Así vivieron las mascotas el terremoto en Alaska y sus posteriores réplicas

Centenares de réplicas seguían sintiéndose en el estado más grande de Estados Unidos el sábado, un día después de que dos sismos fuertes causaron grietas en carreteras, suspensión de vuelos y pánico en la población

Facebook viral

Facebook viral

Un grupo de perros y gatos que dormía plácidamente en el segundo piso de una vivienda huyó despavorido al sentir el fuerte remezón. (Foto: ViralHog en Facebook)

La población de Alaska no fue la única que sintió pánico tras los centenares de réplicas que siguieron sintiéndose el sábado, un día después de que dos fuertes sismos remecieran el estado más grande de Estados Unidos (EE.UU.), ya que un video que se hizo viral en Facebook mostró lo que vivieron varias mascotas durante estos remezones.

En el material compartido en Facebook por la página ViralHog, se observa cómo un grupo de perros y gatos que dormía en el segundo piso de una vivienda se despierta de forma abrupta y empiezan a buscar una salida al experimentar una de las 545 réplicas, incluso la de 5,7 que se produjo casi inmediatamente tras el terremoto del viernes, de 7,0 de magnitud.

Once de estas réplicas han sido de 4,5 o más, explicó a la agencia AP el geofísico Paul Caruso del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que señaló que deberán volverse más débiles y menos recientes en los próximos días, pero las autoridades no están seguras de cuándo cesarán.

El USGS dijo que el primer terremoto tuvo su epicentro unos 12 kilómetros al norte de Anchorage, con una población de 300.000 personas. La gente salió de sus oficinas corriendo o se refugiaron bajo mesas. La réplica de 5,7 se produjo cinco minutos más tarde, seguida por una serie de temblores menores.

Un gran tramo de una rampa de salida de una carretera cercana al aeropuerto de la ciudad se desplomó, dejando varado a un automóvil en una estrecha isla de pavimento rodeada de profundas grietas en el concreto. Varios vehículos chocaron en una importante intersección en Wasilla, al norte de Anchorage, durante el terremoto.

El jefe de policía de Anchorage, Justin Doll, informó que partes de la Autopista Glenn, una vía panorámica que recorre el noreste entre granjas, montañas y glaciares “desaparecieron por completo”. El tránsito en los tres carriles para salir de la ciudad iba sumamente lento y quedó prácticamente detenido en un momento para darle pase a los vehículos de emergencia.

Las sacudidas destrozaron ventanales, derribaron objetos de repisas, abrieron grietas en un edificio de dos pisos en el centro de Anchorage, interrumpieron el servicio eléctrico e inhabilitaron los semáforos, causando problemas de tránsito. El terremoto provocó que un hombre fuera arrojado de una tina.

Todos los vuelos en el aeropuerto fueron suspendidos durante horas luego de que el sismo cortó el servicio telefónico y obligó a evacuar la torre de control. El oleoducto Alaska –de 1.290 kilómetros de longitud– también fue cerrado mientras se enviaban trabajadores a inspeccionar los daños.

Las clases escolares fueron canceladas en Anchorage y se les pidió a los padres que recogieran a sus hijos mientras las autoridades examinaban las escuelas en busca de fugas de gas y otros daños. (Con información de AP)


IrMundial 2018