El experto asegura que la forma en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos cambiará, al menos hasta que haya una vacuna disponible. (Foto: Referencial/Pixabay)
El experto asegura que la forma en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos cambiará, al menos hasta que haya una vacuna disponible. (Foto: Referencial/Pixabay)

El académico inglés Gideon Lichfield, editor de la revista , vinculada al Massachusetts Institute of Technology (MIT), publicó un en el que analiza cómo el brote de coronavirus podría cambiar la forma en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos.

El experto tomó como modelo un publicado por la universidad Imperial College de Londres, en el que se afirma que se deberán “interponer medidas más extremas” a medida que aumenten los casos de en el mundo y “suavizarlas” cuando se reduzcan la cantidad de personas ingresadas a las unidades de cuidados intensivos (UCI).

“Aceptémoslo, el estilo de vida que conocíamos no va a volver nunca", escribió. "Habrá que reducir el contacto fuera del hogar, en la escuela o en el lugar de trabajo en un 75%”.

“Según este modelo, los investigadores concluyen que el distanciamiento social debería producirse aproximadamente dos tercios del tiempo, es decir, dos meses sí y uno no, hasta que haya una vacuna disponible, algo que no se espera como mínimo hasta dentro de 18 meses”, agregó.

Foto: Referencial/Pixabay
Foto: Referencial/Pixabay

Lichfield señala que no se trata de una alteración temporal, sino de el “inicio de una forma de vida completamente diferente”.

Empezando por los negocios, los que podrían verse perjudicados serían los "restaurantes, gimnasios, centros comerciales, hoteles, cines, museos, aerolíneas y escuelas privadas”.

Por otra parte, "los padres deberán tener claro que tendrán que educar a sus hijos desde casa” y quienes cuidan de personas mayores deberán “tomar más medidas preventivas”. Asimismo, algunos rubros como el delivery podrían tener un aumento en lo que se denomina “una explosión de nuevos servicios en lo que ya se ha denominado como la ‘economía confinada”.

“Todos tendremos que adaptarnos a una nueva forma de vivir, trabajar y relacionarnos. Pero como con todo cambio, habrá algunos que perderán más que la mayoría, y probablemente serán los que ya han perdido demasiado”, explica.

Nuestra vida social cambiará, pero finalmente “recuperaremos la capacidad de socializar de manera segura” gracias al desarrollo de “formas más sofisticadas de identificar quién representa un riesgo y quién no, y discriminando, legalmente, a los primeros”, asegura el especialista.

VIDEO RECOMENDADO

Los datos demuestran que los jóvenes también pueden fallecer a causa del COVID-19

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

Coronavirus: Cerca de 10 millones de personas pierden su trabajo en quince días en EE.UU. (02/04/20)
Militares ya no respaldan a Bolsonaro
Plaza de toros se convierte en un albergue para indigentes de Lima por coronavirus