Si tu jamón no tiene color rosa brillante, lo más probable es que esté en proceso de descomposición. | Foto de <a href="https://www.pexels.com/es-es/foto/comida-carne-cuchillo-delicioso-5491279/" target="_blank">Adonyi Gábor</a>
Si tu jamón no tiene color rosa brillante, lo más probable es que esté en proceso de descomposición. | Foto de Adonyi Gábor

No dejes que se te eche a perder. El jamón es uno de los embutidos más consumidos y que es muy común encontrar en la nevera para preparar un sándwich en el desayuno, una pizza o hacer la lonchera de los niños.

Dependiendo de su tipo, tiene un color particular, pero conforme pasan los días este puede variar dando paso también a un mal olor y otras señales que demuestran que se malogró. Mag te comparte los para identificar cuando este alimento ya se haya echado a perder y cómo conservarlo en la refrigeradora para que te dure varios días.

Si ya está en descomposición, es mejor que no lo comas porque puede traerte graves problemas de salud. Además, los expertos aseguran que un jamón cocido generalmente durará 3 o 4 días en el refrigerador y debes estar alerta a las señales que te indiquen si continúa en buen estado. Para esto hay que recurrir a los sentidos.

Así sabrás cuándo el jamón está en mal estado

Señales que nos advierten de su mal estado y por qué sería un error consumirlo. La textura del mismo es un detalle importante a tomar en cuenta. Conoce más detalles en las siguientes líneas.

1. Olor

Es una de las características principales, pues cuando el aroma es desagradable y diferente al habitual, quiere decir que ya se está malogrando. Este puede ser fétido y similar al del azufre o el amoniaco.

2. Color

Cualquier cambio en el color normal del jamón (rosa brillante) es signo de que ha iniciado su proceso de descomposición, según explican desde . Una señal es que presente manchas de color diferente a los tonos que normalmente tiene el jamón que compraste, estas pueden ser negro, verde o gris.

3. Textura

Para verificar si tu jamón está en buenas condiciones todavía, la textura debe ser fresca, ligeramente húmeda, pero si es viscosa y pegajosa, mejor ya no lo comas, porque ya existe un crecimiento de bacterias y comerlo puede desencadenar problemas de salud.

Aplicando estos trucos guarda el jamón en la nevera

Trucos para guardar el jamón en el refrigerador y se conserve por más tiempo.

  1. Para que tu jamón no se malogre rápidamente y lo puedas disfrutar durante más días, debes asegurarte que se mantenga en perfectas condiciones dentro de la nevera y para eso es vital guardarlo en un recipiente hermético. De esta forma también se va a evitar la contaminación cruzada.
  2. Además, este debe estar en la parte central de tu refrigerador, donde la temperatura es más estable.
  3. “Una vez cortado, el jamón que no vayamos a comer ese día debe guardarse en la nevera, en la parte menos fría. Idealmente, lo mejor sería envasarlo al vacío, pero si no puede hacerse en casa, el consejo es guardarlo envuelto en papel de film. Hay que evitar que le toque la luz interior del electrodoméstico”, recomiendan desde .

¿Qué sucede si como el jamón en mal estado?

“Los síntomas de intoxicación alimentaria, que pueden comenzar unas horas después de haber ingerido alimentos contaminados, a menudo comprenden náuseas, vómitos o diarrea. En la mayoría de los casos, la intoxicación alimentaria es leve y desaparece sin tratamiento. Pero algunas personas necesitan ir al hospital”, explican desde .

Estas son las claves para escoger jamón en el supermercado

La recomendó centrarse en cuatro aspectos fundamentales a la hora de comprar el jamón cocido de la tienda. Lo primero es comprobar que sea “jamón cocido de categoría extra” e ignorar cualquier otra información publicitaria.

Otro aspecto está vinculado con los ingredientes y la composición nutricional. En pocas palabras, el porcentaje de carne se debe encontrar por encima del 85%. La categoría extra, considerada la de mayor calidad, presenta una menor cantidad de agua, sal y azúcares.

Qué es un truco casero

Un truco casero consiste en realizar una actividad de limpieza, reparación u otros, utilizando productos económicos que puedes encontrar en tu hogar. Estos productos suelen ser naturales o de fácil acceso, lo que permite solucionar problemas en un santiamén.


Síguenos en nuestras redes sociales: