El padre de Gabriel Fernández se lamenta por no haber estado con su hijo al momento de su muerte (Video: ABC News)

“The Trials of Gabriel Fernández” ha causado mucha indignación entre los usuarios de Netflix, quienes no logran entender cómo es posible que una madre pueda maltratar a su hijo y que le haya permitido a su novio hacer lo mismo hasta el punto de provocarle la muerte.

Esta nueva serie documental aborda el crimen del pequeño de ocho años y se explica a detalle todo lo que sucedió en el juicio en contra de su madre, , del padrastro Isauro Aguirre y de cuatro empleados del Departamento de Servicios Infantiles y Familiares (DCFS): Stefanie Rodríguez, Patricia Clement, Kevin Bom y Gregory Merritt.

Pero si bien muchos pensaron que luego de la condena todo acabaría, la verdad es que el juicio solo significó un nuevo comienzo para algunas personas. El pequeño Gabriel Fernández no tenía uno, sino dos hermanos mayores que se llamaban Ezequiel y Virginia, que vivieron todo un calvario antes de la fatídica noche, durante el juicio y hoy en día muchos se preguntan que sucedió exactamente con ellos después de todo el proceso.

Gabriel Fernández (Foto: Netflix)
Gabriel Fernández (Foto: Netflix)

Ambos niños tuvieron que declarar durante el juicio a puerta cerrada, pues en ese entonces eran menores de edad. Su versión como testigos fue una de las claves para cerrar el caso en contra de Pearl Fernández y Isauro Aguirre, ya que contaron todo lo que vivió su fallecido hermano a manos de sus desalmados padres.

Ellos fueron los que revelaron que a Gabriel le obligaban a comer excrementos del gato en caso no limpiara bien la bandeja, o que incluso era atado, amordazado y azotado por su madre y Aguirre cuando les apetecían. Sin embargo, las declaraciones revelaron que no solamente la era la que estaba en peligro sino también ellos.

Ambos dijeron que su mamá Pearl Fernández los obligó a mentir a los trabajadores sociales cuando se acercaron a investigar. El pequeño Ezequiel confesó que había hecho caso a su madre por el miedo de que le haga lo mismo que su hermano, y fue por ese motivo que ambos vivían con un miedo constante hasta que pasó lo peor.

Por si todo esto fuera poco, los hermanos comentaron que la madre y su novio a menudo encerraban a Gabriel en un mueble sin dejarlo ir al baño ni darle comida. En especial mencionaban que su padrastro lo golpeaba con mucha fuerza llamándolo “gay”.

Un gran jurado acusó a Pearl Fernández e Isauro Aguirre por cargos de asesinato y una circunstancia especial de tortura. Sin embargo, solo Aguirre terminó enfrentando la pena de muerte (Foto: YouTube)
Un gran jurado acusó a Pearl Fernández e Isauro Aguirre por cargos de asesinato y una circunstancia especial de tortura. Sin embargo, solo Aguirre terminó enfrentando la pena de muerte (Foto: YouTube)

¿QUÉ PASÓ CON LOS HERMANOS DE GABRIEL FERNÁNDEZ?

Considerando todo lo que tuvieron que pasar, fue una fortuna para los hermanos que fueran separados de su madre para siempre, evitando así que esta continúe con los abusos luego de haber asesinado al pequeño .

Debido a ello, los medios de comunicación y la policía estatal dictaminaron que se respetaría la privacidad de ambos hermanos, por lo que toda su información se mantiene en estricto anonimato. No se sabe cómo es su vida, su situación actual o si alguna vez tuvieron que volver para contar un poco más del caso a la corte.

De acuerdo a “”, se tiene constancia de que ambos encontraron un lugar seguro dentro de un hogar estable y familiar. Gracias a ellos, hoy Pearl Fernández cumple una cadena perpetua en la cárcel sin opción de libertad condicional, mientras que su pareja fue sentenciado a muerte en el 2018. Desde entonces espera su turno para la ejecución en la prisión estatal de San Quintín.

¿QUIÉN FUE GABRIEL FERNÁNDEZ?

Según cada informe, las entrevistas en la serie y las noticias tras muerte, era, como la mayoría de los niños, un chico dulce al que le gustaba ser útil y que buscaba el amor de su familia. Antes de mudarse con su madre, Pearl Fernández, su novio, Isauro Aguirre, y dos hermanos en Palmdale, al norte de Los Angeles, el pequeño vivía cada cierto tiempo en casa de algún familiar.

Como bien describe el documental, antes de mudarse definitivamente con su madre, Gabriel vivió por un tiempo con un tío y su pareja y luego con sus abuelos. Por las imágenes de esta época, al menos cuando era cuidado por sus tíos, Gabriel parecía un niño feliz y saludable.

Sin embargo, la vida del menor dio un giro radical en 2012, cuando Pearl Fernández lo acogió, según la investigaciones, para obtener beneficios de bienestar. Desde luego, el resto de la familia expresó su preocupación por esta decisión, debido a que Pearl, según indicaron, era negligente con sus otros hijos. Es decir, nada bueno podía pasar si sumaban a otro menor a la ecuación.

