Con estos sencillos trucos caseros lograrás eliminar las pelusas de la ropa. | Imagen referencial: Pexels
Con estos sencillos trucos caseros lograrás eliminar las pelusas de la ropa. | Imagen referencial: Pexels

¿Notas que aparecen bolitas en casi todas tus prendas de lana? Ello ya no será un problema gracias a estos cuatro sencillos para evitar que la suelte pelusas y lo mejor de todo es que son elementos que están al alcance. Ya no habrá necesidad de comprar costosos aparatos para enfrentar este problema.

MIRA TAMBIÉN | ¿Por qué no debes guardar la leche en la puerta de la nevera?

Para evitar que la ropa suelte pelusas no es necesario comprar aparatos de última tecnología, sino de tener alguno de estos productos a la mano: vinagre blanco, bicarbonato de sodio, congelador o una toalla húmeda. ¿Así de simple? Claro que sí.

Se sabe que las pelusas aparecen en la mayoría de prendas, sobre todo las que son de lana y de colores oscuros, pero si sigues estas recomendaciones podrás extraer todas las bolitas.

Bicarbonato de sodio

Se sabe que el bicarbonato de sodio tiene diversos usos y uno de ellos es evitar que la ropa suelte pelusas. Para ello, solo deberás echar de 2 a 3 cucharadas del elemento junto a tu detergente habitual en cada lavado. Eso sí, procura que el centrifugado sea suave, según precisa el portal .

Vinagre blanco

El vinagre blanco es muy efectivo en temas de limpieza para eliminar bacterias comunes en el hogar, pero también un gran aliado para eliminar las pelusas de la ropa y toallas. Añade 250 ml de vinagre blanco en cada lavado y déjalo que haga su trabajo. Si son toallas nuevas, echa dos tazas de vinagre en su primer lavado.

Toallas húmedas

Según el portal Hogarmania, uno de los mejores y más efectivos es poner una o dos toallas húmedas dentro de la lavadora antes de meter las prendas. ¿Qué tipo de toallas se recomienda usar? De preferencia las que se emplean para el cuidado del bebé.

Congelador

El truco del congelador también tiene mucha efectividad en estos casos. Lava por separado, de preferencia con agua fría y un centrifugado a revoluciones bajas, esto para que no se dañe la ropa.

Después que la prenda esté limpia y seca, dóblalo con cuidado y mételo en una bolsa de plástico con cierre hermético. Finalmente, ponlo dentro del congelador por un tiempo de 24 horas.


Síguenos en nuestras redes sociales: