La leche evaporada es clave para que muchas recetas salgan deliciosas y con buena textura. (Foto: Pexels)
La leche evaporada es clave para que muchas recetas salgan deliciosas y con buena textura. (Foto: Pexels)

La leche evaporada, también conocida como leche parcialmente evaporada o semi-evaporada, es un ingrediente básico en una infinidad de y preparaciones de todo tipos, sobre todo para preparar . Su sabor y características permiten crear verdaderas delicias.

MIRA: ¿Cuál es la diferencia entre harina preparada y sin preparar?

Para obtenerla, a la leche de vaca se le extrae aproximadamente un 60% de agua. De este proceso se logra un lácteo que se adquiere comúnmente enlatado y que dura mucho tiempo en la despensa del hogar (siempre guiándose de la fecha de vencimiento).

MIRA: Cómo preparar churros caseros

Aunque visualmente se parece a la leche condensada, no hay que confundirlas, pues la leche evaporada no lleva azúcar en su preparación y no siempre se usa únicamente para postres caseros.

Mira también:

La leche evaporada tiene el mismo valor nutritivo que otras clases de leches, así como un aporte de proteínas de alto valor biológico. Además es rica en vitaminas y minerales como el calcio. Por ese motivo, está presente en cremas, salsas y dulces.

¿Qué preparar con leche evaporada?

Para que disfrutes de los beneficios de este lácteo, aquí te compartimos algunas y que te sacarán de apuros cuando te provoque un postre en casa.

1. Mousse de limón

Su preparación es muy fácil y solo te tomará 5 minutos. Rinde de 8-10 porciones.

Ingredientes:

  • 196 ml de Leche evaporada
  • 2 limones
  • 100 gr de azúcar

Preparación:

  1. Poner el tarro de leche en el refrigerador y dejarlo 24 horas. Verter el contenido en un recipiente alto y batirlo.
  2. Cuando empiece a tomar volumen, añadir el zumo de los limones, poco a poco y sin dejar de batir.
  3. Luego añadir el azúcar, cucharada a cucharada.
  4. Repartir el mousse en copas y dejarlo en el refrigerador hasta el momento de comerlo.
El mousse se puede decorar con chocolate rallado o frutos como el arándano o frambuesas. (Foto: Pixabay)
El mousse se puede decorar con chocolate rallado o frutos como el arándano o frambuesas. (Foto: Pixabay)

2. Postre de limón

Ingredientes:

  • 3 paquetes de galletas Marías o de vainilla
  • 400 gr de leche condensada
  • 400 gr de leche evaporada
  • 200 ml de zumo de limón
  • 1 vaso de leche
  • Canela en polvo

Preparación:

  1. En un recipiente agregar la leche condensada, la evaporada y el zumo de limón. Batir hasta que todo se mezcle muy bien. Reservar.
  2. En una fuente poner en el fondo galletas y sobre ellas la preparación anterior. La idea es tener varias capas de galletas, mezcla, galletas, mezcla. Recuerda mojar en leche las galletas antes de ponerlas entre capa y capa. De esta forma el postre queda más jugoso.
  3. Una vez listo, meter el recipiente en la nevera durante un mínimo de 12 horas, si puedes de un día para otros mucho mejor.
  4. Antes de servir poner un poco de canela molida para decorar.
El flan es un postre que se prepara con huevos, leche evaporada y azúcar. (RitaE | Pixabay)
El flan es un postre que se prepara con huevos, leche evaporada y azúcar. (RitaE | Pixabay)

3. Flan de queso

La leche evaporada, además de aportar poca grasa, le da una textura muy cremosa y ese sabor ligeramente tostado de su elaboración.

Ingredientes:

  • 310 grs de queso fresco
  • 340 grs de leche evaporada
  • 100 ml. de leche
  • 180 gramos de azúcar
  • 3 huevos enteros
  • 3 yemas
  • 120 gramos de azúcar más para hacer el caramelo

Preparación:

