El golpe de calor se produce cuando sobre exigimos a nuestras mascotas a actividades que generan calor corporal. (Foto: Pixabay)
El golpe de calor se produce cuando sobre exigimos a nuestras mascotas a actividades que generan calor corporal. (Foto: Pixabay)

En días de intenso sol no solo las personas la pasan mal, sino también las mascotas. Sobre exigirlos en actividades que generan calor corporal, en un lugar no tan ventilado o con un calor excesivo (época de verano), sin brindarles la debida hidratación puede ocasionar que sufran el peligro golpe de calor, que en algunos casos deriva en la muerte.

Esto no es una enfermedad, sino el sobrecalentamiento corporal, que afecta a razas sensibles como lo son el bulldog francés, bulldog inglés, pug, la mayoría de los perros y gatos braquiocefálicos (mascotas con cráneo corto), según explica Silvia Panta, profesora de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

La también directora de la Clínica Veterinaria de la UPCH explicó para que los perros no se afecten por las altas temperaturas, lo más recomendable es no realizar paseos cuando el sol está muy fuerte (entre 11 a.m. y 4 p.m.), pues esto daña las almohadillas plantares.

En esta temporada de verano es vital llevar siempre líquido para tener hidratadas a las durante los paseos o ejercicios y evitar llevarlas en carro en distancias muy largas pues “no se ventilan como las personas y el aire acondicionado no las calma y el estrés, en conjunto, las sofocará más, provocando que se agite y caliente el cuerpo más de lo normal”.

¿Cómo identificar un golpe de calor?

  1. Empieza a jadear más de lo normal, la lengua en algunos casos se pone cianótica, ya que no hay una correcta ventilación
  2. Presenta vómitos con liquido espumoso (esto podría causar una falsa deglución).
  3. Hay desmayos o inmovilización de la mascota.
  4. Se evidencia una tos constante (no puede respirar bien).
  5. Si la temperatura de la mascota pasa los 40 grados centígrados puede provocar una ruptura de algún órgano funcional, y se corta la respiración, provocando asfixia.

Por último, la especialista recalcó que en verano las mascotas no deben ser llevadas a la playa y que al primer signo de agitación excesiva o desmayo, hay que llevarlos al veterinario de inmediato o bañarlos con agua fría, así les bajará la temperatura corporal, que casi siempre es más de 40 grados centígrados (temperatura corporal normal es de 38.5 a 39.5).

TE PUEDE INTERESAR