• FOTO 1 DE 3 | Hay muchas razones por las que deberías entrenar a tu mascota y, a continuación, te decimos cuáles son las más importantes. | Foto: Pexels | (Desliza a la izquierda para ver más fotos)
    1/3

    FOTO 1 DE 3 | Hay muchas razones por las que deberías entrenar a tu mascota y, a continuación, te decimos cuáles son las más importantes. | Foto: Pexels | (Desliza a la izquierda para ver más fotos)

  • FOTO 2 DE 3 | Hay muchas razones por las que deberías entrenar a tu mascota y, a continuación, te decimos cuáles son las más importantes. | Foto: Pexels | (Desliza a la izquierda para ver más fotos)
    2/3

    FOTO 2 DE 3 | Hay muchas razones por las que deberías entrenar a tu mascota y, a continuación, te decimos cuáles son las más importantes. | Foto: Pexels | (Desliza a la izquierda para ver más fotos)

  • FOTO 3 DE 3 | Hay muchas razones por las que deberías entrenar a tu mascota y, a continuación, te decimos cuáles son las más importantes. | Foto: Pexels | (Desliza a la izquierda para ver más fotos)
    3/3

    FOTO 3 DE 3 | Hay muchas razones por las que deberías entrenar a tu mascota y, a continuación, te decimos cuáles son las más importantes. | Foto: Pexels | (Desliza a la izquierda para ver más fotos)

Todos soñamos con tener un obediente. Pero este sueño solo puede convertirse en realidad si dedicamos el suficiente tiempo a la educación de nuestras . Entrenarlas no significa enseñarle únicamente trucos. Se trata de incentivar conductas positivas que permitan una convivencia segura con los individuos a su alrededor. Hay muchas razones por las que deberías entrenar a tu mascota y, a continuación, te decimos cuáles son las más importantes.

Estimular el cuerpo y la mente

Todos los animales son inteligentes, sensibles y tienen mucha energía que gastar. Aunque muestren diferentes personalidades y necesidades, requieren una constante estimulación física y cognitiva para llevar una vida feliz. El sedentarismo no es un estilo de vida positivo o saludable para ninguna especie.

El adiestramiento es el ejercicio más completo que podemos ofrecer a nuestras mascotas. Educar a tu perro es un proceso que permite presentarle constantemente nuevos desafíos. Con el refuerzo adecuado, tu compañero permanecerá motivado, mostrándose predispuesto a aprender algo nuevo.

Los perros requieren una constante estimulación física para llevar una vida feliz. (Foto: Pexels)
Los perros requieren una constante estimulación física para llevar una vida feliz. (Foto: Pexels)

Fomentar interacciones positivas

Educar a tu mascota también va más allá de las órdenes de adiestramiento. La socialización es parte importante de la educación de cualquier animal de compañía. Porque durante este proceso, ellos aprenden a relacionarse de forma positiva con los demás individuos y estímulos de su entorno.

Gran parte de los problemas de comportamiento, como la agresividad y la protección de recursos, deriva de una mala socialización. Además, las mascotas que no fueron debidamente socializadas no tienen la oportunidad de desarrollar su confianza. En consecuencia, suelen tener dificultad de interactuar con otros, mostrándose excesivamente miedosas o nerviosas en la presencia de extraños.

Simplificar tu vida

Al entrenar a tu mascota, lograrás simplificar una serie de procesos. Por ejemplo, llevar al veterinario a un animal que no está adaptado a su kennel (transportín) es un dolor de cabeza. Un paseo con un perro que ladra a todo el mundo o tira demasiado de la correa, resulta bastante estresante. Y ni que decir de intentar cortar las uñas a un perro que no está habituado con este tipo de manipulación.

Al incentivar que nuestra mascota se adapte a los elementos y estímulos de su vida cotidiana, evitamos exponerla a contextos de elevado estrés y fortalecemos nuestro vínculo. Incluso seremos capaces de planificar un viaje de vacaciones en su compañía, algo que tal vez se te haya cruzado por la mente.

Cómo hacerlo:

  1. Para empezar, ya debe dominar el comando “siéntate”.
  2. Abre la mano en frente de él y dile "quieto".
  3. Camina 2 pasos hacia atrás y premiarlo si se quedó quieto.
  4. Aumenta los pasos que das hacia atrás poco a poco y premiarlo por su esfuerzo aunque sean pocos segundos. Dale el premio y también mucho afecto.

Las galletas que le brindas a tu perro deben ser aquellas que, por lo general, reservas para casos especiales. Si son del mismo sabor de las croquetas diarias, es posible que te las rechace y no lo verá como premio.

Recuerda que no existe ningún idioma que se adecue mejor a tu mascota. Por lo general dirán que es el alemán, pero el cachorro, al aprender cosas, puede acomodarse bien a tu tono de voz.

¿Por qué los perros rascan la cama antes de dormir?

Limarse las uñas

Para que no le incomoden al estar muy largas, él buscará rascar su cama u otros muebles para limarlas. Lo mejor es mantenerlas cortas, ya sea llevándolo al veterinario o haciéndolo en casa con mucho cuidado.

Eliminar energía

Al igual que los humanos, los perros también se estresan y necesitan descargar la energía acumulada. Rascando su cama descargarán tensiones. Aquí entra la importancia de los juegos o paseos en el parque o jardín para que se canse y no presente problemas de comportamiento en casa.

Marcar su territorio

Al igual que lo hacen con la orina, también determinan cuál es su territorio con el olor de algunas de sus glándulas, como las que tienen en las almohadillas de las patas, por donde sudan. Rascando la cama u otras superficies logran impregnar su aroma en la tela.

Regular su temperatura

Esta acción es muy común cuando hace frío y con ella buscan aumentar su temperatura o regularla antes de dormir.

Cómo saber si tu perro o gato está enfermo

No todos los gatos y perros muestran de la misma forma que se encuentran mal o padecen dolor. Pero, ¿en qué debemos fijarnos y tener en cuenta para saber detectar si nuestro perro o gato está enfermo?:

Desánimo y desinterés

Uno de los primeros síntomas a tener en cuenta es si el gato o el perro reduce, de la noche a la mañana, su nivel de actividad o come menos. La apatía, la falta de interés y las pocas ganas de jugar o interaccionar con las personas pueden ser una primera señal de alerta.

Temperatura corporal

Gatos y perros tienen una temperatura corporal distinta a la de los humanos. Su temperatura corporal normalmente oscila entre los 38 y los 39 grados. Si se puede colocar el termómetro al animal, que no es fácil, y aparece un temperatura por encima de los 39, acude al veterinario de inmediato.

Observar los ojos

Es un buen indicador de su estado de salud. Hay secreciones lacrimales, no obstante, que son normales, siempre que no sean de color verde o amarillo. Hay razas más predispuestas a las secreciones lacrimales, como los perros yorkshire o el maltés.

Problemas digestivos

En los gatos no es raro que el animal vomite puntualmente. Otra cosa bien distinta es si el gato vomita cuando ingiere comida o incluso tan solo bebiendo agua. Si sucede esto, hay que acudir al veterinario.

Orina

Si el gato o el perro bebe constantemente agua y orina repetidamente, con mucha más frecuencia de la habitual, hay que ponerse en alerta y llevar al animal al veterinario. No es fácil de detectar, especialmente en verano, cuando los animales beben más agua.

VIDEO RECOMENDADO

La importancia de las vacunas en las mascotas

La importancia de las vacunas en las mascotas

MÁS SOBRE MASCOTAS

TAGS RELACIONADOS