La llegada de los Reyes Magos a Belén se celebra cada 6 de enero con diversas tradiciones, como dejar un zapato y recibir regalos. (Foto: Angeles Balaguer / Pixabay)
La llegada de los Reyes Magos a Belén se celebra cada 6 de enero con diversas tradiciones, como dejar un zapato y recibir regalos. (Foto: Angeles Balaguer / Pixabay)

Melchor, Gaspar y Baltasar están por llegar a Belén para celebrar el nacimiento de Jesús y los Reyes Magos están llenos de tradiciones en todo el mundo. Cada país tiene una manera diferente de recibir la , pero lo que no falta es la Rosca de Reyes o la costumbre de poner un zapato en la puerta o ventana cuando se acerca el 6 de enero.

MÁS INFORMACIÓN | Rosca de Reyes: significado, historia y receta para prepararla en casa este 6 de enero

Tradición del zapato

Es una alusión a la bondad de las personas y, según desde Infobae, la leyenda cuenta que dos compañeros de juegos de Jesús, al verlo siempre descalzo, le regalaron sus propios zapatos, que dejaron un día por la noche en la ventana de su casa. Al día siguiente, su calzado apareció de vuelta lleno de regalos en recompensa a su generosidad.

MÁS INFORMACIÓN: Cómo celebrar la Bajada de Reyes Magos en casa

Esta no es la única explicación, otra tradición asegura que poner un zapato en la víspera de la llegada de los Reyes Magos (el 5 de enero por la noche) es para que ellos sepan con exactitud cuántas personas viven en esa casa y, de acuerdo al tamaño de este, descubren qué regalo deben dejar.

Hay quienes también dejan un zapato viejo con pasto cerca a una ventana o lugar abierto para que los camellos se alimenten. Gracias a esto, , quienes seguían la estrella de Belén, dejarán un obsequio.

En diversos países del mundo es tradición que los Reyes Magos dejen regalos a los niños cada 6 de enero. (Foto: Pixabay)
En diversos países del mundo es tradición que los Reyes Magos dejen regalos a los niños cada 6 de enero. (Foto: Pixabay)

Carta en el zapato

El Día de Reyes también es celebrado por los niños escribiendo una carta con los regalos que desean recibir y dejándola dentro o al lado de un zapato que debe estar próximo al pesebre. Esto se hace en la víspera del 6 de enero y, al amanecer, encontrarán una gran sorpresa.

Otra opción es dejar la carta y el zapato al pie del árbol de Navidad, así los pequeños tienen la seguridad de que los regalos llegarán.