¿Puedes pararte en una sola pierna durante 10 segundos? (Foto: Pixabay)
¿Puedes pararte en una sola pierna durante 10 segundos? (Foto: Pixabay)

¿Puedes pararte en una pierna por 10 segundos? Si es así y tienes más de 50 años, muy bien, pero si se te ha hecho dificil o no has podido, presta atención a este estudio publicado por British Journal of Sports Medicine que relaciona la falta de equilibro con el riesgo de muerte.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cuáles son sus síntomas de la deficiencia de vitamina D?

Se trata de una investigación observacional, no causal realizada por un grupo de expertos del Reino Unido, Australia, Estados Unidos, Finlandia y Brasil y ha sido publicadoaen . Según sus responsables, esta prueba de equilibrio sencilla y segura podría incluirse en los controles rutinarios de salud de los adultos mayores.

A diferencia de la aptitud aeróbica, fuerza y flexibilidad musculares, el equilibrio tiende a conservarse razonablemente bien hasta la sexta década de vida, cuando empieza a decaer con relativa rapidez, explican en un comunicado los investigadores, que indican que hay pocos datos concretos que lo relacionen con resultados clínicos distintos de las caídas.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Quiénes y cómo lo deben tomar vitamina D?

¿DE QUÉ TRATA EL TEST DE EQUILIBRIO?

Los científicos se basaron en el estudio de cohorte CLINIMEX Exercise. El análisis actual incluyó a 1,702 participantes de entre 51 y 75 años en su primer control, entre febrero de 2009 y diciembre de 2020; alrededor de dos tercios (68%) eran hombres.

En 2009, los participantes se sometieron a un chequeo en el que se les midió los pliegues cutáneos y el tamaño de la cintura. Tras estas dos primeras comprobaciones y tras comprobar su historial clínico, realizaron el test a todos aquellos individuos que presentaban un estado de salud estable.

El estudio se realiza durante los chequeos médicos (Foto: Getty)
El estudio se realiza durante los chequeos médicos (Foto: Getty)

¿CÓMO SE HACE EL TEST DE EQUILIBRIO?

El test consistió en mantener el equilibro parándose sobre una sola pierna durante 10 segundos, sin ningún tipo de apoyo adicional. Para hacerlo aún más complejo, también les pidieron que colocaran la parte delantera del pie libre sobre la parte posterior de la pierna contraria, manteniendo los brazos a los lados y la mirada fija hacia delante. Se permitieron hasta tres intentos con cada pie. Sin embargo, un 20,4% de los participantes no lo consiguieron.

De esta manera, los investigadores pudieron comprobar que a edad más avanzada, más probabilidad de fracaso en el test. Este se duplicaba en intervalos de cinco años, llegando al rango de 71 a 75 con un 54% de fallos en el test.

¿CUÁLES FUERON LOS RESULTADOS?

El grupo de investigadores hizo un seguimiento a todos los participantes hasta 2020 y durante este periodo de tiempo fallecieron 123.

Las causas de estas muertes fueron:

  • cáncer (32%)
  • enfermedades cardiovasculares (30%),
  • enfermedades respiratorias (9%)
  • COVID-19 (7%).

Esto significa que hubo un 7,2% de fallecidos, de los cuales el 17,5% eran individuos que no pasaron el test, frente a un 4,5% que sí lo consigió, lo que refleja una diferencia del 13%.

En general, los que no superaron el test tenían peor salud: una mayor proporción eran obesos y/o padecían enfermedades cardíacas, hipertensión arterial y perfiles de grasa en sangre poco saludables, indica un cable de la agencia EFE.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL EQUILIBRIO?

Sin que la falta equilibrio haya podido afectar de forma directa en la muerte de los participantes, la investigación recuerda que trabajarlo puede salvarte la vida a partir de una cierta edad, ya que, como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que cada año 684 mil personas mueren a causa de caídas en todo el mundo. Además, se producen 37,3 millones de caídas que requieren atención médica por su gravedad.

Para prevenir estas caídas, existen ejercicios para mejorar la marcha y el equilibrio y entrenamiento funcional que son muy recomendables para las personas mayores.

Además, el estudio también indica que sería potencialmente beneficioso incluir este test como parte de los exámenes físicos rutinarios en personas de mediana edad y mayores.

TAGS RELACIONADOS