Este difusor de aromas casero no solo será decorativo, sino que ayudará a tu salud física y mental. (Foto: Karen Laårk Boshoff / Pexels)
Este difusor de aromas casero no solo será decorativo, sino que ayudará a tu salud física y mental. (Foto: Karen Laårk Boshoff / Pexels)

Hay días donde el estrés del trabajo o el tráfico hace que uno solo quiera regresar a casa para relajarse y despejar la mente. Es ahí donde abrir la puerta y sentir un agradable olor a coco, vainilla o lavanda pueden marcar la diferencia. Para que los ambientes de tu hogar siempre tengan ese plus que agrade al olfato, desde Mag te explicamos cómo hacer un difusor de aromas aplicando un .

Los aceites esenciales con distintas fragancias de plantas y flores son recomendables en la aromaterapia, pues activan las zonas del cerebro asociadas con las emociones y sentimientos. Por ejemplo, la esencia de rosas produce paz y armonía, calmando las emociones; el limón ayuda a relajarse; la lavanda tiene propiedades calmantes y ayudan a liberar el estrés y la ansiedad; la esencia de coco es vital para personas que sufren de ataques de ansiedad pues nivela las fuerzas positivas y negativas; mientras que la vainilla es aromatizante, antidepresiva y calmante.

Este difusor esparcirá aromas en espacios cerrados gracias a las varitas que no requieren encenderse como los inciensos, sino que absorben las esencias y las expulsan al aire.

Cómo hacer un difusor de aromas casero

Materiales:

  • Alcohol
  • Aceite de base
  • Aceites esenciales
  • Varillas de madera, de ratán, de bambú o ramitas de árboles
  • Un recipiente de vidrio de boca estrecha y con altura de 12 a 25 centímetros

Paso a paso:

1. Combina los aceites con el alcohol para tener la esencia.

  • Según explican desde hay que usar 60 ml de aceite neutro e igual cantidad de agua.
  • Luego añadir unas gotas de alcohol de limpieza, también puede ser vodka.
  • Agregar 30 gotas de aceite esencial y revolver.

2. Vaciar en el contenedor

  • Botellas, floreros de vidrio o de cerámica de cuello angosto pueden ser buenas opciones. El truco está en evitar una boca amplia en el frasco, porque sino el aceite estará más expuesto al aire y se evaporará más rápido.

3. Introduce las varitas

  • Entre 8 y 10 varitas son las ideales para ser posicionadas en forma de abanico. No todas deben estar inclinadas para el mismo lado, así se evita que el aroma vaya en una sola dirección.

4. Voltea los bastoncillos

  • Tras una hora reposando dentro del difusor, las varitas ya está olorosas y lo mejor es darle vuelta para empapar ambos extremos.
  • Rota las varas una vez por semana para que no se sequen.

El truco para seguir disfrutando del difusor de aromas casero está en que luego de un mes de uso, si aún queda esencia, hay que incrementarla con unas gotas de aceites y alcohol o preparar una nueva mezcla.

¿Qué se le echa a un difusor de aromas?

“Basta con llenar el depósito del difusor de esencias con agua desmineralizada y echar unas gotitas de esencia aromática. Recuerda que no hay que excederse con la cantidad. Para el difusor de aromas también se pueden usar esencias aromáticas hidrosolubles”, explican desde .

¿Qué aceites se usan en un difusor?

Puede ser aceite esencial de Eucalipto, aceite esencial de Bergamota, aceite esencial de Geranio de Egipto, aceite esencial de Lavanda, aceite esencial de Naranja dulce, aceite esencial de Limón, aceite esencial de Nerolí o aceite esencial de Ylang Ylang.


Síguenos en nuestras redes sociales: