La luz de la laptop o de tu smartphone puede generar estragos en la piel. (Foto: Andrea Piacquadio en Pexels)
La luz de la laptop o de tu smartphone puede generar estragos en la piel. (Foto: Andrea Piacquadio en Pexels)

La prolongada exposición a pantallas de smartphone, laptops, computadora o televisores, ya sea por el teletrabajo o las clases virtuales, causa signos de envejecimiento, promueve la aparición de arrugas y la pérdida de firmeza. En medio de la pandemia de COVID-19, hay quienes se preguntan qué hacer en nuestra rutina diaria para proteger la , aquí te dejamos algunos trucos de utilidad.

MÁS INFORMACIÓN | 5 trucos que te ayudarán a conciliar el sueño si te despertaste a la mitad de la noche

La nueva normalidad trajo diversas actividades como reuniones de trabajo frente a la laptop, videollamadas a nuestros seres queridos a través del celular y otros dispositivos como tabletas, televisores y lámparas que se encuentran encendidos la mayor cantidad del tiempo. Debido la exposición, nuestra piel se encuentra más propensa a sufrir los efectos de las luces artificiales.

“Existen varios tipos de luces artificiales, como la luz infrarroja, la luz invisible y la luz azul, que afectan el bienestar de las personas. Sin embargo, la luz azul es de las que más despierta interés hoy en día porque es a la que más se encuentran expuestas los adultos durante el día debido al uso frecuente de pantallas de computador, celular y luces artificiales. La manera como la luz azul afecta la piel es muy similar a como lo hacen los rayos UV: penetran profundamente lo que causa efectos en la dermis e, incluso, en el ADN, debido a la formación de radicales libres”, comenta Alicia Peralta, Responsable del Negocio de Químicos para el Cuidado Personal de BASF Peruana.

De acuerdo con la especialista, son precisamente estos tiempos donde más se debe proteger la salud de la piel por lo que recomienda hacer uso de todas las herramientas a nuestro alcance para no exponer la dermis a estas luces que pueden ser contraproducentes en el largo plazo. Además, recalcó que es importante reconocer a qué tipo de luz y rayos estamos expuestos diariamente e identificar los efectos que estos pueden tener en la piel y salud para tomar las medidas proactivas.

Qué cuidados tener

Según estudios de investigaciones dermatológicas, la luz azul podría causar hiperpigmentación en pieles oscuras, lo que afecta su color y aspecto. Además, incrementa la posibilidad de aparición temprana de signos de envejecimiento, promueve la aparición de arrugas, y la pérdida de firmeza de la piel.

  • Es aquí donde resulta importante adoptar esos hábitos:
  • Usar protector solar aunque estés dentros de casa.
  • Lavarte el rostro al despertar y antes de dormir (rutina de limpieza).
  • Incluir vitamina C en la rutina de skincare.

Para proteger la piel de los efectos nocivos de la luz azul también se puede recurrir a productos especializados. BASF, multinacional alemana, ha creado soluciones que funcionan como complemento de la rutina de belleza. Uno de ellos es el Arganyl®, un producto que se extrae de la hoja de argán y que es mezclado en aceites hidratantes y el Ciste’M®, un extracto de ládano (rockrose), conocida como la Fénix Vegetal, que protege el ADN de las células de la piel de los efectos de la exposición a los rayos UVA, UVB y luz visible. Otra opción es el DN-Age®, un bioactivo que viene de la hoja de mata-pasto (Senna alata - candle busch) utilizado en productos anti envejecimiento y de protección solar que ofrece una protección amplia al ADN celular contra UVA, UVB y luz azul.