Tras mudarse con su madre y su pareja, Gabriel Fernández ingresó a una nueva escuela, donde al poco tiempo una maestra, llamada Jennifer García, identificó que algo no andaba bien. La profesora, que aparece a lo largo de la serie de seis partes, contó que a los pocos días de haber ingresado a clases, el pequeño le hizo una pregunta: “¿Es normal que las madres golpeen a sus hijos?”. Pero eso fue solo el principio. Pronto Gabriel tenía una inquietud más preocupante. Le preguntó si era normal ser golpeado con una hebilla de cinturón. “¿Es normal que sangres?”.

En el documento, la maestra de Gabriel, Jennifer García, recuerda el momento en que le contó el abuso violento que estaba sufriendo (Foto: Netflix)
En el documento, la maestra de Gabriel, Jennifer García, recuerda el momento en que le contó el abuso violento que estaba sufriendo (Foto: Netflix)

GABRIEL FERNÁNDEZ LE CONTÓ TODO A SU MAESTRA

La serie de Netflix cuenta cómo es que el Departamento de Servicios Infantiles y Familiares ignoraron las veces que se les advirtió que el pequeño estaba siendo maltratado y prueba de ello es la denuncia que hizo la maestra del pequeño Gabiel Fernández.

En el documento, la maestra de Gabriel, Jennifer García, recuerda el momento en que le contó el abuso violento que estaba sufriendo.

La profesora contó que a los pocos días de haber ingresado a clases, el pequeño le hizo una pregunta: “¿Es normal que las madres golpeen a sus hijos?”. Pero eso fue solo el principio. Pronto Gabriel tenía una inquietud más preocupante. Le preguntó si era normal ser golpeado con una hebilla de cinturón. “¿Es normal que sangres?”.

Sin embargo, a pesar de que la línea directa de abuso infantil del condado de Los Ángeles fue alertada sobre el caso, no se hizo nada, demostrando la ineficiencia de los servicios públicos en la ciudad estadounidense.

” examina las deficiencias del Departamento de Servicios para Niños y Familias. En marzo de 2016, cuatro trabajadores sociales que manejaron el caso del pequeño Gabriel y no pudieron evitar su muerte, fueron acusados ​​de abuso infantil y falsificación de registros públicos.

Los cargos fueron desestimados en enero de 2020, pero la serie de Knappenberger todavía trata de ilustrar cómo el sistema le falló a Gabriel Fernández. “El Departamento de Servicios para Niños y Familias es muy reservado”, anotó el director.

The Trials of Gabriel Fernández: la triste historia de su tío gay, Michael (Foto: Netflix)
The Trials of Gabriel Fernández: la triste historia de su tío gay, Michael (Foto: Netflix)

“No sabemos mucho sobre ellos. No son muy transparentes y quiero que la gente entienda el alcance de esta agencia. Algunas personas son geniales. Tenemos trabajadores sociales que son increíbles... Pero la forma en que el sistema está estructurado en este momento es problemático”, añadió Brian Knappenberger.

LA TRISTE HISTORIA DE SU TÍO MICHAEL

Antes de que mudarse con nuevamente con su madre, su novio, Isauro Aguirre, y dos hermanos en Palmdale, al norte de Los Ángele, Gabriel vivió por un tiempo con un tío y su pareja y luego con sus abuelos. Por las imágenes de esta época, al menos cuando era cuidado por sus tíos, parecía un niño feliz y saludable.

En “”, la serie documental de , la relación de Gabriel con su tío abuelo Michael Lemos Carranza y el compañero de Michael, David Martínez se describe como la más amoroso. Entonces, ¿qué sucedió con ellos? ¿por qué Gabriel no se quedó con ellos?

Cuando el pequeño Gabriel tenía apenas 3 días de nacido, Pearl le dijo a Michael que "viniera a buscar a su hijo" porque estaba llorando y ella no sabía qué hacer con él, contó David en el documental dirigido por Brian Knappenberger.

El niño que años más tarde sería obligado a comer espinacas podridas, heces de gato e incluso su propio vómito vivió con Michael y David durante los primeros años de su vida, y de acuerdo a de clariones de la tía abuela de Pearl, Elizabeth Carranza, ambos hombres amaban mucho a .

Michael y Gabriel en una foto juntos (Foto: Netflix)
Michael y Gabriel en una foto juntos (Foto: Netflix)

Sin embargo, el pequeño fue arrebatado de su lado cuatro años después por sus abuelos, quienes se oponían a que lo cuidaran dos hombres homosexuales.

EL TRÁGICO FINAL DEL TÍO DE GABRIEL

Durante los ocho meses que Gabriel permaneció con Pearl y su padrastro alguien llamó para señalar que creían que el niño de ocho años había sido molestado por su tío, acusación que fue desmentida por David y por algunos miembros de la familia de Gabriel.

Pero Pearl y Aguirre llamaban gay a Gabriel gay y lo maltrataban por tener actitudes que ellos consideraban femeninas.