  1. En un recipiente poner el queso fresco desmenuzado, la leche evaporada, la leche normal, el azúcar, los huevos enteros y las tres yemas. Mezclar con la ayuda de una batidora.
  2. Mezclar bien hasta obtener una crema fina y homogénea. Dejarla reposar en el refrigerador una media hora aproximadamente.
  3. Para preparar el caramelo hay que poner el azúcar en una olla y añadir un chorrito de agua. Dejar que se haga un caramelo rubio y verterlo en la base de las flaneras o recipientes individuales.
  4. Precalentar el horno a 165-175º C con una bandeja llena de agua (debe cubrir unas tres cuartas partes de la flanera) para cocer los flanes al baño maría. Verter la preparación del flan de queso en ellas y cubrirlas con papel de aluminio. Deja cocer una hora o hasta que los flanes hayan cuajado.
  5. Retirar la bandeja del baño maría del horno y dejar enfriar un poco los flanes antes de retirarlos del agua. Después déjalos enfriar completamente a temperatura ambiente. Luego se pueden poner en la refrigeradora hasta que se coman.
  6. Para servir el flan de queso hay que volcarlo sobre un plato de postre y puedes decorarlo con frutos secos, frutas frescas o almíbar.

4. Delicia de fresa

Ingredientes:

  • 1 sobre de gelatina de fresa
  • ½ taza de fresas
  • 2 cucharadas de azúcar
  • ½ taza de crema de batir (nata)
  • ½ taza leche evaporada
  • 1 tarro de leche condensada

Preparación:

  1. Hacer la gelatina según las instrucciones del paquete. Enfriar hasta que cuaje un poco. Guardar 1/3 taza y al resto agregarle fresas cortadas en rodajas. Verter en copas.
  2. Mientras la gelatina se espesa, en una licuadora agregar ½ taza de fresas, el azúcar, ½ taza de agua y la leche evaporada. Licuar y reservar.
  3. En un recipiente, verter la crema de batir hasta montar a punto chantilly. Verter el licuado de fresa a la preparación. Mezclar con movimientos envolventes. Verter sobre las copas y refrigerar. ¡Listo!

Diferencias entre la leche evaporada, fresca o entera

La es un ingrediente básico para la preparación de un sinfín de recetas, aunque también se refiere a distintos alimentos, tanto de origen animal como la leche de vaca, oveja o cabra, así como la de origen vegetal como la leche de soja, avena, almendras, avellanas, coco. En cuanto a las presentaciones, esta es variada: entera, evaporada, descremada, en polvo, condensada.

LECHE FRESCA

Es una leche que se pasteuriza y se vende refrigerada, conserva el 100% de sus propiedades naturales originales. Es la más adecuada para la repostería, ya que proporciona sabor y una textura insuperable. Se utiliza para elaborar el dulce de leche cortada.

LECHE ENTERA

Es leche fresca que ha sido sometida al proceso de ultrapasteurización (UHT), conservando todo su contenido original de nutrientes y es la versión más común. Se utiliza mucho para flanes, tortas, arroz con leche y la maicena.

LECHES SEMIDESCREMADAS Y DESCREMADAS

Son aquellas leches que se les han eliminado parte de la grasa utilizando procesos tecnológicos. Se utiliza en la repostería para obtener dulces más saludables bajos en grasa.

Los 5 errores que cometes al hacer arroz con leche

Es uno de esos ricos que nos trasladan a nuestra infancia. Aunque parece sencillo de , requiere de grandes dosis de paciencia, saber escoger los productos adecuados y conocer unos cuantos . ¿Cuál es la clave para conseguir una buena textura? ¿Cuánto rato ha de estar en el fuego? Estos son los 5 errores que cometes cuando haces .

