Naranjas. (Foto: Pexels)
Naranjas. (Foto: Pexels)

Limones, mandarinas y naranjas son frutas que en cuestión de un par de días suelen presentar moho en la superficie. No se recomienda para nada consumirlas en este estado, puesto que, aunque parezca que el hongo solo afecta a la cáscara, es probable que haya alcanzado el fruto. Pero existen unos para evitar la aparición del moho en los cítricos.

Para alargar su vida útil se suelen cubrir con ceras y fungicidas, de aquí que se sugiera lavarlas antes de utilizarlas. Sin embargo, el uso de estos productos no paraliza el proceso de descomposición, así que también deberemos poner de nuestra parte para que duren más. Lo primero es saber elegirlos bien.

En el supermercado o tienda siempre elige los cítricos de piel suave, firme y olorosa; y descarta los que tengan golpes o sean sospechosamente ligeros. Asimismo, escoge los más pesados que normalmente están más cargaditos de zumo y desconfía de los que no tengan la piel bien adherida.

Mandarinas. (Foto: Pexels)
Mandarinas. (Foto: Pexels)

Cómo evitar que el moho estropee las naranjas

También hay algunas cosas que puedes hacer para evitar tirar las naranjas antes de tiempo, y tienen mucho que ver con el modo de conservarlas. Para empezar, es fundamental no colocarlas en el frutero de cualquier forma. Debe correr el aire entre ellas y, de ser posible, que no se toquen. Igualmente, mejor evita que les dé el sol y guardarlas en un lugar seco, fresco y aireado.

Lo siguiente es separar las piezas nuevas de las viejas o de aquellas con aspecto poco saludable y con sospechas de moho. Parece un poco lógico, pero con las prisas es habitual disponer la fruta en el recipiente sin fijarte demasiado en este importante detalle. Mejor hacerlo con calma e inteligencia.

Eso en el caso de que vayas a tomarlas esa misma semana. Si eres de esos que compran muchas y tardan días en comerlas todas, mejor guárdalas en la nevera. Así no habrá que temer que se pongan malas antes de disfrutarlas. Lo mejor es comprar aquello que estemos seguros que vamos a comer.

¿Dónde se guardan las naranjas?

Solemos dejarlas en el típico bol en la encimera de la cocina, cuando su lugar debe ser siempre la nevera. De la misma forma, si no se van a consumir muy rápido las naranjas se deben conservar dentro del frigorífico, no solo para alargar considerablemente su vida, sino para evitar que pierdan la apreciada vitamina C.



Síguenos en nuestras redes sociales:



TAGS RELACIONADOS