Joven entrena sola en la cinta en el gimnasio. (Imagen: Andrea Piacquadio / Pexels)
Joven entrena sola en la cinta en el gimnasio. (Imagen: Andrea Piacquadio / Pexels)

¿Cuántos minutos de debo hacer? Es una de las preguntas más frecuentes sobre nutrición y deporte que quizás alguna vez te has hecho, ¿verdad? No es ningún secreto que este hábito regular es fundamental para conseguir un peso saludable, mejorar el estado de ánimo y aumentar las posibilidades de vivir más tiempo.

Ahora bien, la frase “el deporte es la mejor medicina” encaja perfectamente con dos recientes investigaciones publicadas en el , ya que cambian las recomendaciones de actividad física como medida de medicina preventiva.

Qué pasa si hago 20 minutos de ejercicio toda la semana

Antes de nada, ambos informes utilizaron acelerómetros para medir de forma objetiva el movimiento y la intensidad de la actividad física realizada por más de 70 mil adultos del Reino Unido.

El primer estudio liderado por el doctor Matthew Ahmadi, de la Universidad de Sídney, monitoreó durante siete años a casi 72 mil adultos sin enfermedades cardiovasculares. Este seguimiento descubrió que 20 minutos de actividad física a la semana podría reducir las posibilidades de sufrir enfermedades cardíacas en un 40%.

Más intensidad y menos tiempo

En diálogo con , Ahmadi mencionó que “uno de los resultados más singulares de nuestro estudio fue comprobar que la actividad física intensa no necesitaba acumularse en períodos prolongados para obtener beneficios para la salud”.

Asimismo, la segunda investigación sostiene que el volumen total de actividad física se asociaba con una disminución en el riesgo de enfermedad cardiovascular. “Cuando los niveles generales de actividad física se duplicaron, no hubo un efecto significativo en las tasas de enfermedad cardiovascular cuando la proporción de actividad física moderada o intensa se mantuvo en el 10% del total”, comienza diciendo el doctor Paddy C. Dempsey, autor principal del estudio.

Sin embargo, Dempsey agrega que “el riesgo de enfermedad cardiovascular sí se redujo en un 23% y en un 40% cuando la proporción de actividad física de moderada a vigorosa aumentó hasta representar respectivamente un 20% y un 40% del total”.


Síguenos en nuestras redes sociales: