La vida útil de una salsa casera de tomate se puede prolongar dependiendo de cómo se conserve en refrigeración. (Foto: Pixabay)
La vida útil de una salsa casera de tomate se puede prolongar dependiendo de cómo se conserve en refrigeración. (Foto: Pixabay)

La salsa de tomate casera es una gran opción para disfrutar en el almuerzo junto a espagueti o ravioles y, en algunas ocasiones, se prepara más cantidad de la necesaria. Es aquí donde muchos dudan en cómo guardarla en el refrigerador por temor a que se eche a perder rápidamente. ¿Cuánto tiempo puede durar? Aquí los para almacenarla correctamente.

MIRA TAMBIÉN | El truco para recuperar el brillo de ollas en cuestión de minutos

Algunas salsas hechas en el hogar se caracterizan por su textura, colores, por ser más líquidas o espesas, por disfrutarse crudas o cocidas, pero todas tienen un mismo fin: requieren refrigeración por la falta de conservantes en su preparación y pueden conservarse por algunos días o meses, dependiendo del método que se use.

¿Cuánto tiempo dura la salsa casera en la nevera?

La salsa para pasta hecha en casa puede conservarse en la nevera de tres a cuatro días, según explican desde ‘Club Cocina’. En el caso de una comercial que se compra en supermercados, suele durar de 3 a 5 días una vez abierta, dependiendo del fabricante. Si queremos que nos dure durante meses hay que congelarla o hacer conservas.

Truco para almacenar la salsa correctamente

Para prolongar la conservación de la salsa, lo mejor es guardarla en un recipiente que pueda cerrarse herméticamente y dejando un dedo sin rellenar. Espera a que enfríe bien antes de llevarla a la nevera.

Un truco de cocina de Lucky Bell para conservar la salsa por más tiempo es el que comparten desde : colocar un trozo de láminas autoadhesivas debajo de la tapa, lo que evita que entre aire en el paquete y ralentiza el desarrollo de bacterias.

“Además, el papel de aluminio evita que la salsa se apodere de los olores de otros alimentos que guardas en el refrigerador”, explica el sitio.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (), antes de guardar nuestro tomate casero, debemos asegurarnos de que el recipiente que usemos esté bien limpio y provisto de tapa. “Para esterilizarlo, solo queda poner el envase cerrado dentro de una olla a presión, cubrirla con agua hasta la mitad de los tarros, y cuando la válvula empiece a sonar, bajar el fuego y contar unos 20 minutos”, explican desde . Además, recomiendan poner en el pomo la etiqueta con la fecha de envasado y los ingredientes.

Si lo que buscas es que la salsa te dure por meses, lo mejor es la congelación en bolsas zip, tuppers o tarros que cierren herméticamente. Para guardarla debes esperar que haya enfriado completamente.. Para descongelar y comer, pon el envase en la parte baja de la refrigeradora la noche anterior.

Hecha con tomates, cebollas, chiles y hierbas, la salsa casera de tomate se puede guardar en frascos herméticos. (Foto: Pixabay)
Hecha con tomates, cebollas, chiles y hierbas, la salsa casera de tomate se puede guardar en frascos herméticos. (Foto: Pixabay)

¿Cómo saber si la salsa se echó a perder?

  • Cambio de color: una señal 100% segura de que la salsa ya no se puede consumir es cuando de un rojo brillante se ha oscurecido y vuelto marrón.
  • Olor agrio: una salsa con un olor agrio o podrido es una señal de que la salsa se ha echado a perder e inició su etapa de descomposición.
  • Moho: si empieza a formarse una capa blanca, espumosa o polvorienta en la superficie, es señal de que la salsa se echó a perder.

Síguenos en nuestras redes sociales:


TAGS RELACIONADOS