Gorditas de queso fresco. (Young Sok Yun|Flickr)
Gorditas de queso fresco. (Young Sok Yun|Flickr)

La tiene mucho que ofrecer al mundo. En esta tradicional de las populares gorditas se hace la masa con harina de maíz y se rellena con queso. Las gorditas son un platillo mexicano elaborado a base de masa de maíz o trigo, rellenas de chicharrón, frijol u otros ingredientes diversos, dependiendo de la zona. A continuación la más fácil.

MIRA: Por qué NO es buena idea guardar la leche en la puerta de la refrigeradora

INGREDIENTES PARA LAS GORDITAS

  • 1 kilo de masa de maíz
  • 125 gramos de de maíz
  • Sal, al gusto
  • ½ kilo de queso fresco
  • 2 tazas de aceite de maíz
MIRA: El truco para que las papas fritas te queden perfectas

PREPARACIÓN DE LAS GORDITAS

  1. Coloca la masa en un recipiente grande junto con la harina de maíz y la sal, agrega un poco de agua y amasa, agregando más agua si es necesario, hasta obtener una pasta manejable.
  2. Forma bolitas del tamaño deseado, rellénalas con queso fresco y presiónalas entre tus manos para aplanarlas un poco.
  3. Calienta el aceite en un sartén a fuego medio-alto y fríe las gorditas hasta que se hayan cocido por dentro y dorado por fuera.

FICHA DE LAS GORDITAS

Dificultad: fácil.

Tiempo: 50 minutos.

Porciones: 8.

Calorías: 204 por porción.

RECETA DE GUACAMOLE

Prepara la receta original de guacamole en simples pasos (Foto: Freepik)
Prepara la receta original de guacamole en simples pasos (Foto: Freepik)

Ingredientes

  • 6 aguacates medianos
  • 2 tomates pequeños
  • 1 cebolla morada mediana
  • 1 limón
  • 1 cucharada de cilantro picado (culantro)
  • 1 chile serrano (si te gusta el picante)
  • Sal al gusto

Preparación

  • Pela la cebolla y corta en cubos pequeños. Haz lo mismo con los tomates.
  • Corta los aguacates por la mitad hasta la semilla y gira cada parte. Con una cuchara retira todo el contenido de esta fruta y colócalo en un recipiente.
  • Luego, con un tenedor, comienza a aplastar hasta conseguir una pasta más o menos con irregular.
  • Exprime el limón directamente sobre la mezcla y aplasta nuevamente.
  • Añade la cucharada de cilantro picado.
  • Agrega el tomate, la cebolla picada y una pizca de sal.
  • Pica el chile serrano muy fino. Este paso es opcional, solo si te gusta el picante, aunque la receta original de guacamole tiene este ingrediente.
  • Por último, lo añades a la mezcla y remueves todo muy bien. ¡Listo!

RECETA DE PICO DE GALLO

Pico de gallo salado: una de las salsas más tradicionales de México (Foto: Freepik)
Pico de gallo salado: una de las salsas más tradicionales de México (Foto: Freepik)

Ingredientes

  • 1 tomate grande cortado en cuadraditos pequeños
  • 2 chiles serranos cortados en cuadraditos pequeños
  • 1/3 cebolla mediana cortada en cuadraditos pequeños
  • 1/3 taza de cilantro picado finamente
  • 1 limón
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Coloca el tomate, los chiles y la cebolla picada en un recipiente. Remueve bien.
  2. Luego, exprime el limón encima de la preparación.
  3. Añade el cilantro picado y remueve otra vez con mucho cuidado para los ingredientes mantengan su textura.
  4. Sazona con un poco de sal y cubre el recipiente con un plástico.
  5. Por último, lleva a la refrigeradora y deja la salsa ahí por lo menos 20 minutos antes de servir. ¡Listo! Ya tienes una deliciosa . Si te sobró un poco, no te preocupes, se mantiene muy bien en el frío hasta por tres días. Cabe mencionar que la textura de los ingredientes no será lo mismo, pero sí conservan su sabor. Haz esta en casa y dale un sabor especial a tus comidas.

VIDEO RECOMENDADO

El truco para que no se pegue a la olla

Arroz blanco, el truco infalible para que no se pegue a la olla| Video

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

El truco para que los huevos estrellados salgan perfectos

¿Cómo hacer unos huevos estrellados perfectos y sin aceite?: conoce el truco de la preparación

El truco para que las papas fritas te salgan crujientes

Papas fritas crujientes, ¿cuál es el truco para que queden perfectas?

El truco para no llorar cuando cortas cebolla

El truco para no llorar cuando cortas cebolla