Es importante conocer cómo usar correctamente una esponja para aplicar la base de maquillaje y tener un acabado perfecto. (Foto: Karolina Grabowska / Pexels)
Es importante conocer cómo usar correctamente una esponja para aplicar la base de maquillaje y tener un acabado perfecto. (Foto: Karolina Grabowska / Pexels)

Al momento de aplicar la base sobre el rostro hay quienes prefieren las yemas de los dedos, una brocha o las famosas esponjas de . De diferentes formas y materiales son un aliado perfecto para lograr un acabado profesional donde las líneas o manchas no serán un problema.

MIRA TAMBIÉN | Trucos para un delineado de ojos flotante que resalte la mirada

Esta herramienta permite trabajar con producto tanto fluido, cremoso o compacto, pero eso sí, hay que dedicarle un buen tiempo a su limpieza, estar pendiente del momento adecuado para cambiarla por una nueva y seguir ciertos trucos para que no se produzca un desperdicio de la base de maquillaje.

Cómo usar la esponja siguiendo el truco de una experta

Tatiana Castaño es Pro Makeup Artist colombiana que antes de empezar a maquillar su rosto prepara la piel (limpia) para una mayor durabilidad usando crema hidratante con movimientos ascendentes y sin descuidar el cuello y escote; luego aplica con toques una pequeña cantidad de primer para corregir imperfecciones, disimular poros abiertos y líneas de expresión. Después de esto ya está lista para aplicar la Base fluida HD UNA usando una esponja. Ella compartió con Mag sus mejores trucos.

“La esponja tiene que estar previamente humedecida porque si ponemos la base en una esponja seca, absorberá mucho producto. Hay que mojarla en el chorro de agua y luego apretarla para quitar el exceso de agua. Para dar un efecto más natural al maquillaje aplicar con toques y esta base es ideal porque no es solo un producto cosmético, sino que ayuda a cuidar la piel, a contrarrestar señales de envejecimiento, tiene un efecto antiestrés y corrige imperfecciones”, explicó durante el lanzamiento en el que también participó Ana Harlen, actriz, modelo colombiana y especialista en makeup.

Además, con esta misma herramienta aplica el corrector de alta cobertura en una tonalidad más baja que la base para así matizar los puntos de luz. “La esponja ayuda a fundir el producto con la base. Una vez humedecida la cargo con el corrector en polvo y descargo un poco en mi mano para no aplicar mucha cantidad. Lo hago con suaves toques donde puse previamente el corrector. La humedad ayuda a que el polvo no se vea tan pesado”, indicó.

Para retocar el maquillaje, Tatiana Castaño también recurre a la esponja humedecida. Lo primero es retirar el exceso de grasa de la piel con la ayuda de un papel tisú o de seda y luego poner base en las zonas donde se nota menos presencia. Tras esto hay que aplicar rubor.

Cómo cuidar la esponja de maquillaje

La Pro Makeup Artist colombiana explicó que siempre hay que tener nuestras herramientas limpias y compartió su truco mejor guardado para hacerlo: “las lavo con jabón en barra de ropa porque retiran súper bien los residuos de corrector y bases que son densos y pesados. La enjuago bien y se deja secar al aire libre, no meterla en un cajón cerrado o cosmetiquera porque agarra mal olor y pueden aparecer hongos. Hay que mantenerla limpia después de cada uso o también se puede usar el lavavajillas líquido porque quita toda la grasa. Las brochas se ponen a secar paradas”.

Hay que conocer las características de la piel y tipo para que encontrar la base ideal no se vuelva un proceso tedioso. (Foto: @natura.peru / Instagram)
Hay que conocer las características de la piel y tipo para que encontrar la base ideal no se vuelva un proceso tedioso. (Foto: @natura.peru / Instagram)

Cómo elegir el color correcto de base

1. Elige la base de maquillaje según el tono de piel: reconoce una tonalidad similar a la de tu piel. Una herramienta digital interesante es el que te acompaña paso a paso en la elección de tu base, reconociendo tus necesidades y recomendándote, en tan solo unos clics, el tono y subtono que calce contigo.

2. Elige una base de maquillaje según tu pigmentación: tenemos rostros y pieles diversas con más de una sola tonalidad, por lo que identificar nuestros subtonos, tonalidad que queda debajo de la piel, es un paso primordial. La pigmentación de cada piel puede ir desde tonos cálidos a fríos, pasando por los neutros. Para que puedas identificar cuál es el producto ideal según tu pigmentación, te brindamos algunas características: Subtono frío que tiene tendencia a pigmentos azules y rosados; Subtono cálido donde los pigmentos tienden a ser dorados, durazno o amarillos; Subtono neutro para aquellas pieles que mezclan pigmentos fríos y cálidos.

3. Elige una base según tu tipo de piel: lo mejor es productos que se adapten a pieles oleosas y secas, sin perjudicar nuestro maquillaje. La base HD UNA, con más de 20 tonos, posee una fórmula tecnológica compuesta por pigmentos tratados que poseen mayor afinidad con cualquier tipo de piel, permitiendo su adaptación, una cobertura superior y una larga duración del color por hasta 24 horas.