Guardar la ropa de manera correcta ayudará a evitar que las prendas blancas se tornes amarillentas. (Foto: Pexels)
Guardar la ropa de manera correcta ayudará a evitar que las prendas blancas se tornes amarillentas. (Foto: Pexels)

El armario o los cajones son esos espacios donde guardamos las prendas que usamos a diario o las que corresponden a una temporada anterior. Algunas las revisamos constantemente, mientras que otras las dejamos olvidadas y cuando las necesitamos nos topamos con que se llenaron de manchas amarillas. Desde Mag te compartimos los que debes aplicar para que tus prendas blancas no se dañen.

Este problema se produce por la humedad o porque no hemos protegido bien las blusas, polos o chompas en el clóset.

Cómo guardar la ropa blanca en el armario: trucos caseros

1. Separar por compartimientos

  • La ropa blanca es mejor guardarla separada de otros colores y tener cajones exclusivos para esta.
  • Las sábanas o toallas deben estar juntas y las prendas que necesitan estar colgadas serán agrupadas en un mismo espacio del armario.
  • La idea es no mezclarla con otros colores para que no terminen ‘absorbiendo’ parte de ese tono.

2. Papel de seda azul oscuro

  • Este es un truco casero que recomiendan desde .
  • Consiste en colocar en la base interior del cajón donde vayas a guardar la ropa blanca una hoja de papel de seda de color azul oscuro. También ponlo en los laterales internos y verifica que no destiña.
  • Guarda las piezas bien secas y planchadas, de lo contrario podrían teñirse con el papel.
  • El color azul oscuro ayuda a que no pase la luz.
  • También hay quienes recomiendan envolver las prendas en este papel, como un vestido de novia o tu blusa de diseñador.

3. Ventilación constante

  • La humedad llega a todos los rincones del hogar y los cajones son puntos débiles, por lo que aparece el moho en los tejidos.
  • Airea estos espacios y la ropa que está guardada.
  • Deja las puertas de los armarios abiertas y los cajones al menos un par de veces a la semana durante una hora.

4. Saquitos antimoho

  • Estos ayudan a evitar la presencia de humedad en el armario.
  • También puedes reutilizar la bolsitas de gel de sílice que están en las cajas de los zapatos o dentro de los bolsos al comprarlos.

5. Mantenimiento periódico

  • Para evitar que las prendas se pongan amarillas no hay que dejarlas guardadas durante mucho tiempo.
  • Realiza un lavado de la ropa cada tres o cuatro meses y, en la medida de lo posible, déjalas secar al sol en un lugar bien ventilado.

¿Cómo quitar el color amarillo de las prendas?

Si notaste que tu blusa favorita o tus toallas se pusieron amarillas, aplica estos trucos caseros:

  1. Cuando la laves puedes añadir un poco de bicarbonato de sodio y vinagre de manzana o de alcohol, aclara la ropa de manera natural y quitarás las manchas y el tono amarillento.
  2. Otra opción es ponerlas en un balde con una mezcla de agua, alcohol y jabón de coco líquido. Devolverás el color blanco natural al tejido.

¿Cómo lavar las prendas blancas amarillentas?

En el paso a paso para lavar esas prendas blancas que se han puesto amarillas.

  • Llena con un poco de agua caliente el balde. Luego echa el jabón natural que tengamos a mano. Después, dejamos que se deshaga el jabón.
  • Añadimos el bicarbonato y removemos hasta que haga bien de espuma.
  • A continuación, echamos el jugo medio zumo de limón, provocando una pequeña reacción en la mezcla que ya tiene el agua.
  • Sumergimos la prenda de vestir, al menos, durante una hora.
  • Tiramos el agua sucia y volvemos rellenar el balde con agua fría. Añadimos un buen chorro de vinagre blanco y lo dejamos reposar otra hora más.
  • Escurrimos bien y la introducimos en la lavadora con el resto de la ropa blanca.

Trucos caseros para lavar tu ropa blanca

1. Bicarbonato de sodio

Entre los productos más eficaces para lavar una camisa blanca sin usar cloro o lejía se encuentra el bicarbonato de sodio. Ayuda a eliminar las manchas aportando suavidad a las prendas. Solo tienes que agregar media taza al detergente y lavar de manera habitual.

Es económico, fácil de conseguir y actúa en profundidad sobre las prendas, consiguiendo eliminar las manchas sin dificultad. Si quieres que sea más efectivo aún puedes mezclarlo con vinagre blanco. Para manchas más rebeldes, aplícalo mezclado con un poco de jugo de limón sobre la mancha.

2. Jugo de limón

Para blanquear ropa con jugo de limón, llena una olla con agua y rodajas de limón y ponla a hervir. Remoja las camisetas blancas y demás prendas durante una hora antes de lavarlas de manera habitual.


Síguenos en nuestras redes sociales: