A dos años de la tragedia del Chapecoense 

El fútbol recuerda su peor tragedia, el fin del sueño de un modesto equipo de Brasil. Hace dos años un accidente le cortaba las alas al Chapecoense.

El deporte rememora una de sus peores tragedias. El 28 de noviembre de 2016 el avión boliviano de la empresa Lamia se precipitó, a poco de llegar al aeropuerto José María Córdova de Medellín, con la plantilla del equipo de fútbol Chapecoense de Brasil abordo, que debía disputar su primera final internacional frente al Atlético Nacional por la Copa Sudamericana.

Sólo sobrevivieron Ximena Suárez y Erwin Tumuri de la tripulación, el periodista Rafael Henzel, y 3 jugadores: Allan Ruschel, Jakson Follmann y Hélio Neto. 

Tras el golpe de muerte, el Chapecoense debió afrontar una dolorosa reconstrucción cargada de altibajos, pero logró salvar la primera categoría en 2017.

De los tres futbolistas que sobrevivieron solo el lateral Alan Ruschel volvió a jugar con el equipo, tras una recuperación casi milagrosa.

Mientras el arquero Jakson Follmann perdió la pierna derecha, y el defensa Helio Neto, el último de los sobrevivientes en ser rescatado, todavía está en recuperación y su regreso a las canchas está previsto para el próximo año.

Una investigación de autoridades colombianas concluyó que la nave cayó por falta de combustible.

Setenta y un personas perdieron la vida, entre ellas 19 jugadores, 14 miembros de la comisión técnica y nueve directivos del club del sur de Brasil. Sólo seis ocupantes sobrevivieron al accidente: una azafata, un técnico de aviación, un periodista y tres jugadores.

El avión que había partido de Bolivia cayó en el cerro El Gordo, ubicado a unos 2.600 metros de altitud en el municipio de La Unión.

Autoridades bolivianas dirigieron las responsabilidades hacia funcionarios aeroportuarios y de aviación civil y de la misma empresa, por haber cometido graves faltas técnicas para la realización del fatídico vuelo.

LaMia operaba como resultado de una concesión del jet Avro del empresario venezolano Ricardo Albacete Vidal a los pilotos bolivianos Alejandro Quiroga y Marco Antonio Rocha. Quiroga murió en el accidente y el otro piloto está prófugo.

Las fotos del trágico accidente del Chapecoense hace dos años

El Chapecoense debió afrontar una dolorosa reconstrucción cargada de altibajos. (AFP)

El Chapecoense debió afrontar una dolorosa reconstrucción cargada de altibajos. (AFP)

- Tragedia anunciada -

En más de un año de investigación, la Aeronáutica Civil de Colombia encontró suficiente "respaldo probatorio y técnico" para comprobar que el accidente lo desencadenó la mala operación de la aerolínea.

Cuarenta minutos antes del accidente se presentó "a bordo de la cabina una indicación de bajo nivel de combustible, desde ese momento el avión ya estaba en una emergencia", señaló el coronel Camacho.

Sin embargo, enfatizó que "la tripulación no anunció esa emergencia al control de tráfico aéreo para pedir una prioridad".

"La aeronave se abasteció con 9.073 kg de combustible, esta cantidad era insuficiente para volar entre Santa Cruz y Rionegro, la cantidad mínima debía ser mayor a 11.603 kg. Es decir que no cumplía con el requisito mínimo de combustible para un vuelo internacional", apuntó el oficial.

Otras de las conclusiones que extrajo un equipo de cinco países es que la compañía vivía una "situación económica precaria evidente en los pocos vuelos que tenía y en demoras en los pagos", que la llevaba a ahorrar costos de forma indebida.

Incluso, no era la primera vez que la compañía boliviana hacía una "gestión de vuelo en estas circunstancias críticas de combustible", agregó el responsable de la Aeronáutica.

De ahí que se "destacan deficiencias latentes de la empresa LaMia relacionadas con el incumplimiento de las políticas de combustible, falta de supervisión y control operacional", señala el informe.

Brasil, Gran Bretaña, Colombia, Bolivia y Estados Unidos participaron en la investigación, que libera de cualquier responsabilidad a los controladores aéreos de Rionegro.

AFP


Tags Relacionados:

Brasil

Chapecoense

IrMundial 2018