Por lo visto en “”, Michael falleció un año después de la muerte de su sobrino, el 17 de septiembre de 2014 y se desconoces las causas.

En tanto, su pareja David fue deportado a EL Salvador por el ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas). Para entrevistarlo los productores de la serie documental de Netflix viajaron a David San Salvador.

Sobre David dijo: “Era mi bebé. Nunca antes había conocido el dolor, hasta que falleció. Lo amaré hasta que muera”.

Gariel y sus abuelos (Foto: Netflix)
Gariel y sus abuelos (Foto: Netflix)

GABRIEL CONTÓ DE SUS AGRESIONES, PERO NADIE ESCUCHÓ

El propio encendió las luces de alerta, pero no fue escuchado. En el documental “” se explica que el niño, que pasó hambre, que fue obligado a comer espinacas podridas, heces de gato e incluso su propio vómito, le pregunto a su profesora: “¿Es normal que las madres golpeen a sus hijos?”. Pero eso fue solo el principio. Pronto el pequeño de 8 años tenía una inquietud más preocupante. Le preguntó si era normal ser golpeado con una hebilla de cinturón. “¿Es normal que sangres?”.

Sin embargo, a pesar de que la línea directa de abuso infantil del condado de Los Ángeles fue alertada sobre el caso, el Departamento de Servicios Infantiles y Familiares ignoraron las veces que se les advirtió que el pequeño estaba siendo maltratado.

Por eso, además de los padres, dos trabajadores sociales, Stefanie Rodríguez y Patricia Clement, fueron acusados ​​junto con sus dos supervisores: Kevin Bom, de 40 años, y Gregory Merritt, de 64 años, de minimizar la evidencia del abuso del pequeño Gabriel y falsificar registros públicos.

Los cargos fueron desestimados en enero de 2020, pero la serie de Knappenberger todavía trata de ilustrar cómo el sistema le falló a Gabriel Fernández. “El Departamento de Servicios para Niños y Familias es muy reservado”, anotó el director.

“No sabemos mucho sobre ellos. No son muy transparentes y quiero que la gente entienda el alcance de esta agencia. Algunas personas son geniales. Tenemos trabajadores sociales que son increíbles... Pero la forma en que el sistema está estructurado en este momento es problemático”, añadió el director de la serie documental.

La nueva serie documental de la plataforma de streaming cuenta la historia de un niño de 8 años que fue torturado hasta la muerte. Su caso conmocionó a los estadounidenses (Foto: Netflix)
La nueva serie documental de la plataforma de streaming cuenta la historia de un niño de 8 años que fue torturado hasta la muerte. Su caso conmocionó a los estadounidenses (Foto: Netflix)

NI SIQUIERA LA POLICÍA

Definitivamente el sistema le falló a . Además del Departamento de Servicios Infantiles y Familiares, la policía también desestimó su caso e incluso lo acusaron de mentir. Según la tía abuela de la víctima, Elizabeth Carranza, “los trabajadores de DCFS, alguaciles, tantas veces como estaban fuera y fueron llamados, lo ignoraron. Creo que fue tres veces que llamamos a los trabajadores sociales y dos veces que hablamos con los sheriffs. Más tarde, cuando escuché que los alguaciles habían salido y amenazaron a Gabriel, como si siguiera mintiendo sobre las cosas”.

“Creo que Pearl (Fernández) les había dicho a los alguaciles que algunos niños más grandes lo habían golpeado y por eso tenía marcas en él. Y eso no era cierto. Los alguaciles lo pusieron en el Detrás del auto y le dije que, si seguía mintiendo sobre las cosas, él sería el que iría a la cárcel”, agregó a abuela del menor.

DEFICIENCIAS EN EL SISTEMA DE PROTECCIÓN DE MENORES DE CALIFORNIA

” examina las deficiencias del Departamento de Servicios para Niños y Familias. En marzo de 2016, cuatro trabajadores sociales que manejaron el caso del pequeño Gabriel y no pudieron evitar su muerte, fueron acusados ​​de abuso infantil y falsificación de registros públicos.

Los cargos fueron desestimados en enero de 2020, pero la serie de Knappenberger todavía trata de ilustrar cómo el sistema le falló a Gabriel Fernández. “El Departamento de Servicios para Niños y Familias es muy reservado”, anotó el director.

“No sabemos mucho sobre ellos. No son muy transparentes y quiero que la gente entienda el alcance de esta agencia. Algunas personas son geniales. Tenemos trabajadores sociales que son increíbles... Pero la forma en que el sistema está estructurado en este momento es problemático”, añadió Brian Knappenberger.

VIDEO RECOMENDADO

Gabriel Fernández: el documental del niño torturado y asesinado

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

The Trials of Gabriel Fernández ha causado mucha indignación entre los usuarios de Netflix
Caso Gabriel Fernández: ¿qué pasó con su padre, Arnold Contreras?
Mira aquí el nuevo tráiler de “Los Asesinatos del Valhalla”, temporada 1