Con estas recomendaciones ya no tendrás que desperdiciar los alimentos (Foto: Freepik)
Con estas recomendaciones ya no tendrás que desperdiciar los alimentos (Foto: Freepik)

Muchas veces hacemos comida de más, la guardamos en un recipiente y la llevamos al congelador. Entonces tenemos dos opciones: dejarla ahí por varios días, para que al final se malogre y se tenga que tirar a la basura, o podemos aprovecharla en otras preparaciones, y de esta manera ahorrar tiempo y dinero.

MÁS INFORMACIÓN: 5 alimentos para recuperarnos del empacho de Nochebuena

Lo mencionado anteriormente se le conoce como cocina de reciclaje o aprovechamiento, y es una filosofía que comienza en el supermercado, al comprar solo lo necesario, luego continúa mientras estamos cocinando y se mantiene cuando conservamos lo que ha sobrado de la comida. Si quieres saber cómo aprovechar al máximo tus excedentes, sigue estas recomendaciones.

Sobras de pasta

Si te sobró un poco de pasta, vierte un chorito de aceite de oliva, remueve bien y deja que se enfríe. Después, guárdala en un recipiente y lleva a la nevera. Puedes usar este alimento para preparar cualquier plato de pasta, ya sea un clásico con salsa de tomate o una ensalada.

Si cuando retires la pasta de la nevera está hecha un bloque de hielo, pon a hervir agua en una olla mediana y ten a la mano un colador grande. Cuando entre en ebullición, agrega el , déjalo un minuto y sácalo rápidamente con el colador o espumadera. La pasta se habrá despegado y también calentado. Remuévela y úsala en la que prefieras.

Sobras de arroz

para que lo uses en otras comidas. Para deshacer el bloque de arroz, calienta una sartén con unas gotas de aceite de oliva. Utiliza una cuchara de madera grande y ve moviendo. En pocos minutos tendrás arroz suelto y al dente.

Si vas a utilizar el arroz en un guiso o una preparación con bastante caldo puedes saltarte el paso anterior. Simplemente debes colocar el bloque de arroz en la olla con tu guiso caliente y con una cuchara de madera ve deshaciendo poco a poco. Sin aplastar.

Puedes usar este alimento en cualquier platillo, desde salteados a guisos y sopas. También para dulces y postres; por ejemplo, si tienes arroz blanco, sin sal, puedes hacer rápidamente un para el desayuno.

Arroz blanco. (Marco Verch | Flickr)
Arroz blanco. (Marco Verch | Flickr)

Sobras de verduras cocidas

Zanahorias: puedes preparar una deliciosa crema. También puedes servirlas con un cuscús, machacarlas con papata para hacer puré, entre otras recetas. Al estar muy blandas también te sirven para untar tostadas. Solo añade unas semillas de sésamo o linaza, una pizca de sal y aceite de oliva.

Nabos: puedes aplastarlos junto a una patata y hacer un puré muy cremoso.

Apio: sécalo bien, córtalo en trocitos y úsalo en ensaladas. También sirve para patés vegetales.

Cebolla: prepara un pisto casero con los restos de cebolla y algunos pimientos. Solo tendrás que agregar un chorrito de aceite de oliva, añadir calabacín y unos tomates. El tiempo de preparación será menos ya que la cebolla y los pimientos ya están cocidos.

(Foto: Freepik)
(Foto: Freepik)