El consumo de frutas de forma entera nos ayudan a reducir la ansiedad. (Foto: Andrea Piacquadio / Pexels)
El consumo de frutas de forma entera nos ayudan a reducir la ansiedad. (Foto: Andrea Piacquadio / Pexels)

La pandemia no solo cambió la vida de las personas al hacer que muchas permanezcan en casa realizando teletrabajo o clases virtuales con el fin de evitar más contagios, sino que en algunos casos generó un efecto negativo a nivel emocional y mental. Es aquí donde se han registrado casos de y mayor ingesta de ciertos alimentos (grasas “trans”, bebidas azucaradas, golosinas) que, a la larga, no producen ningún beneficio al cuerpo.

MÁS INFORMACIÓN: 5 alimentos que debes evitar si padeces de ansiedad

Romy Díaz, directora de la carrera de Psicología de la Universidad Privada del Norte (UPN), explicó que es vital buscar lo positivo de las cosas y “desarrollar la gratitud, elegir cada día algo por qué agradecer y si se le tiene que decir a alguien, hacerlo. Eso motivará a que uno se sienta mejor e inspirará a la otra persona. Es importante dar gracias por aquello que tenemos e iniciar el día con mayor optimismo”, además de cuidar el cuerpo, tanto a nivel físico como espiritual.

Es aquí donde los especialistas resaltan la importancia de alimentarnos saludablemente, así como buscar terapias de relajación, meditación, bailar o realizar alguna actividad física.

“Es normal sentir emociones de tristeza, ansiedad o miedo, porque no se tienen relaciones con contacto físico, existe temor a contagiarse, a quedarse sin empleo. El hecho de no salir o de perder a algún familiar hace que afloren estos sentimientos”, indicó Romy Díaz.

Cómo aprovechar los alimentos

Para alejar la ansiedad y atraer el optimismo hay que impulsar las hormonas de la felicidad (endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina) para que el estado de ánimo mejore. Para aumentar los niveles de serotonina, sustancia química del cerebro que actúa como calmante, hay ciertos alimentos que son de gran utilidad. Gisella Espinoza, nutricionista familiar, reveló cuáles son:

  • Los ácidos grasos omega 3 de los pescados, favorecen nuestro equilibrio psicológico, el DHA Y EPA en su contenido ayudan a tolerar mejor las situaciones de estrés.
  • El consumo de frutas de forma entera sin licuar, donde se aprovechan la fibra de su cáscara comestible, la pulpa y sus semillas brindan una gran cantidad de antioxidantes que permiten un mejor desempeño de nuestro sistema nervioso central.
  • Mejorar el consumo diario de agua es indispensable para estar sanos, pues es el principal vehículo de las transmisiones electroquímicas que suceden en nuestro organismo. Las necesidades de agua se calculan de acuerdo a la edad, peso, actividad física y situación de salud.
  • El magnesio dentro de los cereales integrales, frutos secos, semillas, leguminosas y en vegetales de hojas verdes como espinaca, también ayudan a regular los niveles de cortisol, pues cuando tenemos deficiencia de este mineral solemos tener dolores de cabeza, agotamiento y fatiga, lo que puede agravar los efectos del estrés.
  • Los frutos secos como los pistachos pueden suavizar el impacto que tienen las hormonas del estrés en el cuerpo. Comer un puñado de pistachos al día puede disminuir la tensión arterial, de forma que no se eleve tanto si tenemos un aumento de adrenalina. Las almendras, nueces, avellanas, semillas de calabaza y girasol contienen vitamina E que refuerza el sistema inmunológico y varias vitaminas del complejo B, por lo que pueden hacer que el cuerpo sea más resistente durante los episodios de estrés.
  • Se deben consumir más carbohidratos complejos como los cereales de grano integral, las frutas y verduras, pues su digestión es más lenta que los carbohidratos simples que se encuentran en las harinas refinadas de panes blancos, arroz, fideos, azucares, jugos industrializados, gaseosas, productos de pastelería, por tanto el cerebro podrá construir mayor cantidad de serotonina para sentirse bien.
  • Los alimentos fuentes de vitamina C como las frutas camu camu, aguaymantos, kiwi, naranjas, mandarinas o verduras como el brócoli, pimiento, tomate pueden reducir los niveles de hormonas del estrés, al mismo tiempo que refuerza el sistema inmunológico.
  • Los granos de cacao son una fuente principal de flavonoides antioxidantes, que también pueden acumularse en el cerebro, especialmente en las regiones relacionadas con el aprendizaje y la memoria, y pueden evitar el daño y proteger la salud del cerebro a largo plazo. Otra especia a incluir: la cúrcuma, una fuente potente del compuesto curcumina, fácil de absorber y que puede reducir la inflamación en el cerebro, por tanto ayudarnos en situaciones de estrés.

TAGS RELACIONADOS