La campaña extractora es uno de los electrodomésticos que más se llena de grasa. (Foto: Pexels)
La campaña extractora es uno de los electrodomésticos que más se llena de grasa. (Foto: Pexels)

Como nueva. Dentro de la cocina, uno de los electrodomésticos que más grasa acumula es la . Ubicada encima de las estufas es de gran utilidad para acabar con los olores de las comidas y evitar que el humo invada otros ambientes del hogar; sin embargo, se llena de suciedad. Limpiarla puede ser todo un reto, pero siguiendo estos que te recomendamos desde Mag, la tarea será mucho más sencilla.

MIRA TAMBIÉN | Trucos caseros para proteger las paredes de las salpicaduras de grasa cuando cocinas

Truco para limpiar la campana extractora por fuera

1. Vinagre

  • Mezcla en un recipiente la misma cantidad de agua tibia y vinagre blanco.
  • Humedece un paño limpio en la preparación y pásalo por el exterior de la campana cuidando los botones y pantalla. Esto ayudará a quitar la grasa incrustada.

2. Limón

  • Para quitar la grasa un remedio casero es colocar una olla con agua y zumo de limón.
  • Dejarlo hervir con la campana extractora encendida durante 15 o 20 minutos.
  • El vapor hará que la grasa se suelte y sea más sencillo limpiarla.

Para dejar la superficie de acero inoxidable totalmente brillante, un buen truco es pasar un trapo suave con unas gotas de aceite de oliva.

Truco para limpiar la campana extractora por dentro

Aunque es una tarea complicada, es necesario quitar las piezas internas del extractor de humo para que se mantenga limpio y sin grasa.

Bicarbonato de sodio

El vapor que desprende este producto ayudará a disolver la grasa del extractor de humo de manera natural.

  • Calentar una buena cantidad de bicarbonato de sodio en un par de ollas con agua.
  • Encender la campana extractora cuando empiece a hervir.
  • Dejar que el vapor penetre en todo el interior.
  • Mantener el fuego encendido al menos una hora.
  • Ir añadiendo agua y bicarbonato conforme se vaya evaporando.
  • Cuando empieza a caer grasa del interior del extractor, es momento de apagar el fuego y retirar las ollas.
  • Cubrir los quemadores de la estufa con papel absorbente.
  • Usar una esponja para limpiar la campana por dentro y preparar una mezcla de bicarbonato con un poco de agua para frotar con ayuda de un cepillo donde la grasa esté más incrustada.
  • Pasa una bayeta o paño húmedo con agua y un poco de vinagre blanco y listo, la campana quedará reluciente.

Cómo limpiar filtros de la campana muy sucios

Si la grasa se acumuló demasiado y pasaron varios meses sin que se haga la limpieza de esta zona de la cocina, aplica este truco casero.

  • En un recipiente amplio pon agua caliente con desengrasante.
  • Introduce los filtros de la campana y déjalos en remojo por unos minutos.
  • Pasa un trapo limpio o bayeta por los filtros cuando veas que la grasa se soltó.
  • Utiliza un cepillo para frotar las zonas donde se quedó grasa acumulada.

Cada cuánto hay que limpiar la campana extractora

Este accesorio de la cocina es indispensable para reducir los olores y la grasa provenientes de la preparación diaria de los alimentos. Asimismo, “elimina las sustancias procedentes de la combustión como el calor y el humo, contribuyendo así a mejorar la calidad del aire en la cocina y evitando que dicha grasa (sobretodo) dañe la pared y el techo del ambiente (...) también absorbe la humedad que puede ser perjudicial para el resto de mobiliario”, según explica Sergio Parco, especialista de Indurama. Además, se adaptan a espacios reducidos y su instalación se puede realizar según el espacio disponible, por lo que ayuda en la estética de la cocina.

Teniendo en cuenta sus beneficios, es importante limpiar la campana extractora de la cocina después de cada uso para evitar una limpieza a fondo que tome más tiempo debido a la acumulación de grasa. A diario se le puede pasar un trapo húmedo impregnado con algún producto quita grasas.

¿Qué es un truco casero?

En su mayoría son opciones sencillas y de bajo costo que permiten dar solución a problemas de limpieza, cocina, organización o decoración; en sí, todas aquellas dificultades que nos quitan tiempo y que tienen una salida cambiando la rutina.

Un truco casero o remedio casero es realizado con insumos que fácilmente se pueden encontrar en el hogar como el bicarbonato de sodio, vinagre blanco, lejía o el agua oxigenada. Su plus es que no resultan costosos y son más exitosos que muchos productos comerciales que se encuentran en el mercado.