1 de 6
Lucha Reyes nació en Lima, el 19 de julio de 1936 en la localidad del Rímac, uno de los tantos distritos de Lima. Lucila Justina Sarcines Reyes de Henry, que así se llamaba, perteneció a una familia pobre  y numerosa. Cuando tenía 6 años falleció su padre y el nuevo hombre que empezó a formar parte de la vida de su madre la maltrató física y psicológicamente. Poco tiempo después el incendio en la casa familiar por un infortunio, obligó a la familia mudarse a otra zona de Lima.
Lucha Reyes ofreciendo una presentación músical. 22 de agosto de 1972. Foto Archivo Histórico

Lucha Reyes nació en Lima, el 19 de julio de 1936 en la localidad del Rímac, uno de los tantos distritos de Lima. Lucila Justina Sarcines Reyes de Henry, que así se llamaba, perteneció a una familia pobre y numerosa. Cuando tenía 6 años falleció su padre y el nuevo hombre que empezó a formar parte de la vida de su madre la maltrató física y psicológicamente. Poco tiempo después el incendio en la casa familiar por un infortunio, obligó a la familia mudarse a otra zona de Lima.

2 de 6
Lucha Reyes, conocida como ‘La Morena de Oro’, fue una cantante afroperuana que popularizó la música criolla. Su talentosa voz fue descubierta a los 20 años cuando participó en un programa de radio de cantantes aficionados llamado “El Sentir de los Barrios”. Su vida estaba a punto de dar un giro en el momento que exámenes médicos arrojaron que sufría diabetes emotiva, edema y disnea, por lo que se tuvo que someter a continuas pruebas, pasando largas temporadas hospitalizada. Conmovía con su enérgica voz, encantaba con su sonrisa y emocionaba a quien escuchara sus profundas e intensas  interpretaciones.
Lucha Reyes en la presentación de su disco. 11 de diciembre de 1970. Foto Archivo Histórico

Lucha Reyes, conocida como ‘La Morena de Oro’, fue una cantante afroperuana que popularizó la música criolla. Su talentosa voz fue descubierta a los 20 años cuando participó en un programa de radio de cantantes aficionados llamado “El Sentir de los Barrios”. Su vida estaba a punto de dar un giro en el momento que exámenes médicos arrojaron que sufría diabetes emotiva, edema y disnea, por lo que se tuvo que someter a continuas pruebas, pasando largas temporadas hospitalizada. Conmovía con su enérgica voz, encantaba con su sonrisa y emocionaba a quien escuchara sus profundas e intensas interpretaciones.

3 de 6
Se mantuvo a sí misma vendiendo periódicos, lavando ropa y trabajando largas horas en las cocinas de los restaurantes, al tiempo que sus talentosas vocales pronto se presentaron en lugares como el Teatro Pizarro y. asimismo. en la "Peña Ferrando", el popular programa de Augusto Ferrando en la radio Victoria. En 1970, lanzó su primer álbum titulado "La Morena de Oro del Perú" , que incluía canciones como "Regresa", y otras que llegaron a ser muy conocidas.
Lucha Reyes acompañada de la cantante cubana Amalia Aguilar y detrás aparece Augusto Polo Campos. 24 de febrero de 1971. Foto Archivo Histórico

Se mantuvo a sí misma vendiendo periódicos, lavando ropa y trabajando largas horas en las cocinas de los restaurantes, al tiempo que sus talentosas vocales pronto se presentaron en lugares como el Teatro Pizarro y. asimismo. en la "Peña Ferrando", el popular programa de Augusto Ferrando en la radio Victoria. En 1970, lanzó su primer álbum titulado "La Morena de Oro del Perú" , que incluía canciones como "Regresa", y otras que llegaron a ser muy conocidas.

4 de 6
Durante su carrera, Reyes ayudó a que la  música criolla trascendiera, apostilló un estilo único de música que mezcla las tradiciones musicales afroperuanas y andinas y expresa los sentimientos de la gente común. En 1972 lanzó al mercado su tercer disco y viajó a Estados Unidos, donde se lució en el Waldorf-Astoria de Nueva York. Mas a comienzos de 1973 los médicos le prohibieron definitivamente las actuaciones por su deteriorada salud.
Lucha Reyes. Foto Archivo Histórico

Durante su carrera, Reyes ayudó a que la música criolla trascendiera, apostilló un estilo único de música que mezcla las tradiciones musicales afroperuanas y andinas y expresa los sentimientos de la gente común. En 1972 lanzó al mercado su tercer disco y viajó a Estados Unidos, donde se lució en el Waldorf-Astoria de Nueva York. Mas a comienzos de 1973 los médicos le prohibieron definitivamente las actuaciones por su deteriorada salud.

5 de 6
Fue en ese momento que le pidió al compositor Polo Campos que le escribiese una canción sentida. El resultado fue el vals ‘Espera, corazón’, que ella estrenó el 18 de enero. Este último esfuerzo por cantarla mermó aún más su salud también con problemas oculares. En mayo, Lucha Reyes, consciente de que su final se acercaba, visitó al compositor Pedro Pacheco para rogarle que le compusiera un vals de despedida. Surgió así ‘Mi última canción’, integrada en su cuarto y último disco. A mediados de agosto su estado físico empezó a deteriorarse de manera tan rápida que la hizo depender de una silla de ruedas.
Lucha Reyes. 22 de agosto de 1972. Foto Archivo Histórico

Fue en ese momento que le pidió al compositor Polo Campos que le escribiese una canción sentida. El resultado fue el vals ‘Espera, corazón’, que ella estrenó el 18 de enero. Este último esfuerzo por cantarla mermó aún más su salud también con problemas oculares. En mayo, Lucha Reyes, consciente de que su final se acercaba, visitó al compositor Pedro Pacheco para rogarle que le compusiera un vals de despedida. Surgió así ‘Mi última canción’, integrada en su cuarto y último disco. A mediados de agosto su estado físico empezó a deteriorarse de manera tan rápida que la hizo depender de una silla de ruedas.

6 de 6
Lucha Reyes murió a los 37 años rodeada de un mar de gente. La suya fue una vida marcada por el dolor que ella reconvirtió en un motor de supervivencia. A su sepelio se presentaron unas  30,000 personas se congregaron a su alrededor para pedirle que regrese, aunque sea para despedirse. Y preguntarle tambien, ¿Por qué, mamita linda?¿Por qué, te fuiste lejos, dejándome tan solo, con mi pobre papá?, preguntas sin respuestas para la gente que la amaba. Por eso mismo, “Perdonen si esta vez, una lagrima se escapa, será por la emoción de poderles cantar mi última canción”. Imposible no entristecerse con estas letras y agradecerle a Lucha por tanta gratitud.
Sepelio de Lucha Reyes acompañada por una multitud de seguidores. 01 de noviembre de 1973. Foto Archivo Histórico

Lucha Reyes murió a los 37 años rodeada de un mar de gente. La suya fue una vida marcada por el dolor que ella reconvirtió en un motor de supervivencia. A su sepelio se presentaron unas 30,000 personas se congregaron a su alrededor para pedirle que regrese, aunque sea para despedirse. Y preguntarle tambien, ¿Por qué, mamita linda?¿Por qué, te fuiste lejos, dejándome tan solo, con mi pobre papá?, preguntas sin respuestas para la gente que la amaba. Por eso mismo, “Perdonen si esta vez, una lagrima se escapa, será por la emoción de poderles cantar mi última canción”. Imposible no entristecerse con estas letras y agradecerle a Lucha por tanta gratitud.