  • No tener en cuenta el calor residual: Conviene dejar enfriar el arroz con leche una vez terminado porque queda más compacto y cremoso, aunque no pasa nada si en casa son impacientes y se tiran encima del delicioso plato nada más salir del fuego. Una cosa si hay que tener en cuenta, y es que el arroz seguirá cocinándose una vez terminada la cocción por efecto del calor residual que acumula.
  • Olvidarse de remover durante la cocción: El arroz con leche necesita dedicación, y no estar a su lado, removiendo la preparación mientras se va haciendo cada 4 o 5 minutos tal vez sea el peor de los errores porque se nos pegará, y no conseguiremos la textura ideal, cremosa y suave. ¿Cómo sabemos que ya está a punto? Hay que probarlo, comprobar cómo está el grano, que se haya conseguido una textura suave, que se deshaga en la boca.
  • No controlar la manera de elaboración básica: La elaboración requiere, de entrada, utilizar dos ollas para dos preparaciones. Por un lado, colocamos en la primera el arroz y lo vamos cociendo. Las cantidades: Una parte de arroz, 10 de leche. En la otra cazuela pondremos la leche (unos 320 ml para dos personas) y la llevaremos a ebullición.
  • Optar por leche condensada o descremada: Elegir un tipo u otro de leche no nos impedirá realizar un arroz con leche, pero si escogemos mal tal vez no obtengamos el postre con su textura genuina. La leche que le conviene no es otra que la leche entera, con su aporte de grasa. En cuanto a la leche condensada, algunos cocineros consideran que no es necesaria porque tiene más concentración de azúcar, y puede resultar excesivo.
  • No elegir los ingredientes de calidad: No son muchos ingredientes pero los que pongamos, han de ser de calidad: arroz, azúcar, canela, leche. El arroz idóneo es el de forma redondeada, porque absorbe bien el líquido y queda más meloso y en la práctica sale bien. ¿Hay que lavarlo antes de usarlo? Hay que lavarlo un poco pero no demasiado porque si lo hacemos, le quitaremos todo el almidón y lo necesitamos parase fusione con el azúcar de la leche.

Nutrientes del arroz

El arroz posee más lisina que el trigo, el maíz y el sorgo.​ Contiene grandes cantidades de almidón​ en forma de amilosa (que cohesionan a los granos). El otro contenido de almidón en el arroz, tras la amilosa, es la amilopectina.

¿Por qué es importante tamizar o cernir la harina?

En principio, la principal función de cernir o tamizar los ingredientes secos es evitar que queden grumos en la masa. Generalmente, las harinas se guardan en zonas con algo de humedad, y estas comienzan a formar pequeñas bolitas que luego son difíciles de deshacer si ya se encuentran junto a los demás ingredientes de la receta. Por eso, al cernir este alimento, se evita que pasen estas formas indeseadas.

De la misma forma, cernir la harina ayuda a separar bien cada partícula e incorporar aire, esto ayuda a que la mezcla sea más ligera, quede mucho más esponjosa y crezca. De hecho, es importante revisar la cantidad de la harina antes de hacer la masa. Si la receta indica que se necesitan tres tazas de harina tamizada, no pueden pesarse las tres medidas y luego tamizarla, pues el volumen no será el mismo.

Asimismo, cuando la harina es de dudosa procedencia o lleva demasiado tiempo almacenada, es probable que tenga algún bichito. Allí es mucho más importante el tamizado, pues evita que estos agentes desagradables formen parte de la preparación. Finalmente, si la misma se tamiza junto con los otros ingredientes secos, se ayuda a que todos se integren mucho mejor y el resultado será óptimo.

Cernir o tamizar la harina es muy importante para tu receta. (jacqueline | Flickr)
Cernir o tamizar la harina es muy importante para tu receta. (jacqueline | Flickr)

¿CUÁNTA LECHE SE DEBE CONSUMIR POR DÍA?

Cada 1 de junio se celebra el Día Mundial de la Leche, fecha elegida por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para difundir y reflexionar sobre la relevancia de este alimento rico en nutrientes.

La licenciada en Nutrición Vanesa Gottau explicó a Infobae que se deben sumar más lácteos a la dieta de cada día. En el desayuno, “se puede incorporar cereales -sin azúcar- a la leche y untar las tostadas con manteca, queso blanco o dulce de leche. Asimismo, se puede agregar una porción de queso blando para tener una ingesta mayor de nutrientes”.

Con respecto al almuerzo y la cena, los expertos recomiendan que no falte algún tipo de queso, o sumar crema o leche en distintas preparaciones. En la merienda, se puede beber una chocolatada o licuado, incorporar algún yogur o, simplemente, agregar leche al café o té. Otra opción es terminar el día con un vaso de leche tibia que puede incluso ayudar a conciliar mejor el sueño.

VIDEO RECOMENDADO

10 recetas de pocos ingredientes para hacer durante la cuarentena

10 recetas de pocos ingredientes para hacer durante la cuarentena

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

Receta del arroz con leche

Arroz con leche (receta)

¿Cuánto tiempo tarda realmente en expirar la leche?

¿Cuánto tiempo tarda realmente en expirar la leche?

La importancia del lavado de las frutas y verduras

La importancia del lavado de las frutas y verduras