Merelize Van Der Merwe ha causado polémica tras compartir en Facebook una imagen en la que posa con el corazón de la jirafa que acaba de matar. (Foto: Referencial / Pixabay)
Merelize Van Der Merwe ha causado polémica tras compartir en Facebook una imagen en la que posa con el corazón de la jirafa que acaba de matar. (Foto: Referencial / Pixabay)

Merelize Van Der Merwe es una cazadora de 32 años que está siendo criticada duramente tras cazar una jirafa y posar con el corazón del animal en su mano. Ha sido la propia mujer quien publicó el registro del hecho a través de su cuenta de Facebook.

MÁS: Un hombre sobrevive al ataque de un cocodrilo siguiendo los tips de un tutorial de YouTube

Van Der Merwe, oriunda de Sudáfrica, aseguró que su esposo le dio un regalo por San Valentín que consistía en un safari para cazar especies que estaban en la sabana. “El regalo de San Valentín perfecto”, dijo. Asimismo, detalló que su marido había pagado unos 1700 euros para que cazara una jirafa macho de 17 años.

Junto con las imágenes publicadas en redes sociales, en las cuales exhibía el corazón del animal, Van Der Merwe escribió mensajes desafiantes contra las personas que la criticaron por su polémico accionar: “Fui literalmente como una niña pequeña durante dos semanas y conté los días. Después me llené de emociones porque he estado esperando años para tener esta oportunidad. Estoy en la luna”, aseguró. “Me encanta cómo traen a la Biblia y me dicen que Dios me castigará. Les sugiero que todos vayan a leerla otra vez. Ahora bien, tomen sus armas, su temblor y su arco, y salgan al campo a cazar”.

Según Fox News, Van Der Merwe es una de las cazadoras aficionadas más brutales que existen en su país, ya que a sus 32 años ha matado cerca de 500 animales entre leones, elefantes y jirafas.

Elisa Allen, directora de People for the Ethical Treatment of Animals, dijo en conversación con The Mirror que “alguien que mata a otro ser sensible, se corta el corazón y se jacta de ello se ajusta a la definición de psicópata”.

“Algún día, la caza de trofeos se incluirá como un signo de un trastorno psiquiátrico, como debería ser hoy. Son delirios de grandeza, asesinato en serie y sed de sangre combinados con un deseo ardiente de lucirse”, agregó.