Sopa de mariscos. (Jazz Guy|Flickr)
Sopa de mariscos. (Jazz Guy|Flickr)

Esta de la sopa de mariscos es sencilla de hacer y se puede preparar para el típico almuerzo de fin de semana con la familia. Este tipo de sopas es muy popular en las cocinas de aquellos países que tienen costa marítima, como y la Florida, en . La sopa suele darse consistencia con un fondo realizado con lo sobrante de los mariscos.

MIRA: Camarones a la diabla

INGREDIENTES PARA LA SOPA DE MARISCOS

  • 1 kilo de pescado y mariscos mixtos
  • 1 apio
  • 1 zanahoria
  • 1 1/2
  • 6 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 diente de
  • 1 chile de árbol seco
  • 125 mililitros de vino blanco
  • 250 gramos de jitomates
  • Rebanadas de baguette o bolillo ligeramente tostado
  • 1 puño de prejil fresco
  • Sal y pimienta
MIRA: Pan de elote casero

PREPARACIÓN DE LA SOPA DE MARISCOS

  1. Limpia el pescado y los mariscos. Pela los camarones y corta el pescado en trozos, separando y reservando las espinas y la cabeza.
  2. Coloca las sobras del pescado y los mariscos en una olla junto con el apio, zanahoria, 1 cebolla cuarteada, sal y pimienta. Cubre con agua y calienta a fuego alto hasta que suelte el hervor, luego baja el fuego y deja que hierva entre 15 y 20 minutos. Cuela y reserva el caldo.
  3. Calienta el aceite de oliva en una cacerola a fuego medio. Agrega 1/2 cebolla rebanada, ajo y chile, y cocina hasta que se suavicen.
  4. Vierte el vino. Añade el calamar, cortado en tiras, y cocina durante 5 minutos. Incorpora los jitomates picados.
  5. Cuando la sopa empiece a hervir, agrega el pescado y los mariscos. Vierte 1 taza de caldo de pescado y cocina a fuego medio entre 15 y 20 minutos.
  6. Coloca una o dos rebanadas de pan en el fondo de cada plato hondo. Cuando la sopa esté lista, sirve sobre el pan y espolvorea con perejil fresco.

FICHA DE LA SOPA DE MARISCOS

Dificultad: medio.

Tiempo: 60 minutos.

Porciones: 4.

Calorías: 238 por porción.

TRUCOS DE COCINA QUE TE AYUDARÁN A AHORRAR

Evita las verduras ya cortadas

Ser un poco perezoso en la cocina suele salir caro, así que a la hora de ahorrar lo primero es tener un cuchillo y demostrarte a ti mismo que eres capaz de cortar esa cebolla o zanahoria. No te harás millonario, pero si practicas mucho eso del corte puede que te ahorres algunos centavos para un gustito.

Nada de desechar verduras y frutas: cremas y batidos

Aquí no se desperdicia nada, como diría la abuela, y más si queremos ahorrar. Las que estén un poco marchitas pueden tener una segunda vida en forma de sustanciosas cremas y refrescantes batidos. ¿Un plátano mustio? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido.

¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)
¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)

Haz caldos

No sólo como ingrediente para otras preparaciones, sino para improvisar una sopa salvadora. Comprarlo hecho no siempre es buena idea. Pon un día la olla y preparar unos litros de caldo para, de paso, aprovechar algunas de esas verduras que ya no están para aguantar más tiempo.

Busca productos de temporada

El sentido común es básico a la hora de hacer las compras y pensar en el menú de la semana o el mes. Si somos de ir al mercado será fácil saber qué está de temporada porque será lo más económico. A partir de ahí, sólo hay que pensar qué cocinar con eso que hemos comprado a buen precio en el supermercado.

VIDEO RECOMENDADO

6 trucos para cocinar mejor la pasta

6 consejos para cocinar mejor la pasta y no se pegue

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

El truco para que el arroz no se pegue a la olla

Arroz blanco, el truco infalible para que no se pegue a la olla| Video

El truco para que los huevos estrellados salgan perfectos

¿Cómo hacer unos huevos estrellados perfectos y sin aceite?: conoce el truco de la preparación

El truco para que las papas fritas te salgan crujientes

Papas fritas crujientes, ¿cuál es el truco para que queden perfectas?

El truco para no llorar cuando cortas cebolla

El truco para no llorar cuando cortas cebolla