Tan solo necesitarás algunos utensilios y dos esponjas. Aquí te enseñamos a limpiar fácilmente tus ventanas. (Foto referencial: Pixabay)
Tan solo necesitarás algunos utensilios y dos esponjas. Aquí te enseñamos a limpiar fácilmente tus ventanas. (Foto referencial: Pixabay)

Para tenerlas impecables. Hay quienes la pasan mal al momento de dejar las ventanas de su casa impecables, pues suele ser una labor complicada cuando son muy altas y hasta riesgoso. Dentro de las herramientas más usadas para esta labor destaca el limpiacristales magnético, un producto que se vende a través de distintas webs de productos caseros pero que también se puede fabricar de forma sencilla. Aquí te dejamos un gran para hacerlo con tus propias manos. Toma nota.

MÁS INFORMACIÓN | Trucos caseros para limpiar las puertas de madera y dejarlas como nuevas

Gracias a las esponjas que se adhieren desde ambos lados, este utensilio facilita el dejar relucientes las lunas tanto por dentro como por fuera. Si no quieres comprarlo, presta atención a cómo hacerlo tú mismo.

El truco para hacer un limpiacristales magnético

La mayoría de materiales para poder elaborarlo lo encontrarás en casa y sino toma nota para que lo compres por anticipado en una ferretería o negocio local.

  • Lo primero que necesitarás son 2 esponjas, 2 imanes potentes, un cúter, aguja e hilo.
  • Haz una ranura en el centro de las esponjas con el cúter.
  • Una vez hecha, introduce un imán que sea potente dentro de cada esponja. Desde ‘El mueble’ que no sea un imán de nevera y que se coloquen de forma que se atraigan o no funcionará.
  • Cose la ranura con aguja e hilo para que el imán no se salga.
  • Un buen truco es marcar con un rotulador o un diseño diferente cada esponja para acordarte y saber cómo colocarlas de manera que se atraigan.
  • ¿Cómo utilizarlo? Pues colocar una esponja a un lado y la otra al lado contrario de la ventana. Cuando muevas la esponja que está por dentro, también se moverá la que está por fuera.
  • Solo queda echar algún líquido en la luna y podrás limpiar fácilmente tus cristales por fuera sin ponerte en riesgo por la altura.

Cómo limpiar las persianas por fuera

Aquí te enseñamos cómo limpiar persianas de forma eficaz y segura, con unos sencillos trucos caseros:

  • Para no arriesgarnos a sacar medio cuerpo fuera de la ventana, el primer truco consiste en quitar el tambor de la persiana. Es donde se enrolla, y suele estar atornillada, por lo que sacarla no es fácil, pero sí es bastante menos arriesgado llevar a cabo esta labor para la limpieza.
  • Una vez que se ha quitado la tapa del tambor, utilizaremos una escalera para limpiar la persiana lama por lama, y también las ranuras entre lamas. Pasaremos un paño húmedo que iremos enjuagando, y con un producto de limpieza adecuado para el material de la persiana.
  • Limpiar persianas es una tarea necesaria, pero bastante difícil y trabajosa. Hace falta paciencia y tiempo. La buena noticia es que como no se hace muy a menudo, lo mejor es limpiarlo todo a fondo, y también el hueco del tambor, donde es posible que encontremos mucho polvo.
  • Los productos de limpieza para limpiar las persianas dependerán del material del que está hecha la persiana. Si las persianas son de madera, los productos para limpiar superficies de madera como la cera para muebles son perfectamente válidos para las persianas. Para limpiar persianas de plástico, lo mejor es utilizar una esponja con agua (mejor caliente) y algún tipo de limpiador jabonoso suave (un jabón de lavavajillas es perfecto).
  • Si las persianas tienen algo de grasa impregnada porque están en una cocina, también podemos usar un desengrasante como el que utilizamos en la cocina. Después, bastaría con pasar un paño húmedo para enjuagar, y ya tenemos las persianas de plástico limpias.

Trucos caseros para limpiar el espejo sin dejar marcas

1. Jabón líquido y agua

Esta preparación resulta muy eficaz para eliminar la suciedad superficial del espejo.

  • Lo primero es eliminar el polvo pasando un paño limpio de microfibra.
  • En un balde o recipiente colocar medio litro de agua templada y un chorrito de jabón líquido o lavavajillas.
  • Moja una espátula limpiacristales en la mezcla y pásala por todo el espejo.
  • Con la goma que trae el limpiavidrios retira el agua del cristal (siempre con movimientos que sigan el mismo sentido, como de arriba hacia abajo)
  • Para finalizar pasa un papel periódico en la misma dirección.