un tiempo de elaboración. Deberemos dejar pasar entre 6 y 8 meses, para empezar a extraerlo del fondo del recipiente. La forma de saber que está listo es porque desprenderá un agradable olor que nos recordará a la tierra del bosque. Es recomendable dejarlo reposar unos días una vez que lo hemos extraído, y ya lo tendremos listo para abonar nuestras plantas.

Cómo aprovechar la cáscara de plátano antes de desecharla

  • Para madurar los aguacates. La cáscara de plátano contiene etileno, una sustancia que acelera la maduración. Por ello, para madurar un aguacate solo tienes que ponerlo en una bolsa con unos trozos de la cáscara de un plátano y dejarla cerrada 24 horas.
  • Para ablandar la carne. Si quieres evitar que la carne quede dura al cocinarla, coloca unas cáscaras maduras en la bandeja bajo la carne antes de cocinarla.
  • Para compost casero. Puedes colocar las cáscaras en un recipiente para hacer compost con otros restos de basura orgánica. La cáscara de plátano es de fácil descomposición y, además, aporta nutrientes imprescindibles a la tierra.
  • Como abono para tus plantas. La cáscara de plátano es un excelente abono para hacer crecer las plantas. Para ello, tritura las cáscaras junto con la pulpa con la ayuda de un tenedor y entiérralas alrededor de la semilla.

Cómo limpiar las hojas de las plantas y darles brillo

  • Agua natural: Puedes usar el grifo, una manguera o un pulverizador para limpiar las hojas de las plantas de interior. En caso de que la suciedad sea mucha, puedes mezclar un litro de agua con unas gotas de gel de ducha y rociarlas con este preparado para enjuagar después con agua limpia. Si vas a usar este método, mejor tapar el sustrato o tumbar la planta para que esta mezcla solo se quede en las hojas.
  • Abrillantador natural: Cuando vayas a usarlo, pasa una esponja con agua jabonosa por las hojas para conseguir mejor brillo y limpieza. También puedes emplear como abrillantador natural el aceite de oliva, y con ambos métodos quedarán brillantes las hojas de tus plantas de interior. Esta también es una técnica efectiva para que tu planta luzca unas hojas bonitas, salvo para aquellas con hojas rizadas, aterciopeladas o con pelos pequeños.
  • Cepillo de dientes: Este método es perfecto para aquellas plantas de interior con las hojas aterciopeladas. Son más delicadas y pueden sufrir daños, así que para limpiarlas podemos recurrir a un cepillo de dientes que ya no usemos. Primero, sujeta la hoja y pasa el cepillo con suavidad por encima. Comienza a hacerlo desde la base y avanza con cuidado hasta la punta, y recuerda enjuagar el cepillo de vez en cuando.

VIDEO RECOMENDABLE

Jardinería: Cómo hacer composta en tu casa
El Compostaje es un camino para reciclar los residuos de nuestra huerta, jardín y la cocina.